Si bien hay muchas variables que influyen en la elección de una botella (precio, recomendación, origen, packaging, tipo, marca, etc.), una de las pujas más frecuentes en la mente del consumidor