Juicio por pornovenganza: declaró la víctima y ordenaron la prisión domiciliaria del tatuador acusado

Sociedad
Lectura

En la Rioja, comenzó este jueves el primer juicio en la Argentina en el que se juzga la divulgación de videos íntimos por redes sociales. Fue en la Cámara Tercera en

lo Criminal y Correccional. En rigor, se está juzgando a Patricio Pioli (37) por los delitos de coacción y lesiones leves calificadas.

En la primera audiencia, el juez Jorge Chamía ordenó que Poli, que llegó al juicio en libertad, sea puesto bajo prisión domiciliaria por haber violado el beneficio de la excarcelación. Según supo Clarín de Sebastián Andrada, abogado querellante, el acusado salió de la provincia en contra de la prohibición que le había impuesto el juzgado. Pioli perdió el beneficio de la excarcelación por haber participado de una convención de tatuajes en San Juan.

En esta primera audiencia, también declararon la denunciante, Paula Verónica Sánchez Frega (29) y su médico psiquiatra.

Según detalla el sitio oficial del Poder Judicial de La Rioja, tras la lectura de la acusación, se le otorgó a Pioli la posibilidad de declarar, opción que el acusado rechazó.

Lo siguiente fue la lectura a la declaración que el acusado hizo el 12 de diciembre de 2017. En ese testimonio, Pioli expuso cómo conoció e inició una relación con Sánchez Frega, por qué terminó "en malos términos" con ella y qué sucedió luego con la difusión del material.

Cuando llegó el turno de la declaración de la denunciante, la querella pidió que Pioli se retirara de la sala, lo que se le concedió. En su declaración, Sánchez Frega calificó su vínculo con el acusado como una "relación enfermiza", detalla el Poder Judicial riojano en su sitio web. La mujer aseguró además que estuvieron en pareja ocho meses y que pasados los primeros cuatro meses de relación ella sufrió violencia en reiteradas oportunidades. Dijo también que por iniciativa de Pioli se filmaban cuando tenían relaciones sexuales, pero que ese contenido no era para ser difundido públicamente.

Sánchez Frega aseguró además que ese material estaba almacenado únicamente en el celular del acusado y que cuando, en varias oportunidades, ella le decía a Pioli que terminaría la relación, en medio de las discusiones, él le sugería que recordara que él tenía ese material y la amenazaba con difundirlo, así como también hacía referencia a una violación que ella sufrió cuando tenía cinco años. Dijo además que no se difundió todo el contenido y que hay más material en el teléfono de Pioli.

También indicó que recibió un total de tres mil pesos, en billetes de 500 pesos, escritos de puño y letra por Pioli, en los que él le pedía que regresara con ella.

La mujer detalló a continuación que tras la difusión de las imágenes ella sufre estrés postraumático, trastorno de ansiedad, ataque de pánico e insomnio, y que sigue en tratamiento por esas afecciones.

Finalmente, en la primera audiencia del juicio declaró el médico psiquiatra de la víctima, Sabino Antonio Luna, que calificó como "un daño severo a la salud" las consecuencias que sufre Sánchez Frega por el maltrato y la difusión de las imágenes.

El juicio continuará el martes 26.

LGP