Denuncian conductas antisemitas en la Universidad de Cuyo y tildan de cómplices a las autoridades

Sociedad
Lectura

Una fuerte acusación recayó en las últimas horas sobre la Universidad Nacional de Cuyo, donde el Centro Simón Wiesenthal denuncia “distintos comportamientos de carácter antisemita, sin que los mismos merezcan ningún

tipo de reacción oficial”. En concreto, apuntan a un profesor y a una periodista que cumplen funciones en el ámbito académico, y que desde ese lugar hostigan a los alumnos judíos e incitan "el odio y la intolerancia".

La organización dirigió una carta al rector de la casa de altos estudios mendocina, Daniel Pizzi, en la que describe pormenorizadamente los comentarios y las actitudes señaladas. La misiva, que lleva la firma del director de Relaciones Internacionales y del representante para América Latina del Centro Simon Wiesenthal, Shimon Samuels y Ariel Gelblung, refiere a Julio Alejandro Neme Dorah, profesor de “Estudios Arabes Contemporáneos”, y a Silvia Sassola, periodista a cargo de la web universidad.com.

De Neme Dorah apunta que utiliza tanto el espacio de su materia como sus plataformas virtuales para incitar al odio y la intolerancia. Cabe recordar que el docente, el Día del Trabajador en mayo último, llamó a rebelarse contra los “usureros talmudistas”, al tiempo que en Pascuas acusó de “deicida” al Pueblo de Israel.

“El judaísmo sionista es la gran desgracia de la humanidad. Maestros de la mentira, envenenadores de todos los pueblos y enemigos de la humanidad…. el talmud y la torah es su propia espada de damocles”, es una de las definiciones que pueden leerse en la página "Debate Árabe" (anteriormente nombrada "Mundo Árabe"), de la que es el administrador.

A Sassola, por su parte, la acusan de practicar “un antisemitismo militante desde universidad.com, disfrazado de antisionismo, acusando a los judíos argentinos de doble lealtad, entre otros estereotipos antisemitas”. “A ello se suma los hostigamientos a alumnos judíos producidos en el Colegio DAD, dependiente de la universidad”, agregó el Centro.

El hecho de que desde la cúpula universitaria no se hayan pronunciado al respecto, para quienes denuncian tales conductas los convierte en cómplices.

El ámbito universitario tiene que educar para la convivencia en la diversidad y no ser el refugio de los que odian y pregonan la división en la sociedad. La sostenida pasividad frente a estos hechos sugieren complicidad en las consecuencias. Instamos al Sr. Rector a tomar las medidas apropiadas, incluso legales, y adoptar una política de Tolerancia Cero frente al fanatismo en sus claustros…. Estaremos monitoreando la situación”, reclamaron desde la sede argentina de Wiesenthal.

La respuesta desde la Universidad no se hizo esperar, y fue el propio rector quien, tras expresar su preocupación por la denuncia, aseguró que iniciará una investigación interna para llegar al nudo del asunto

Pizzi se comunicó con Gelblung, se puso a disposición del centro internacional que trabaja contra la discriminación en las ciudades más importantes del mundo, y ofreció trabajar en conjunto contra este tipo de expresiones.