Crecen las denuncias por violencia doméstica contra niñas, niños y adolescentes

Sociedad
Lectura

Las denuncias por violencia doméstica contra niñas, niños y adolescentes crecieron entre 2017 y 2018. Según estadísticas de la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) que depende de la Corte Suprema de

Justicia de la Nación, el año pasado hubo 4.828 personas de entre 0 y 18 años por las cuales se presentaron denuncias ante esa dependencia judicial, mientras que en 2017 habían sido 4.370 casos: es un crecimiento de 10 puntos porcentuales.

En un informe que dieron a conocer de manera conjunta el Programa las Víctimas contra las Violencias -que depende del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación- y Unicef, ese crecimiento se verifica. Entre octubre de 2018 y septiembre de este año, según ese registro conjunto, se atendieron 2.986 casos de niñas, niños y adolescentes que fueron víctimas de violencia sexual. Hubo un 50,4% más de casos que entre octubre de 2017 y septiembre de 2018.

Las denuncias recopiladas por el programa que depende de la cartera de Justicia y Unicef se reciben a través de dos líneas telefónicas: la 137, contra la violencia familiar y sexual, y el 0800-222-1717, línea nacional contra el abuso sexual infantil. Este martes se conmemoró el Día Mundial para la Prevención del Abuso Sexual contra las Infancias y este miércoles se cumplen 30 años de la Convención sobre los Derechos del Niño: es en ese contexto que se dan a conocer las estadísticas.

Según recopiló la OVD durante 2018, el 32% de las personas afectadas por hechos de violencia doméstica fueron niñas, niños y adolescentes: 2.557 mujeres y 2.271 varones. Ese porcentaje es casi idéntico al de 2017: el 31% de las víctimas eran menores de 18 años. Entre esa población, según los datos del año pasado, quienes tienen entre 0 y 5 años son el grupo etario más frecuentemente afectado: el 35% de las víctimas tiene esa edad. El 32% va de los 6 a los 10 años, el 20% tiene entre 11 y 14, y el 13% va de los 15 a los 17.

Los datos elaborados por la Corte aseguran que los varones son los más afectados entre las víctimas de hasta10 años, y que a partir de esa edad, las mujeres son las más afectadas por hechos de violencia doméstica. El 94% de las denuncias implica violencia psicológica y en el 45% de los casos hay violencia física. En el 10% de los casos hay violencia sexual: ocho de cada diez víctimas de este tipo de agresión son de género femenino.

Del total de lesiones que constató el Servicio Médico de la OVD en 2018, el 66% de las víctimas fueron de género femenino y el 34% restante fueron de género masculino. Seis de cada diez víctimas de lesiones físicas tenían vínculo filial con el agresor denunciado. Siete de cada diez agresores denunciados eran varones y el 93% de los indicados como victimarios fueron adultos de entre 22 y 59 años.

Si se contemplan todos los tipos de violencia doméstica, ocho de cada diez denunciados tienen vínculo filial con su víctima y en cinco de cada diez casos cohabitan. Más de la mitad de los casos evaluados por los equipos interdisciplinarios de la OVD -el 53%- fueron considerados de altísimo o alto riesgo, mientras que sólo el 5% se contempló como de bajo riesgo.

Según recopilaron Unicef y Las Víctimas Contra las Violencias, la mayor cantidad de víctimas de violencia sexual según las denuncias hechas al 137 y al 0-800 especializado son niñas, niños y adolescentes: representan el 59,2% de los casos. Entre esa población, el 77,9% son de género femenino. A diferencia del trabajo presentado por la OVD, en todos los rangos etarios las mujeres son la mayoría de las víctimas: en el grupo que va de los 12 a los 17 años se da la mayor brecha entre mujeres y varones.

La forma más habitual de violencia sexual ejercida contra menores de 18 años, según el trabajo conjunto, es el tocamiento sexual o su tentativa: ocurre en el 38,8% de los casos. Le sigue la violación o su tentativa, en el 17% de las denuncias, y el grooming -acoso sexual a través de medios tecnológicos que incluso puede llevar al abuso-. Este último delito creció 2,4 puntos porcentuales respecto del informe anterior.

En el 90,1% de las denuncias que se recibieron a través de las líneas telefónicas del programa que depende del Poder Ejecutivo, el agresor fue un varón. En el 25% de los casos, el victimario es el padre de la niña, niño o adolescente que recibe la agresión. En el 21% de las veces, el agresor es el padrastro. La madre es la agresora en el 1,5% de los casos denunciados.

"En 2016 las líneas telefónicas que dependen del programa Las Víctimas contra las Violencias empezaron a tener alcance nacional. Lo que vemos que está pasando es que cada vez se le da más difusión a esas líneas. Se ponen, por ejemplo, en las placas de los noticieros. A la vez, la gente empieza a desnaturalizar situaciones que antes no reconocían como violencia o abuso. Al haber una sensibilización sobre estas violencias y sobre el abuso sexual en particular, las personas empiezan a detectar casos que antes no veían", explica Sabrina Viola, oficial de Protección de Derechos de Unifec Argentina. Son algunos de los posibles factores por los que podría haber aumentado la cantidad de denuncias de violencia doméstica y sexual.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín

Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla ¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Clarín

Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Cargando...