La pobreza, la discriminación y la marginación siguen dejando en riesgo a millones de niños y niñas en todo el mundo

Sociedad
Lectura

La mortalidad de niños y niñas menores de cinco años disminuyó en un 60% en los últimos 30 años en todo el mundo, la desnutrición se redujo a la mitad, y

la proporción de niños en edad escolar primaria que no va a la escuela bajó del 18% al 8%. Pero aún 262 millones de niños, niñas y adolescentes no van a la escuela y 650 millones de niñas y adolescentes fueron forzadas a casaron antes de cumplir 18 años.

Son algunos de los avances y las deudas en torno a la niñez a nivel global desde 1989. Están en el informe "La Convención sobre los Derechos del Niño en una encrucijada", que forma parte de las conmemoraciones del 30 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN).

Sin dudas la Convención de los Derechos del Niño ha ayudado a transformar la vida de los niños, niñas y adolescentes. Sus principios –la no discriminación; el interés superior del niño; la supervivencia y el desarrollo; y el derecho a la protección– han influido en numerosas constituciones, leyes, políticas y prácticas en todo el mundo.

UNICEF es la agencia de Naciones Unidas (ONU) que tiene como misión proteger sus derechos y "contribuir a ampliar sus oportunidades, desarrollar su potencial y garantizar el pleno goce y ejercicio de sus Derechos Humanos".

La Convención establece la obligación de los Estados de adoptar todas las medidas administrativas, legislativas y de cualquier otra índole para que se efectivicen los derechos reconocidos en la Convención.

Sin embargo, el informe señala que este progreso no fue uniforme en el mundo. Explica que en los países de bajos y medianos ingresos, los niños de los hogares más pobres tienen el doble de probabilidades de morir por causas prevenibles antes de cumplir cinco años que los niños de los hogares más ricos. Un ejemplo: sólo la mitad de los niños de los hogares más pobres de África subsahariana están vacunados contra el sarampión, en comparación con el 85% de los niños de los hogares más ricos.

A pesar de la disminución de las tasas de matrimonio infantil en el mundo, las niñas más pobres de algunos países están hoy en una situación de mayor riesgo que en 1989.

La pobreza, la discriminación y la marginación siguen dejando en situación de riesgo a millones de niños desfavorecidos: los conflictos armados, la creciente xenofobia y la crisis mundial de la migración y los refugiados tienen un impacto devastador.

"Los niños son los que más riesgo corren de sufrir los efectos de la crisis climática desde el punto de vista físico, fisiológico y epidemiológico: los rápidos cambios en el clima están propagando enfermedades, agravando la intensidad y frecuencia de los fenómenos meteorológicos extremos y aumentando la inseguridad en los alimentos y el agua. A menos que se tomen medidas urgentes, lo peor para muchos niños está por venir", asegura el informe.

Aunque se inmuniza a más niños que nunca, la desaceleración de las tasas de cobertura de la vacunación en la última década amenaza con revertir los logros en la salud infantil que tanto costó conseguir: "La cobertura de la vacunación contra el sarampión se ha estancado desde 2010, lo que ha contribuido al resurgimiento de la enfermedad mortal en muchos países. En 2018 se registraron casi 350.000 casos de sarampión, más del doble del total en 2017", dice el trabajo.

Muchos niños y niñas cuentan que sus padres están nerviosos porque no consiguen trabajo. Un informe de Unicef advierte sobre los chicos que comen poco, viven hacinados y sufren violencia en la casa pobreza infantil

Muchos niños y niñas cuentan que sus padres están nerviosos porque no consiguen trabajo. Un informe de Unicef advierte sobre los chicos que comen poco, viven hacinados y sufren violencia en la casa pobreza infantil

El informe también advierte que "el número de niños sin escolarizar se ha estancado y los resultados del aprendizaje de los que asisten a la escuela siguen siendo deficientes. A nivel mundial, el número de niños que no cursan la enseñanza primaria ha permanecido estático desde 2007. Muchos de los que acuden a la escuela no están aprendiendo las nociones más básicas, por no hablar de los conocimientos que necesitan para prosperar en la economía actual".

La situación en Argentina 

En Argentina, políticas como la creación del Programa de Nutrición y Alimentación Nacional; la Ley de Protección Integral de las Niñas, los Niños y los Adolescentes; la Ley de Educación Nacional; la Ley de Educación Sexual Integral; La Asignación Universal por Hijo; la Ley de Voto Adolescente y el Plan Nacional de Primera Infancia implicaron grandes avances para garantizar los derechos y el bienestar de la niñez y la infancia.

Sin embargo, la Convención sobre los Derechos del Niño aún no se ha aplicado plenamente y su contenido no se conoce ni se comprende en su integridad. 

"En Argentina, la principal deuda con la niñez está vinculada a la pobreza, entendida como un problema estructural, que va más allá de la falta de ingresos. En los últimos 30 años en Argentina no se pudo perforar el 30% de pobreza en la población de niños, niñas y adolescentes. En la actualidad, la mitad de los chicos y chicas es pobre. Cambiar esta realidad debe ser la primera responsabilidad del Estado", dice a Clarín Luisa Brumana, Representante de UNICEF. 

Los adolescentes enfrentan importantes desafíos en torno a la salud. "Aún con mejoras substantivas en la mortalidad materno-infantil, cada año 2.500 niñas de menos de 15 años se convierten en niñas madres, evidenciando situaciones de abuso y violencia que, además, ponen en riesgo su salud. El 14% de los nacimientos son de madres de menos de 19 años y en el 70% de los casos son no son intencionales", asegura Brumana. Tambien dice que se triplicó la mortalidad por suicidio entre adolescentes en las últimas décadas.

"En educación se logró duplicar el número de niños y niñas que asisten al nivel inicial, pero a medida que crecen, el sistema educativo deja de contenerlos. La cobertura de educación secundaria ha aumentado, pero todavía hay cerca de 500.000 adolescentes fuera de la escuela. Los retos tienen que ver con cerrar esta brecha de cobertura pero fundamentalmente con transformar la escuela secundaria, para lograr que las y los adolescentes adquieran aprendizajes y habilidades críticas para la vida, que respondan a sus necesidades y los retos del Siglo XXI", explica la representante de UNICEF.

La violencia física o verbal hacia niños, niñas y adolescentes es otra problemática que continúa. "En siete de cada diez hogares todavía se utilizan métodos violentos en la crianza de los chicos -sigue Brumana-. Además, los chicos también pueden sufrir violencia en la escuela, en las redes sociales y en instituciones deportivas- los ámbi­tos que debieran ser de protección y confianza, afecto y estímulo para el desarrollo integral".

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín

Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla ¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Clarín

Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Cargando...