Documentos inéditos: historias de argentinos perseguidos por el nazismo que vivieron para contarla

Sociedad
Lectura

Qué rápido se corrió la voz”, pensó el cónsul, un porteño apostado en alguna ciudad europea. Apoyó el codo en el escritorio y se tocó la sien. Estaba desconcertado: varios argentinos

perseguidos por el nazismo habían ido ese día al consulado reclamando una indemnización por daños de guerra. Así lo habilitaba un decreto del gobierno argentino. La noticia había llegado rápido al viejo continente. Era 1946.

Ahora, en 2019, Alba Lombardi, Belén Sánchez y Laura Assali usan guardapolvos a lo “empleado estatal”. Son jóvenes historiadoras que con dedicación resguardan la enorme colección documental del Archivo Histórico de Cancillería Argentina. El depósito se extiende en una imponente construcción de mármol marrón del Ministerio de Hacienda, en un rincón remoto del Puerto Nuevo. Las cajas con documentos históricos son tantas que, puestas en fila, se extenderían por 7 km. “Los papeles más viejos son de 1810”, cuenta Laura.

Belén, Alba y Laura, tres de las archivistas del Archivo Histórico de Cancillería Argentina. Foto: Maxi Failla

Belén, Alba y Laura, tres de las archivistas del Archivo Histórico de Cancillería Argentina.Foto: Maxi Failla

Hacia el final de la Segunda Guerra Mundial, el 27 de marzo de 1945, la Argentina salió de su posición “neutral” y le declaró la guerra a Alemania y Japón. Una consecuencia de ese reposicionamiento geopolítico fue la decisión de incautar las empresas de bandera enemiga (Bayer, Siemens, IMPA, Osram, AGFA). Con ese capital, el Estado indemnizaría a entidades, funcionarios y ciudadanos argentinos que hubieran sido damnificados por el régimen nazi

“La Junta de Vigilancia y Disposición Final de la Propiedad Enemiga se creó en mayo del 45, a través del decreto 10.935. En abril del 46 se especificó el proceso para hacer los reclamos por indemnización. El decreto 11.599 marcaba un tope de tiempo para ingresar la solicitud: 180 días si vivías en Argentina y 210 si estabas en el extranjero. Podías presentarla en tu oficina consular más cercana”, repasa Alba.

El Archivo Histórico de Cancillería funciona en un edificio del Ministerio de Hacienda ubicado en el Puerto Nuevo. Foto: Maxi Failla

El Archivo Histórico de Cancillería funciona en un edificio del Ministerio de Hacienda ubicado en el Puerto Nuevo. Foto: Maxi Failla

El cónsul se masajeó la otra sien. Todavía escuchaba las voces enumerando, con agitación, los objetos robados, el maltrato sufrido, la persecución perpetrada por las fuerzas del nazismo. A todos les transmitió la flamante normativa que le había llegado de Cancillería: “El Ministerio de Relaciones Exteriores establecerá el monto y procedencia de la indemnización, y dispondrá asimismo sobre la oportunidad y forma de pago”. ¿Había sido claro? ¿Se había mostrado inseguro?

Aire de época

El frío en el depósito de Cancillería es anual y siberiano. “Así los expedientes se conservan mejor”, explica Laura. Las cajas fueron puestas en valor en 2006, cuando Cancillería las trasladó a su locación actual. Habían estado 35 añosen un edificio donde funcionaba la división “Talleres y Combustibles” de la Policía Federal.

Inventariar este bloque documental no es fácil. El rotulado de la sección “Junta de Vigilancia de la Propiedad Enemiga” se terminó en 2017. Según Alba, “debería estar compuesta por 159 cajas, pero faltan 8 que están extraviadas. Hay identificados 1.400 expedientes, de los cuales 495 integran la serie documental ‘Solicitud de indemnizaciones por daños de guerra’”.

¿Qué tiene de interesante este material? Para conseguir la reparación económica, el interesado debía contar, por escrito, su historia: explicar cómo le habían ocasionado los daños de guerra. Más de 70 años después, estos textos suman otra página a la mirada actual de la Argentina de posguerra. Son historias íntimas de argentinos damnificados por el nazismo. Clarín compartirá tres.

Puestas en fila, las cajas que componen el Archivo Histórico de Cancillería argentina se extenderían por 7 km. Foto: Maxi Failla

Puestas en fila, las cajas que componen el Archivo Histórico de Cancillería argentina se extenderían por 7 km. Foto: Maxi Failla

Dentadura

Mario Re, nacido en Rosario, no escribió su historia. En verdad no escribe y casi no habla. En los campos de exterminio, los nazis le “bajaron” literalmente varios dientes. El resto de la dentadura la perdió por las caries e infecciones propias de la desnutrición y el maltrato, también visible en “numerosas cicatrices periorbitarias, otras en varias partes del cuerpo, como resultado de una grave forunculosis en fase de progreso, condiciones generales decadentes y una lesión infiltrativa tuberculosa pulmonar subclavicular en período evolutivo”, aclara el parte médico que se presentó como prueba de su deportación. ¿Qué pide? Que lo indemnicen por el equivalente a 353.450 liras italianas.

El expediente de Mario Re es uno de los pocos que incluye una fotografía del solicitante (gentileza Archivo de Cancillería).

El expediente de Mario Re es uno de los pocos que incluye una fotografía del solicitante (gentileza Archivo de Cancillería).

La solicitud la redactó Miguel Re, su padre, en una nota al cónsul argentino en Roma enviada desde su pueblo, Cúneo, en agosto de 1945: “Yo desearía exponer, al Gobierno que usted representa, un atropello cometido en esta ciudad el 25 de julio del año pasado contra mi hijo, Re Mario (...) Fue arrestado en mi domicilio a la una de la madrugada y pasado a esta cárcel, después la de Turín, Milán y Bolzano, y después en Alemania, al Campo de Flossenbürg, obligado a trabajos forzados por un año y sin poder corresponder con sus parientes y menos recibir algo de cubrirse y alimentarse”.

Marcia Ras, investigadora del Museo del Holocausto de Buenos Aires además de experta en este archivo, dialogó con Clarín: “Es llamativo porque Re fue arrestado a pesar de que en su hogar estaba exhibida una carta de protecciónextendida por el consulado argentino. Mario no era judío y se lo llevaron como trabajador esclavo”.

Otro rasgo destacable, apunta Ras, es que “mientras algunos historiadores cuestionan la actitud de la diplomacia en la Segunda Guerra, en estos expedientes se verifica una intervención loable de las autoridades argentinas”. Quien intervino en este caso fue Casto Martínez, cónsul argentino en Turín. Varias veces, Miguel subraya cómo el funcionario intentó rescatar a su hijo de las cárceles por las que fue pasando.

De los 1.400 expedientes, casi 500 forman parte de la colección "Solicitud de indemnizaciones por daños de guerra". Foto: Maxi Failla

De los 1.400 expedientes, casi 500 forman parte de la colección "Solicitud de indemnizaciones por daños de guerra". Foto: Maxi Failla

El trámite por la indemnización para Mario Re fue muy largo. Aunque sus padecimientos parecían incuestionables, a fines de los 40 seguían solicitando, desde Cancillería, más documentación probatoria para otorgar el resarcimiento. Agotado de la burocracia, su padre escribió: “En cuanto al párrafo uno, o sea demostrar el saqueo del que fue víctima mi hijo, he procurado conseguir las remitidas declaraciones oficiales, que si bien no pudieron declarar haber presenciado dichos despojos, era completamente imposible ser testigo ocular, por cuanto que, durante esas acciones de las SS Alemanas era necesario retirarse por las amenazas de los mismos y con las consiguientes preocupaciones y sustos (…) He tratado de ilustrar al señor Embajador de la mejor manera este triste pasaje de la vida de un argentino”.

“Pero no todo es texto”, se entusiasma Alba Lombardi, en busca de un brazalete de tela aplastado en el expediente. En palabras de Miguel, “a la llegada de los ejércitos aliados, los lager (campos de concentración) fueron incendiados y los presos políticos del campo, pasados por las armas. Mi Mario, después de estar escondido bajo un techo por tres días sin comer ni beber, pudo salirse del campo y juntarse con algunos militares americanos que, por cierto, lo favorecieron con comidas y lo aceptaron como trabajador civil (la faja adjunta demuestra cuanto afirmo)”.

El brazalete que el ejército aliado le puso a Mario Re cuando ocuparon el campo de concentración de Flossenbürg. Foto: Maxi Failla

El brazalete que el ejército aliado le puso a Mario Re cuando ocuparon el campo de concentración de Flossenbürg. Foto: Maxi Failla

Alba pasa las páginas y aparece otra prueba material: un vale para ser usado dentro del campo de concentración. Y aclara: “Si estabas detenido lo podías canjear por un cigarrillo”.

Mario Re sobrevivió a los campos de exterminio y conservó este "vale": servía para ser canjeado por un cigarrillo. (Gentileza Archivo Histórico de Cancillería Argentina)

Mario Re sobrevivió a los campos de exterminio y conservó este "vale": servía para ser canjeado por un cigarrillo. (Gentileza Archivo Histórico de Cancillería Argentina)

Los pasos de Rosa

“En los expedientes también se ve el debate entre los funcionarios sobre si al Estado le tocaba indemnizar por daños morales, además de por daños materiales. Por ejemplo, si la salud de la persona había sido afectada y eso le impedía trabajar, era un daño concreto. El tema era cómo contabilizarlo”, reflexiona Laura Assali.

Así es el caso de Rosa Kulka, argentina nativa cuya familia, de origen judío, se mudó a Viena, Austria, cuando ella tenía 6 años. Al final de la Segunda Guerra atravesaba sus cincuentas.

El parte que elaboró uno de los médicos que chequeó el estado de salud de Rosa Kulka y que se presentó como prueba para el cobro de la indemnización. Foto: Maxi Failla

El parte que elaboró uno de los médicos que chequeó el estado de salud de Rosa Kulka y que se presentó como prueba para el cobro de la indemnización. Foto: Maxi Failla

Rosa reclamaba tres cosas: haber sido obligada a trabajar en fábricas alemanas de armamentos durante la Guerra; haber sido trasladada —por 16 meses— al campo de concentración Bergen-Belsen (el mismo en el que murió Ana Frank​); y haber sido despojada de una gran cantidad de bienes.

Marcia Ras opina que "este caso fue particular": "A diferencia de Mario Re, que fue trabajador forzado, Rosa fue ‘internada’ en Bergen Belsen, un estatuto casi privilegiado dentro del campo”. Tal vez esa "diferencia" tenga un vínculo con la lista de 130 ítems de gran valor que, declara Rosa, le robaron los nazis.

"Adjunto la lista de bienes que me robaron los nazis", explica Rosa Kulka en el expediente. Foto: Maxi Failla

"Adjunto la lista de bienes que me robaron los nazis", explica Rosa Kulka en el expediente. Foto: Maxi Failla

Tras la Guerra, la mujer fue repatriada a la Argentina, país en el que casi no había vivido. Ingresó su demanda de indemnización en las oficinas porteñas del Ministerio de Relaciones Exteriores: “Fui liberada por las tropas americanas (…). De resultado de esos sufrimientos y vejámenes, he quedado con incapacidad absoluta para el trabajo. Además, la Gestapo confiscó todos mis bienes personales, que consistían en el lujoso mueblaje que adornaba mi casa, joyas de gran valor, pieles, ropas, vajillas, cuadros, etc., cuyo valor ascendía a 700.000 pesos”.

Su caso fue difícil. Rápidamente las autoridades señalaron la falta de documentación que probara su reclusión en Bergen-Belsen. El ida y vuelta de cartas-documento dura 13 años.

Más pasa el tiempo, más dramatismo cobra el relato de Rosa. Dice que pasó meses prisionera “en condiciones que ni siquiera el más indigno de los indignos podría imaginar (...) familiarizada con la muerte”, y explica: “Vivo en la mayor pobreza y no tengo a nadie que me pueda ayudar, ya que tanto mi novio como todos mis parientes (...) han perdido la vida en las cámaras de gas”.

La portada del expediente de solicitud por daños de guerra de la argentina Rosa Kulka. Foto: Maxi Failla

La portada del expediente de solicitud por daños de guerra de la argentina Rosa Kulka. Foto: Maxi Failla

En cierto momento, Rosa consigue el testimonio de una mujer, Cecilia Schlimper, argentina que —aclara Ras— “había vivido con ella en Viena y también estuvo en Bergen-Belsen”. En el expediente se lee una larga disquisición legal entre los técnicos de Cancillería: ¿es válido tomar como prueba una declaración testimonial?

Finalmente la aceptan, pero será otro revés para Rosa. Como plasmó un consejero jurídico de Cancillería, “mientras la interesada valúa la pérdida en la suma de 700 mil pesos moneda nacional, la testiga le asigna un valor de 20 mil pesos de la misma moneda. Llama la atención el plus petitio en que incurre la reclamante”.

Ras mira esta historia desde otro lugar: “Lo llamativo de Cecilia Schlimper es que no hizo un reclamo para sí; solo testificó por Rosa y nos cuenta su destino junto a ella. Esta es la frustración de nosotros, los historiadores: de Cecilia solo sabemos lo que dice en esa carilla y media”.

De izquierda a derecha, Belén, Alba y Laura, las archivistas de Cancillería que compartieron estos documentos de posguerra con Clarín. Foto: Maxi Failla

De izquierda a derecha, Belén, Alba y Laura, las archivistas de Cancillería que compartieron estos documentos de posguerra con Clarín. Foto: Maxi Failla

Inoportuno

“En mayo de 1939 llegué a Alemania como estudiante”. Despistado o demasiado naïve, Jacobo Cornelio Hogendorp llegó a Alemania en el momento menos indicado, tras años de estudio en las universidades de Delft y Zurich: “No tenía idea de las condiciones verdaderas en ese país, pues de otra manera no habría ni pensado en pedir el derecho de hospitalidad (...) muy pronto tuve que experimentar la entera monstruosidad del terrorismo de la política brutal nacionalsocialista”.

Jacobo Hogendorp ingresó su solicitud de reparación por daños de guerra en el Consulado argentino en París.

Jacobo Hogendorp ingresó su solicitud de reparación por daños de guerra en el Consulado argentino en París.

Alba Lombardi toma el expediente y resume: “Esta declaración es una de las más llamativas. Llegó a Berlín para estudiar construcción de aviones y sufrió la persecución de la Gestapo desde el 41 hasta el 43, principalmente por su intención de casarse con Sigrid María Selten”.

La de Hogendorp es la historia de un soñador que intentó hacer viable un amor signado por su destino trágico. Él, ciudadano argentino, no judío. Ella, alemana y judía. La unión estaba prohibida por las leyes racistas de Nüremberg, vigentes en los territorios ocupados por el nazismo desde 1935.

matrimonios segun leyes antisemitas

Se habían conocido en 1938, pero cuando "en septiembre de 1941 resultó que todos los judíos en Alemania tuvieron que llevar esa famosa estrella judaica", se decidieron a  contraer matrimonio. 

Pero, sigue Hogendorp, “sin motivo alguno, el kammergericht (tribunal supremo) de Berlín me negó el permiso de matrimonio (...) y pasó todos los documentos a la Policía Secreta del Estado, sección asuntos judaicos”. O sea, la Gestapo.

La embajada argentina intervino en su favor, pero el permiso de casamiento fue negado. El relato de a poco se vuelve asfixiante: “A raíz de una carta anónima (…) hice sumergir a mi novia donde varios conocidos (…) ella cambió más o menos dos hasta tres veces por semana su domicilio”.

A los pocos días, todo se puso difícil: “Apareció ya la Policía secreta del Estado para practicar el registro domiciliario y detenerla. En la noche volvió la Gestapo, y desde entonces durante un mes, cada semana, tres hasta cuatro veces en todas las horas imaginables de día y de noche”.

Parte de la lista de objetos robados por los nazis que reportó Jacobo Hogendorp (gentileza Archivo de Cancillería).

Parte de la lista de objetos robados por los nazis que reportó Jacobo Hogendorp (gentileza Archivo de Cancillería).

En marzo, Hogendorp fue citado: “El ya mencionado Prüfer me gritó que si llegara a esconder a ciudadanos alemanes ante la Gestapo... que siendo extranjero en Alemania tendría que reconocer, tanto como cada alemán, la ideología nazi, según la cual los judíos quedaron fuera de la sociedad de naciones y deberían tratarse como criminales. Me detuvo en el acto, me hizo trasladar al presidio de la policía en Alexanderplatz, donde quedé arrestado dos días. Después (...) me puso en libertad, con la invitación a que yo mismo diera orden a mi novia de presentarse ante él”.

Sigrid fue detenida, pero a los pocos días debió ser trasladada al hospital por una afección en el apéndice. Hogendorp, entonces, sorprende al lector: “Yo no quería omitir ningún esfuerzo, como se comprenderá, de salvar a mi novia ante la segura muerte inminente (…) Logré con la ayuda de buenos amigos raptar a mi novia el 23 de abril de 1942”.

Asegurando que Sigrid se había suicidado logró burlar a la Gestapo un tiempo. Luego, él mismo terminó detenido otra vez y debió “sumergirse” unos meses: “Esto significó para mí y mi novia que no obtuviéramos más cartillas de alimentación (…) Sin la ayuda activa del entero cuerpo diplomático, mi novia y yo nos habríamos muerto de hambre".

El Archivo Histórico de Cancillería tiene expedientes desde 1810.Foto: Maxi Failla

El Archivo Histórico de Cancillería tiene expedientes desde 1810.Foto: Maxi Failla

Tras un frustrado plan de huir a Suiza, Sigrid, otra vez, quedó detenida. A él, un oficial le gritó: “Señor Hogendorp, se acabó el juego. Usted nos enfadó de más ya. Selten será evacuada ahora. Haga usted las maletas de ella”.

“Llevé las maletas al gran campo judaico de concentración de la Crosse Hamburger Strasse, donde habían de reunirse cerca de 2.000 judíos de cualquier edad y sexo, para ser transportados a la muerte. (...) Vi cómo gestapistas y NS-hermanas arrebataron a los niños de sus madres”, recordó.

La indemnización la pidió en el Consulado argentino en París. Menciona una breve lista de bienes confiscados, declara dificultades para trabajar por su salud deteriorada y pide el equivalente a 166.342 RM (reichsmark o marco imperial).

En cuanto a Sigrid, tuvo un final triste y obvio, contó Hogendorp: “Los asesinos transportaron a mi novia, como a miles y miles de sus compañeros de infortunio, al campo de exterminio de Auschwitz”.

Cheque en mano

¿Cobraron la indemnización que pedían? Alba repasa que en 1947, en lugar de ponerlas en subasta (como ordenaba el decreto), "el Estado argentino compró todas las empresas alemanas en bloque". Así nació la Dirección de Industrias Nacionales del Estado (DINIE), que nucleó, como un holding estatal, esas firmas".

Sin embargo, explica Alba, “al reanudarse las relaciones bilaterales, en 1951 Alemania reclama que se les devuelvan esas patentes y marcas”. Esto provocó que durante el gobierno de Arturo Frondizi, esas compañías se vayan rematando en tandas: "Algunas en el 59 y otras en el 61. Con ese dinero, finalmente, pagan las indemnizaciones por daños de guerra”.

En cuanto a Mario Re, una disposición del 59 estipuló una indemnización por 45.200 pesos moneda nacional y 492 pesos por legalizaciones. “Al valor de hoy son 4.400 dólares”, aclara Ras. A Rosa Kulka no le dieron los 700.000 pesos que pedía sino sólo 70.000.

“El que se quedó sin dinero fue Jacobo Hogendorp”, repasa Alba. Quizás hubiera cobrado, pero dejó de contestar las cartas de Cancillería. Y simplemente se borró del mapa. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín

Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla ¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Clarín

Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Cargando...