Muere a los 114 años en Alemania el hombre más viejo del mundo

Sociedad
Lectura

El alemán Gustav Gerneth, considerado el hombre más anciano del mundo tras la muerte en enero del japonés Masazo Nonaka, tres meses mayor que él, murió en la noche del lunes

en su casa de Havelberg, sólo una semana después de cumplir 114 años.

En su cumpleaños, que celebró rodeado de su familia y que contó con la presencia del alcalde de Havelberg, Bernd Poloski, Gerneth había dicho que tenía la intención de festejar en 2020 sus 115 años, según publicó el diario local "Volksstimme".

"Estoy contento de haber tenido el gran privilegio de haberle podido felicitar personalmente por su 114 cumpleaños", había dicho el alcalde.

Gerneth nació el 15 de octubre de 1905 en la hoy ciudad polaca de Szczecin, entonces todavía alemana.Preguntado por una receta para su longevidad, Gerneth subrayaba siempre la importancia de moverse.

"No hay que sentarse sobre el trasero, eso te deja rígido", dijo en su centenario; además le daba mucha importancia a una buena mantequilla y en su mesa no quería ver margarina, recuerda el periódico.

Era maquinista de profesión, sobrevivió dos contiendas mundiales, durante la II Guerra Mundial fue hecho prisionero y hasta su jubilación en 1972 trabajó en la central de gas en Havelberg, que cerró ese mismo año.

Su mujer, con la que se casó en 1930, murió en 1988, así como los tres hijos que tuvo con ella y una nieta.

El récord es de una francesa

La francesa Jeanne Calment, fallecida en 1997 a la edad de 122 años y 165 días, sigue siendo el ser humano más longevo de la historia desde que se tienen registros creíbles, según concluyó un estudio de investigadores publicado para responder a otro, que acusó de fraude a la familia de la supercentenaria.

La investigación, llevada a cabo por expertos suizos y franceses de la Universidad de Ginebra en colaboración con el Hospital Universitario de la ciudad suiza, responde a otra de diciembre de 2018 en la que investigadores rusos sostenían que una hija de Calment, llamada Yvonne, suplantó a su madre durante décadas.

Los científicos suizos confirmaron, sin embargo, la edad de Calment utilizando documentos históricos -según los cuales Yvonne había fallecido de tuberculosis a los 36 años-, análisis epidemiológicos y modelos matemáticos.

Esa última metodología concluyó que entre los 10 millones de centenarios que hay en el mundo, es estadísticamente posible que haya al menos uno con una edad comprendida entre los 119 y los 123 años, horquilla en la que sólo se conocen dos casos: Calment y la estadounidense Sarah Knauss, muerta a los 119 años en 1999.

El estudio, que predice también que el número de centenarios aumentará hasta los 25 millones en 2100, señaló que el secreto de la longevidad de Calment residió en tres pilares fundamentales: la genética, una buena calidad de vida... y la suerte.

Jeanne Calment nació el 21 de febrero de 1875 en la ciudad francesa de Arles, la misma en la que falleció el 4 de agosto de 1997, sin descendientes ni herederos.

La persona más longeva en la actualidad es la japonesa Kane Tanaka, que el 2 de enero de este año cumplió 116 años.

Cargando...