Encuentro Nacional de Mujeres: largas colas para todo y gran expectativa por la marcha nacional

Sociedad
Lectura

"Chicas, ¿cómo las ayudo?". Mónica acaba de estacionar la camioneta en la banquina de la autopista a la que le faltan 2.000 metros para terminarse en la entrada de la ciudad de

La Plata. Puso las balizas y se bajó a ver qué había pasado con el micro escolar que, también con las luces titilantes encendidas, estaba frenado sobre el pasto.

"Recalentó el motor así que estamos esperando que se enfríe un poco para seguir. Por suerte ya llegamos", responde Brígida. Es la vocera informal de las 45 mujeres y mujeres trans que viajan en ese micro desde Villa Celina hasta la capital provincial. Salieron hace dos horas desde ese barrio de La Matanza y ahora estiran las piernas mientras al colectivo le baja la temperatura. "No sé si vamos a llegar a los talleres pero sí a la marcha", asegura Brígida.

Newsletters Clarín
Uno por uno, los Especiales Clarín de la semana | Producciones periodísticas de calidad sobre temas sorprendentes y de amplio interés social.

Uno por uno, los Especiales Clarín de la semana | Producciones periodísticas de calidad sobre temas sorprendentes y de amplio interés social.

Todos los sábados

Recibir newsletter

Ella y sus compañeras tienen ese objetivo, participar de la movilización central del 34° Encuentro Nacional de Mujeres que tendrá lugar este domingo a la tarde, como meta principal: "Hay muchas consignas, pero para mí las principales son que pare la violencia contra las mujeres y que salga la ley del aborto, que haya un seguimiento del Estado, que las chicas no tengan que hacerlo solas", cuenta.

Mónica, que está a punto de retomar el viaje que empezó en Temperley, también viaja a La Plata para ser parte de la marcha: "Hace ocho años que participo de los encuentros. Soy parte de la organización Eva tiene Dos Mamás, que lucha por los casos en los que la madre no gestante deja de poder ver a los hijos. Los encuentros siempre sirvieron para visibilizar esta problemática y otras, y para conectarnos entre personas que padecemos situaciones similares".

Selfies en la "peatonal feminista" en la plaza San Martín. // Lucía Merle

Selfies en la "peatonal feminista" en la plaza San Martín. // Lucía Merle

Esos últimos 2.000 metros de autopista entre Buenos Aires y La Plata eran fluidos. Más que otros tramos del mismo viaje este domingo en el que, según la organización del Encuentro Nacional de Mujeres, se esperan hasta 200.000 personas en la convocatoria principal de la iniciativa. De eso dio cuenta Araceli, una de las cajeras del peaje de Dock Sud, que dijo a Clarín: "Está mucho más cargado que otros domingos a esta hora". La fila para pagar esos 33 pesos duraba tres canciones del disco "Hola" de Los Fabulosos Cadillacs: algo así como trece minutos. Y en algunas partes de esos sesenta kilómetros de recorrido, el carril más rápido circulaba a 100 kilómetros por ahora aunque la velocidad máxima permitida era de 130.

"¡Vamos las pibas!", gritaron tres adolescentes: iban en el asiento trasero de un auto y asomaban un pañuelo verde de los que representan la lucha por la legalización del aborto por la ventanilla. Ese mismo pañuelo estaba pintado en una de las pancartas que daba la bienvenida a una ciudad atravesada por este Encuentro Nacional que se hace una vez por año en distintas localidades del país desde 1986, de manera ininterrumpida.

A la altura del puente de hormigón que avisa que empieza la traza de la capital provincial y a pocos metros de un cartel que avisa que esta ciudad es la capital bonaerense del canto coral, varios pasacalles avisaban que, además de todo eso, este fin de semana La Plata es el punto de reunión de mujeres, trans y travestis de la Argentina y la región. Por eso los carteles que ocupan las calles y que exigen que se implemente la ley de Educación Sexual Integral, que se legalice el aborto o que la Iglesia se separe del Estado quedaron delante de los que, en plena campaña electoral, avisan que la intendencia cambió las luminarias.

Los pasacalles no son la única señal de que el Encuentro Nacional de Mujeres protagoniza la vida de esta ciudad. En las calles cercanas al Estadio Único, en cuyo playón está previsto el final de la marcha de este domingo, ya hay decenas de micros escolares con carteles que anuncian las localidades a las que volverán: Hurlingham, Aldo Bonzi, Tapiales, Lanús, Avellaneda, Rosario.

"Tetazo" frente a la Catedral: hubo unas quinientas mujeres y mujeres trans. // Lucía Merle

"Tetazo" frente a la Catedral: hubo unas quinientas mujeres y mujeres trans. // Lucía Merle

"¡Aaaborto legaaal, eeen el hospitaaal!", se escucha en las inmediaciones de la Plaza Moreno, eje de la cuadrícula de esta ciudad de geometría fríamente calculada. Una columna de unas quinientas mujeres y mujeres trans dan la vuelta a la plaza y varias de ellas llevan a cabo un "tetazo": justo delante de la Catedral de esta ciudad, unas cincuenta mujeres muestran las tetas para la foto. "Macri se va: la clandestinidad y la Iglesia no", dice la pancarta que lleva la cabecera de las manifestantes del MST.

A unas seis cuadras, la Plaza San Martín le sirve de escenario principal al Encuentro y contiene la espera: faltan unas cuatro horas para que la marcha empiece en el Bosque de esta ciudad y le atraviese más de cinco kilómetros.

Hay fila de más de veinte mujeres para entrar a los baños de algún local de comida, fila de más de treinta para comprar un choripán a cien pesos, fila para consultar qué tienen los cigarrillos sin tabaco que se venden a 105 pesos los diez -y, acá resolvemos el misterio- tienen caléndula, manzanilla, lavanda y menta.

A pesar del temporal del sábado, muchas mujeres acamparon en la plaza San Martín de La Plata // Lucía Merle

A pesar del temporal del sábado, muchas mujeres acamparon en la plaza San Martín de La Plata // Lucía Merle

Hay carpas en las zonas de la plaza en las que el barro del temporal de este sábado empezó a secarse, y sopa colgada en sogas, y bolsas con paquetes de papel higiénico y latas de picadillo de carne para compartir en los alojamientos solidarios que hay en escuelas de la ciudad. Hay musculosas con el logo del Encuentro a 200 pesos, pañuelos verdes a 50 y monederos que dicen "Ni una menos" a 100. Hay una asamblea en la que habla una diputada de Nicaragua que exclama: "Es importante visibilizarnos. Es importante decir quiénes somos. Es importante estar juntas".

No hay enchufes disponibles en los locales de comida que rodean la plaza: en todos ya hay un celular cargándose. Hay chicas que maquillan con glitter a la gorra y hay chicas que colgaron de sus mochilas no sólo un pañuelo verde sino también la foto de una mujer que fue asesinada por violencia machista.

Hay mujeres en ronda haciendo malabares.

PS

Cargando...