La ONU sugiere acelerar la inserción de venezolanos expertos en salud para cubrir zonas rurales del interior del país

Sociedad
Lectura

Es un informe que celebra el rumbo adoptado hasta ahora, pero en el que la Organización Internacional para las Migraciones (OIM-ONU) les sugiere a las autoridades locales que, considerando la

target="_blank" href="https://www.clarin.com/tema/falta-de-medicos.html">distribución inequitativa que la Argentina padece en materia de médicos y enfermeros, no desatienda la “oportunidad” que hoy le representa la masiva llegada de venezolanos expertos en salud.

Las razones de la OIM para hacer el foco en este punto no son pocas: entre 2012 y marzo de 2019 tramitaron su residencia en la Argentina nada menos que 170.000 venezolanos. Según el informe, “el 50% declara tener nivel universitario, en muchos casos incluso con nivel de posgrado”. Y en fuerte contraste con las tristes cifras de abandono escolar argentinas, los venezolanos que viven en el país tienen, o un título universitario, o terciario o secundario llegan al 88% del total. Hablamos de psicólogos, médicos generalistas y de distintas especialidades, además de enfermeros y bioquímicos.

El de la OIM es texto de unas 70 páginas en las que se reconoce, con argumentación sostenida, el trabajo que vinieron haciendo los ministerios del Interior, Educación y Salud a la hora de “aceitar” la inserción de los cada vez más venezolanos que llegan al país. Pero allí se esboza con delicadeza un punto que –parecen decir desde ese organismo- no habría que desatender: dicen que las “dificultades a la hora de gestionar el DNI y, por consiguiente, la convalidación de los títulos profesionales”, derivan “en muchos casos en que un porcentaje importante de los profesionales venezolanos decidan no iniciar dichos trámites”. Aclaran luego que “el sistema de salud en la República Argentina pierde así la posibilidad de contar con profesionales, en muchos casos especializados y experimentados, en forma inmediata y que podrían ser de vital importancia para paliar las desigualdades en su distribución a lo largo del país”.

Consultados por una posible demora en el otorgamiento de la documentación, fuentes de Migraciones explicaron a este medio que “los tiempos son normales, de dos a tres meses promedio para obtener el DNI, una vez caducados los 180 días hasta los que se puede extender la visa de turista”. Apuntaron, además, que desde la transformación del viejo sistema presencial de solicitud de residencia por la moderna app “Radex”, que permite iniciar la gestión online, es posible conocer una suerte de curriculum vitae abreviado del solicitante, lo que facilitaría su inserción laboral.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

En cuanto a los títulos, Paulo Falcón, director nacional de Gestión y Fiscalización Universitaria de la Secretaría (Ministerio de Educación), explicó a Clarín que si hay demoras son necesarias: “El sistema de reconocimiento de titulaciones de extranjeros en nuestro país tiene un basamento, que es el principio de acreditación de calidad. Las universidades venezolanas no pasan por procesos de acreditación de la calidad, como la CONEAU acá. Esto nos obliga a realizar una evaluación más exhaustiva en la que intervienen universidades públicas nacionales, lo que prolonga los plazos. Pero nos permite tener una tranquilidad acerca de la calidad en la formación del profesional extranjero”.

El funcionario agregó que “no vino siendo un problema... sólo en lo que va del año tenemos insertados en el sistema sanitario más de 800 profesionales de la salud, la mayoría de ellos venezolanos”.

El informe de la OIM-ONU, que fue presentado este viernes en las oficinas de la Dirección Nacional de Migraciones (Ministerio del Interior), señala una flaqueza en el “stock de profesionales médicos y de enfermería”, por la que la Argentina “dista de satisfacer sus necesidades actuales y sobre todo futuras”. Aclara también que “el país, según estándares internacionales necesita –al menos- triplicar la cantidad de enfermeras y enfermeros" y "mejorar la actual distribución del personal” a lo largo del país.

Pero desde la OIM consideran que "si bien la política de inserción resulta muy incipiente, ya evidencia la implementación de muy buenas prácticas”. Consultados por mejoras pendientes, aclararon que “para continuar trabajando en esta línea es necesario acompañar a las redes que la población venezolana ha construido en nuestro país, para que puedan crecer y fortalecerse”.

El informe se mete precisamente ahí, en uno de sus apartados; en el detalle del funcionamiento de las comunidades de venezolanos inmigrantes, articuladores fundamentales para garantizar el éxito de la inserción social de estas personas. Funcionan mayormente online y permiten compartir desde información de trámites y bolsas de trabajo hasta cierta contención mutua frente a las adversidades de vivir fuera de su país.

Otro aspecto interesante del documento son las conclusiones, cuando se transcribe una recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que, aclaran, todavía no fue incorporada en la Argentina: la designación de una autoridad nacional responsable de supervisar el reclutamiento y migración de trabajadores de la salud.

Consultado por este punto, el secretario de Salud, Adolfo Rubinstein, dijo a Clarín: “No estoy de acuerdo en que haya que crear una autoridad especial. Quien está actuando de nexo en esto es la Cancillería… hay interlocutores del Ministerio del Interior, y nosotros, desde nuestra secretaría de Políticas, también hemos tenido reuniones con las asociaciones que nuclean los venezolanos. En las reuniones con los ministerios provinciales hablamos también de esta inserción. Es un tema en agenda”. Rubinstein subrayó que hoy "hay 4.600 títulos en trámite, y los estamos acelerando".

Entre las medidas locales que la OIM ve con optimismo está la creación, en enero pasado, del “Programa de Asistencia a Migrantes Venezolanos”, que da facilidades para su ingreso y regularización migratoria, como permitirles entrar al país con un pasaporte vencido hasta dos años atrás, o a chicos sin documento, que, en cambio, cuenten con su partida de nacimiento.

En el informe señalan el trabajo todavía “en construcción” para atraer, con distintos programas y beneficios, expertos de la salud en tres provincias donde la conservación del staff argentino –en ciertas especialidades puntuales- vino siendo por lo menos difícil: Chubut, Tierra del Fuego y Jujuy.

La oportunidad es grande y hay que continuar aprovechándola, parece sugerir la OIM, en este documento que, aclaran, contiene “insumos para la toma de decisiones por parte de las autoridades migratorias, sanitarias y educacionales”.

Pero, ante un eventual cambio de Gobierno, ¿podría modificarse el rumbo tomado hasta ahora? Al respecto, Rubinstein fue claro: “En absoluto. Hay especialidades médicas críticas no cubiertas en algunas zonas del país, como neonatología, medicina familia y general, terapia intensiva, anestesiología... tenemos necesidad de cobertura y los profesionales venezolanos que llegan al país se desempeñan muy profesionalmente. Este es un tema que trasciende los gobiernos”.