Caso Provolo: dos testigos relataron el momento del abuso de una nena de 7 años

Sociedad
Lectura

El juicio por los abusos sexuales del colegio religioso Antonio Provolo de Mendoza se extenderá al menos un mes más, durante todo septiembre. El debate oral es lento porque los testigos

y víctimas deben ser asistidos por intérpretes de lengua de señas por tratarse de personas hipoacúsicas.

En la última jornada, este viernes, continuaron declarando las víctimas con el sistema de Cámara Gesell. Dos testigos coincidieron en relatar el espeluznante episodio de un nena de 7 años, hipoacúsica, abusada en un baño por el cura Horacio Corbacho (59), a quien la monja Kumiko Kosaca (42) le colocó un pañal para cubrirle el sangrado que la agresión le produjo. En la misma causa, son juzgados el cura Nicola Corradi (83) y el jardinero del colegio Armando Gómez (49).

El cura Nicola Corradi, de verde, y el jardinero Armando Gómez.

El cura Nicola Corradi, de verde, y el jardinero Armando Gómez.

Uno de los testimonios fue de la testigo de identidad reservada 2, quien declaró que "vio encerrada en el baño a una chica con Corbacho" y que alguien a quien identificó como "Kumiko  (la monja japonesa) la zamarreo y la sacó del lugar". Luego describió que esa misma chica era quien “llevaba pañales”. La declaración coincide con otra de las testigos de identidad reservada que relató en una Cámara Gesell anterior,  cómo tuvo que ayudar a esta menor abusada que estaba asustada en el baño y que, en varias oportunidades, intentó autoinflingirse heridas por la angustia que padecía. “Lo importante de estas declaraciones es que coinciden en tiempo y lugar los distintos testimonios”, explicó el abogado querellante Sergio Salinas.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

La testigo protegida, que fue sometida a pericias psicólogas en 2017 para confirmar la veracidad de sus dichos, sumó una serie de elementos de contexto sobre  la vida en el colegio religioso. Dijo que recibían “malos tratos” de los cuidadores y que, en ocasiones, eran alimentados con “comida en mal estado”.

El juicio en Mendoza transita su tercera semana. El fiscal de la causa Gustavo Stroppiana habló de las complicaciones que han debido superar para llegar al debate oral: “Tuvimos que contratar un sistema de software que transcribe de manera inmediata las declaraciones para asegurarnos que el cura Corradi pueda comprender lo que ocurre en el juicio, debido a que tiene problemas de audición. Además, se hicieron nuevas pericias para confirmar que el jardinero Gómez está en condiciones psíquicas de someterse a un juicio”.

El juicio oral retoma el martes próximo cuando se incorporarán nuevas Cámaras Gesell. Son testigos y víctimas que aún no pasaron por esta modalidad y los magistrados podrán seguir sus testimonios desde un circuito cerrado de televisión en tiempo real.

Por otro lado, Stroppiana confirmó que se fijaron audiencias durante todo el mes de septiembre, en el que se prevé que comiencen a declarar peritos, familiares de las víctimas y otros testigos.
En total, la causa Provolo involucra a 14 imputados y 20 víctimas, que tenían entre 5 y 16 años al momento de sufrir los abusos sexuales. Han pasado dos años y 9 meses desde que la investigación se inició en noviembre de 2016, por denuncia de un grupo de hipoacúsicos en la Legislatura mendocina. Los tres acusados que intervienen en el primer juicio, arriesgan una pena de 50 años en prisión.