El dolor de la madre de la joven que murió en España: "La engañaron, no imaginaba que la pastilla estaba adulterada"

Sociedad
Lectura

"Fue una travesura del momento, mi hija fue muy sana desde siempre... Con mi marido siempre les aconsejamos sobre todas estas cosas, pero bueno, fue una travesura de una adolescente que

lamentablemente la pago con su vida".

Casi sin explicaciones, entre resignada y abatida, Sandra Fabiana Cerda intenta decir lo que puede sobre su hija Milagros Alanis Moyano, la joven argentina que murió el miércoles último en España, luego de consumir una pastilla de éxtasis en un concierto de música electrónica, Origen Festival, en las instalaciones al aire libre de Son Fusteret (Mallorca). Había ido con un grupo de amigos que conoció en España.

El examen preliminar de la autopsia, cuyo resultado final demorará seis meses, señala que Milagros sufrió una hipertermia y llegó a los 43 grados de fiebre. También que hay presencia de éxtasis en su cuerpo, lo que le provocó gravísimos problemas hepáticos, informó en la tarde del lunes Lautaro, hermano de la víctima.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

"Yo creo que mi hija fue víctima de un engaño, Milagros tomó la pastilla creyendo que estaba en buenas condiciones, no imaginaba que estaba adulterada", expresa Sandra Cerda, desde Mallorca, adonde viajó junto a su marido Paulo. "Ella tenía muchas ganas de vivir, tenía planes con Lourdes, su hermana melliza, para viajar y recorrer Europa".

Deja en claro Sandra que su hija no atravesaba ningún estado depresivo. "No quiso quitarse la vida, ni nada de eso, estaba muy bien. Yo sé que estaba feliz y un rato antes de irse a la fiesta me mandó un video de cómo se estaba preparando. Estaba contenta como siempre y yo sólo le dije. 'Sabé que te amo, sólo cuidate'. Y le pedí que me mandara fotos del lugar".

Sandra, una mamá muy apegada a sus hijos y sobre todo a las mellizas Lourdes y Milagros, quien murió el último miércoles en España.

Sandra, una mamá muy apegada a sus hijos y sobre todo a las mellizas Lourdes y Milagros, quien murió el último miércoles en España.

El diario mallorquín Última Hora informó que la Policía Nacional inició una investigación para tratar de averiguar quién le vendió el éxtasis a la joven, y detalló que días atrás fueron detenidas cuatro personas por comercializar drogas durante los conciertos de verano que se realizan en Son Fusteret.

"Ahora hay que ver si alguno de ellos fue quien le vendió la droga adulterada a mi hermana. La autopsia determinó que había veneno en su sangre", da a conocer Sandra a Clarín. "La policía científica está investigando más a fondo para saber qué otras sustancias contenía esa pastilla. Nos dijeron que pueden llegar a demorar unos seis meses".

Sandra cuenta que su relación con su hija era a diario. "Sabía todo de mi hija, de ella y de sus hermanos. Nos compartían todo". Milagros viajo a instalarse a España porque en Mallorca se encuentra la mayor parte de la familia. "Mili quería estudiar y trabajar, y entendía que aquí en España podía progresar. Y teniendo el curso de guardavidas en Mar del Plata consiguió rápido trabajo en la piscina de un hotel mallorquín".

Milagros Moyano tenía 19 años. Murió en una fiesta electrónica en España. Trabajaba como guardavidas en un hotel de Mallorca.

Milagros Moyano tenía 19 años. Murió en una fiesta electrónica en España. Trabajaba como guardavidas en un hotel de Mallorca.

La marplatense oriunda de Punta Mogotes, que murió en el hospital Clinic de Barcelona, había sido trasladada con más de 42 grados de fiebre el domingo 14 de julio. Tuvo un shock y se descompuso cuando la noche recién arrancaba y estuvo dos días internada en Mallorca con un cuadro de hipertermia que le provocaban temperaturas de más de 42 grados de fiebre. "Así fue internada, estaba dura, rígida, no se movía".

Lautaro y Lourdes, hermanos de Milagros, encontraron media pastilla de éxtasis en el interior de su bolso. El comprimido, de color amarillo, tenía forma hexagonal y el dibujo de una calavera con relieve. "Me dijo mi hijo que se la entregaron al hospital para que la analizaran".

El ida y vuelta con Clarín se interrumpe. Sandra esta destruida, dice que le cuesta mantener la atención y que no puede creer cómo "la vida me tenía esto preparado". Comenta que apenas se enteró de que su hija estaba internada, viajó con su marido Paulo a España. "Salimos de Punta Mogotes el martes, tomamos un avión en Ezeiza y llegamos el miércoles a Barcelona. Subimos corriendo por las escaleras y llegamos a las 20.20, y nos recibieron con la noticia: mi hija había fallecido a las 20.17. Una desgracia tras otra".

Con una fuerza de voluntad a prueba de balas, Sandra se permitió explicaciones más de la cuenta y le compartió a Clarín que el cuerpo de su hija ya fue incinerado. "Sí, lo hicimos el sábado... Pensamos esparcir sus cenizas una parte acá en el mar, en Mallorca, lugar que ella amaba, y luego, cuando volvamos en agosto, la otra parte la distribuiremos en la playa Waikiki, de Mar del Plata. Mili amaba también ese lugar, porque allí surfeó durante muchos años junto con sus hermanos".

"¿Cómo seguir adelante?", se pregunta Sandra, que comenta que nadie del consulado argentino se les acercó para ayudar a la familia. "Tengo que seguir porque me quedan tres hijos más una nieta y otra en camino y está mi marido. Siento que me estoy muriendo, me sacaron una parte de mí, pero no puedo renunciar a la vida aunque no tengo fuerzas".

SC

Cargando...