Ofrecen $ 100 mil de recompensa por el caso del cadáver de bebé robado en Miramar

Sociedad
Lectura

Bomberos y policías rastrillaron este martes sin éxito el cementerio y el vivero dunícola de Miramar tras la desaparición del cuerpo de un bebé de cuatro meses de su tumba. Además,

a nivel oficial se ofreció una recompensa de 100 mil pesos para quien aporte datos fehacientes sobre el hecho.

La desaparición del cuerpo de Ciro Lescano, que murió cuando tenía cuatro meses de vida, es investigada por la Justicia de Mar del Plata. Pero la comuna local inició una investigación administrativa para determinar cualquier tipo de negligencia que pudiera haber cometido el personal municipal.

La tumba del bebé profanada en el cementerio de Miramar.

La tumba del bebé profanada en el cementerio de Miramar.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

“Estamos conmocionados como toda la comunidad. Estamos brindando contención a la mamá a través de la secretaría de Desarrollo Humano”, explicó la secretaria general y de Gobierno de General Alvarado, María Eugenia Bove, que informó sobre el decreto: "Se ofrecen $ 100.000 para aquellas personas que aporten datos que ayuden a esclarecer el hecho”.

La denuncia del robo la hizo la madre del bebé fallecido al ver que la tumba estaba removida. La Policía exhumó el féretro y verificó que estaba vacío. La investigación la lleva adelante la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N° 5, a cargo del fiscal Alejandro Pellegrinelli.

La mujer contó a medios locales que tuvo el presentimiento de que algo había pasado con el cuerpo de su hijo, por lo que hizo la denuncia y pidió su exhumación, que se realizó en la tarde del martes. La tarea estuvo a cargo de personal del cementerio y un equipo policial comandado por el comisario Paulo Rodríguez, y fue presenciada por la madre y el padre del bebé.

El papá está detenido en la Unidad Penitenciaria de Batán, por un caso de comercialización de drogas, y obtuvo permiso para salir y asistir al procedimiento.

La profanación de una tumba no constituye un delito en sí mismo, salvo que haya otras circunstancias, como el reclamo de dinero. Por el momento, las autoridades no determinaron de qué se trata el caso. Se llegó a hablar de un ritual.

No es la primera vez que ocurre algo similar en la zona. En 2017, en Nicanor Otamendi, a 38 kilómetros de Miramar, profanaron la tumba de un nene de un año y dos meses que también se llamaba Ciro.

EMJ