Vivir sin luz: indignación, rutinas trastornadas y solidaridad en un barrio de La Plata

Sociedad
Lectura

Trastornos, algo de indignación y acciones solidarias. Casi dos días sin servicio eléctrico provoca entre los vecinos de la zona norte de La Plata tantas complicaciones como usuarios afectados.

target="_blank" data-cke-saved-href="https://www.clarin.com/sociedad/miercoles-seguira-falta-luz-zona-norte-plata_0_c1RDDFqM0.html" href="https://www.clarin.com/sociedad/miercoles-seguira-falta-luz-zona-norte-plata_0_c1RDDFqM0.html">Por lo menos hasta el miércoles, la falla en un sector del tendido que llega hasta la sub estación de City Bell de la distribuidora Edelap dejará sin luz a miles de platenses que viven en esa ciudad, Villa Elisa, parte de Gonnet, Gorina y Villa Castells. Un sector de la ciudad que quedó a oscuras el sábado minutos después de las 21 y que todavía tendrá que esperar para la normalización total del sistema.

María Laura, con sus hijos Hilario y Simona. (Mauricio Nievas)

María Laura, con sus hijos Hilario y Simona. (Mauricio Nievas)

María Laura Entío (36) tuvo que recomponer su rutina familiar. Sus hijos, Hilario (3) y Simona (1) no pueden adaptarse sin ayuda a una contingencia que dejó a la familia como a principios del Siglo XX: sin electricidad y sin agua para el aseo en la casa de Villa Castells, a 15 minutos del centro de la ciudad capital.

Sin semáforos por el corte de luz en La Plata. (Mauricio Nievas)

Sin semáforos por el corte de luz en La Plata. (Mauricio Nievas)

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

"Tuvimos que mudarnos al departamento de mi madre. Los nenes se asustaron por los cambios bruscos que provocó la falta de luz. Es increíble que las empresas no tengan respuestas para este tipo de fallas. No podemos quedarnos dos días sin electricidad", contó la mujer a Clarín.

Entío es empleada en la administración pública y este lunes tenía que entrar temprano a la oficina. Su esposo también tiene horarios fijos de trabajo. "Tuvimos que hacer combinaciones y pedir permisos porque la guardería no funcionó. Estas situaciones generan inquietud, además de molestias", se quejó la mamá de los chicos mientras se acomodaba para pasar unas horas más sin servicio. "Todo esto, sin contar las pérdidas monetarias: teníamos el freezer con comida para varios días. Eso fue todo a la basura. Ni se me ocurre poner en riesgo la salud de los nenes", concluyó María Laura.

"Pagamos cinco veces más la factura. Nos prometieron que esa plata era para inversiones. Está claro que nadie controló el destino de nuestra dinero", planteó.

Este mediodía, en el ministerio de Obras y Servicios Públicos provincial -que debe controlar la concesión del servicio- dijeron que el Órgano de Control de la Energía (Oceba) aplicará "severas multas" a Edelap. "Aún no se puede confirmar el monto. Pero será para compensar a los clientes", explicaron. En el organismo dijeron que "todavía permanecen afectadas 18 mil personas".

El apagón en La Plata ocurrió a menos de una semana del inédito desperfecto que desconectó a todo el país, parte de Brasil, Uruguay y Paraguay, el domingo 16. La empresa concesionaria detectó un desperfecto en un tramo subterráneo de la conexión de alta tensión. Y en la medianoche del domingo pudo establecer "el punto exacto" de la avería.

"El lugar fue definido por un sistema de detección sonora en la zona de Camino Centenario y 476. Allí se lleva adelante la obra mayor que demandará esta contingencia. Se prevé que los trabajos terminen el miércoles", reconocieron los voceros de la firma.

La empresa inició un plan de contingencia que incluyó el traslado de casi 40 generadores desde Rosario para instalarlos en los barrios más afectados y lograr de esa manera la reconexión de algunos usuarios.

Leo Lascán gasta mil pesos por día para hacer funcionar el generadora. (Mauricio Nievas)

Leo Lascán gasta mil pesos por día para hacer funcionar el generadora. (Mauricio Nievas)

En Villa Elisa, los generadores todavía no conectaron en la zona de Arana y calle 3, una de las esquinas más transitadas de la localidad. "El domingo tuve que venir a prender el equipo de emergencia que funciona a nafta para no perder toda la mercadería", contó a Clarín Leo Lascán, dueño de una pollajería. Pero esa solución transitoria le cuesta más de 1.000 pesos por día. "El grupo gasta entre 20 y 25 litros de nafta. Y lo tengo que tener en forma permanente".

Lascan "presta" energía a sus vecinos comerciantes. A Luis Castellani le tiró un prolongador para que pudiera enchufar las balanzas de la verdulería. "No vendimos nada. La gente no sale a la calle y compra lo justo porque no tiene heladeras. Pero sin las balanzas electrónicas no podría abrir", reconoció el comerciante que ya tuvo que tirar toda la mercadería que tenía en los exhibidores refrigerados.

Luis Castellani muestra la mercadería que perdió. (Mauricio Nievas)

Luis Castellani muestra la mercadería que perdió. (Mauricio Nievas)

Mas complicada está Natalia "Nati" Gaudio, a 50 metros de la esquina, con su almacén de barrio. "Leche, yogur, frescos y todos los embutidos o las hamburguesas las tuve que tirar. Estuvieron todo el domingo sin frío", contó la mujer. Todavía no hizo los números finos, pero cree que perdió más de 15 mil pesos en mercadería.

"Mañana se vence la factura de la luz, justo. No la pienso pagar. Son 13 mil pesos. Estoy pagando más en electricidad que en el alquiler del local. Para quedarme dos días sin servicio y tener que perder otros miles de pesos. Es un desastre", se quejó Gaudio.

Natalia "Nati" Gaudio perdió más de 15 mil pesos en mercadería. (Mauricio Nievas)

Natalia "Nati" Gaudio perdió más de 15 mil pesos en mercadería. (Mauricio Nievas)

Aún cuando su vecino, el del comercio de pollos, le prestó una heladera para ubicar los fiambres y otros productos que pudo preservar. "Otras cosas las llevé a casa de mis familiares. Pero esto no lo pude pasar", protestó.

La región norte del partido de La Plata es un sector de urbanización baja, extendido en territorio. Sólo un complejo habitacional de alto está construido a pocos metros de la estación del FFCC Roca, en Villa Elisa. Allí viven 700 familias; más de 3.000 personas.

Los monoblocks tienen un grupo de departamentos con hasta cinco pisos, que en estos días deben subirse por escaleras. Y otras dos torres de 12 plantas. "Hay mucha gente mayor y familias con hijos chicos. Para ellos es un problema severo, cada minuto que no funcionan los ascensores", dijo a Clarín uno de los propietarios. Y hace casi dos días, que los elevadores están parados.

La Plata. Corresponsalía.

DD

Cargando...