Los secretos de una zona sísmica: ¿por qué siempre se sacuden Mendoza y San Juan?

Sociedad
Lectura

“En Argentina, tenemos a diario sismos superiores a 3 grados”, dice Alejandro Giuliano, director del Instituto Nacional de Prevención Sísmica. El Inpres fue creado el 8 de mayo de 1972. La

única sede está en San Juan, desde donde se maneja el instrumental que hay distribuido en el país. Son 50 estaciones sismológicas y 148 acelerométricas que envían información ante movimientos telúricos.

En la noche del miércoles, un sismo de magnitud 5,6 estremeció a la provincia de Mendoza, según un informe preliminar del Instituto Nacional de Prevención Sísmica (INPRES). El sismo también se sintió en varias zonas de Chile. No se reportaron víctimas ni daños materiales.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

El movimiento tectónico, de mediana intensidad, tuvo su epicentro a 10 kilómetros al este del departamento de Tunuyán, que a su vez se encuentra 83 kilómetros al sur de la capital provincial.

Giuliano -ingeniero especializado en Japón- explica que todas las regiones argentinas tienen algo de sismicidad. “El país está dividido en 5 zonas sísmicas: la zona cero es desde Córdoba hacia el Este, que no es asísmica, sino de peligrosidad reducida. Luego comienza a ascender, Mendoza y San Juan están en zona 4 y todas las grandes obras de infraestructura deben construirse con un reglamento especial sismo resistente”.

Los sismos comienzan a percibirse a partir de 3 grados de magnitud momento (MW). El más poderoso ha sido el terremoto de Valdivia de 1960, con una magnitud momento de 9,5 grados, que llegó a las costas de Japón con el tsunami.

En Argentina, el terremoto más destructivo que ha sido documentado, ocurrió en 1861, en Mendoza, porque murió un tercio de la población: 6 mil personas de 18 mil habitantes. “Hay apologistas de la construcción con adobe (tierra y caña) y la gente debe saber que es una trampa mortal en zonas con altamente sísmica”, dice el director. Y recomienda saber qué hacer antes, durante y después de un terremoto. “Si estamos en una construcción sismo resistente, tenemos que saber que se puede dañar pero que no va a colapsar. No hay que escapar. Se deben buscar los lugares más seguros de la casa, lejos de la superficie vidriada y la mampostería”.

Desde que comenzó a funcionar el registro del Inpres, el terremoto del 23 de noviembre de 1977, con epicentro en Caucete (también en San Juan), fue de mayor magnitud con 7,4 MW.

Sin embargo, el sismo con más víctimas ocurrió el del 15 de enero de 1944, se cumplieron 75 años, donde murieron alrededor de 10 mil personas sepultadas en escombros. Ese movimiento telúrico de 7 magnitud momento sucedió un sábado, con epicentro en La Laja (Albardón), a 20 kilómetros al norte de la ciudad de San Juan. La tierra bramó a la hora de la misa, las 20.45 exactamente. La solidaridad de los argentinos fue inmensa y en medio de esa cruzada se conocieron Perón y Evita, en un festival en el Luna Park para recaudar fondos para las víctimas del terremoto.

GS