Perpetua para el femicida que salió de la cárcel y avisó que volvería porque iba a matar a su mujer

Sociedad
Lectura

Tres semanas. Ese fue el tiempo que le llevó a Miguel Ángel Feldick planificar y ejecutar el homicidio de su ex esposa. Fueron 21 días los que demoró en volver a

la cárcel, de donde había salido sólo para matar a la madre de sus tres hijas, luego de un intento fallido que lo había enviado a un calabozo cuatro años.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Casi siete meses después del brutal ataque que terminó con la vida de Cecilia Marlene Krujowski, de 34 años, Feldick (37) evitó que su violenta vida se ventilara en un juicio oral y público al aceptar ser condenado a prisión perpetua en un juicio abreviado en el Tribunal Penal de Oberá.

Aunque las pruebas y testimonios eran contundentes, hasta último momento el imputado buscó recibir una pena menor. Finalmente aceptó la pena de 35 años de cárcel por el delito de femicidio.

El crimen de Cecilia fue el epílogo de una vida conyugal marcada por la violencia verbal y física. Junto a Feldick vivían en una zona rural de Aristóbulo del Valle, a 140 kilómetros de Posadas. Tenían tres hijas.

A mediados de 2014, la mujer fue atacada con un cuchillo y salvó milagrosamente su vida. Esa agresión derivó en una causa penal y el violento terminó tras las rejas y condenado a seis años de cárcel.

El 5 de noviembre del año pasado en la Unidad Penal de Oberá le comunicaron que saldría en libertad condicional tras haber cumplido las dos terceras partes de su condena. Mientras juntaba sus cosas en el pabellón, le dijo a sus compañeros de encierro que no lo extrañaran, que pronto iba a regresar.

Feldick planificó todo al detalle para no fallar. A través del Juzgado de Paz citó a Krujowski a una audiencia el 26 de noviembre del año pasado para resolver la tenencia de una chacra de su propiedad. Llegó en una motocicleta un rato antes de la audiencia y esperó agazapado detrás de un añoso árbol.

Cecilia había llegado con anticipación al Juzgado junto a su madre y desde allí le pidieron que fueran hasta la Comisaría para buscar copias de las denuncias que había hecho contra su pareja.

Cuando ambas se dirigían a realizar ese trámite, Feldick salió de su escondite y tomó de los cabellos a Cecilia desde atrás. La mujer apenas alcanzó a levantar los brazos cuando sintió la primera de las quince estocadas que le asestó con furia y sin mediar palabras el padre de sus tres hijas.

El ataque fue tan veloz que nadie pudo intervenir y el femicida escapó a la carrera. Una hora después la Policía lo detuvo con la ropa todavía manchada de sangre.

Apenas enterada de la condena, la madre de Cecilia y ahora responsable de la crianza de sus tres nietas, le dijo a El Territorio que “ojalá que ahora cumpla su pena completa y no lo suelten más. Dejó tres inocentes huérfanas, no tiene perdón lo que hizo”.

GS

Cargando...