El increíble "Helitaxi" compartido que Uber pondrá en marcha en el año 2023

Sociedad
Lectura

Mientras que en la Argentina todavía sigue estar resuelta la legalidad del servicios, Uber ha anunciado que pondrá en marcha el primer servicio comercial de taxis voladores compartidos a partir del

2023. Antes, iniciará un período de pruebas en Nueva York con helicópteros convencionales, y en el 2020, también en Dallas, Los Ángeles y Melbourne. Y para que nadie piense que la cosa no va en serio, Bell Helicopter –empresa socia de Uber Air– presentó en el evento de Uber Elevate, que se celebró en Washington, el Bell Nexus, su prototipo de “coche volador”.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

No es el primero de estos vehículos conocidos como VTOL(vehículo de despegue y aterrizaje vertical, por sus siglas en inglés), y hay como mínimo 17 iniciativas más en marcha, muchas de las cuales colaboran con Uber. Una de ellas es la que impulsa Boeing, el PAV ( passenger air vehicle), y que el pasado mes de enero realizó un pequeño vuelo de prueba.

La novedad en este caso está en los plazos, realmente cortos, que Uber ha anunciado para explotar comercialmente este tipo de transporte. “Los vuelos de prueba comenzarán a funcionar a partir del 2020 y los planes de operaciones comerciales en el 2023”, anunció la empresa en un comunicado.

Las Uber Copter que ya funcionan en Manhattan.

Las Uber Copter que ya funcionan en Manhattan.

Los clientes más leales de Uber en Nueva York, a partir del 9 de julio podrán ir de Manhattan al aeropuerto John F. Kennedy por 175 euros, aunque el servicio se realizará con un helicóptero tradicional y aún requerirá del servicio de los coches de Uber para desplazarse hasta el helipuerto. En sus teléfonos móviles el servicio aparecerá identificado como Ubercopter.

A partir del 2020, y ya con los taxis voladores, empezará en Dallas y Los Ángeles, en Estados Unidos, y en Melbourne fuera de ellos. Según Uber, el objetivo es reducir la propiedad individual de automóviles y cambiar la forma en que las personas viajan en las ciudades.

Así se ven los Uber Copter actualmente.

Así se ven los Uber Copter actualmente.

“Los residentes de Los Ángeles y Sydney pasan el equivalente a siete semanas laborales al año para ir de casa al trabajo, dos de las cuales las desperdician en atascos”, aseguran desde Uber. Por eso, la compañía cree que los VTOL se convertirán en “una forma asequible de transporte diario, incluso más ­barato que tener un automóvil”, con costos comparables a sus propios precios de coches compartidos.

Por ejemplo, y según sus propias estimaciones, viajar del centro de San José a San Francisco en un VTOL consumirá 15 minutos, e inicialmente costará 129 dólares, para a medio plazo bajar hasta los 43 dólares, y a largo plazo hasta los 20 dólares. Hacer el mismo trayecto con uno de los coches compartidos del servicio Uber Pool cuesta 83 dólares, y se tarda 1 hora y 40 minutos para recorrer los poco más de 90 km que separan las dos ciudades californianas. Pero para que estos precios sean posibles los viajeros tiene que compartir el helitaxi como ahora comparten el coche.

Es que en la compañía estadounidense saben que la iniciativa sólo tendrá éxito si es capaz de superar estos retos: los taxis tienen que ser compartidos, silenciosos, sostenibles y seguros.

Nadie quiere vivir en una ciudad en la que el ruido del tráfico de autos se una al del tráfico aéreo. Lo mismo pasa con la contaminación. Por eso en Uber tienen claro que los VTOL tiene que ser eléctricos, ya que no producen emisiones, y “cuyo ruido a altitud de vuelo será inaudible” desde las calles. A simple vista parece evidente que el servicio de Uber Elevate está pensado, principalmente, para trasladar de forma barata y rápida a los trabajadores desde las ciudades de las afueras donde viven hasta las megaciudades donde trabajan.

La ventaja, más allá de la descongestión y reducción de la contaminación acústica y medioambiental, según Uber, es que se reducirá la necesidad de realizar grandes infraestructuras en túneles, autopistas y puentes, y que las que necesita el desarrollo de la red de VTOL son mucho más baratas. Quizá sí, pero la realidad es que no existen, y aunque los VTOL estuvieran certificados para poder volar hoy mismo, los cierto es que “las ciudades simplemente no tienen los suficientes sitios de despegue necesarios para que los vehículos operen a escala de flota”, reconocen desde Uber. ¿Los tendrán en el 2023?