La pesadilla de una pareja: Se bajaron del taxi, pagaron y se olvidaron a su bebé arriba del coche

Sociedad
Lectura

Imagine esta escena: una pareja alemana sale del hospital con sus dos hijos (uno que acababa de nacer, el otro de un año) y se suben a un taxi. Piense

que además de los niños, estos padres tenían que llevar su abrigo, cartera, artículos personales y las cosas de los niños: bolso, mamadera, etc. Todo ese movimiento puede no resultar tan sencillo así que, sobrepasados, cuando por fin llegaron a su casa sólo pensaron en bajar del coche y sentarse a descansar. Fueron unos segundos: bajaron, le pagaron al conductor y cerraron la puerta. Recién al darse vuelta se dieron cuenta del pequeño detalle que habían olvidado. El bebé recién nacido había quedado adentro del taxi, que ya había arrancado.

La pareja se había olvidado al niño en el taxi.

La pareja se había olvidado al niño en el taxi.

Newsletters Clarín
Planeta redes | Te contamos cuáles fueron las historias más compartidas en Facebook, y lo que fue tendencia en Twitter e Instagram.

Planeta redes | Te contamos cuáles fueron las historias más compartidas en Facebook, y lo que fue tendencia en Twitter e Instagram.

Todas las semanas.

Recibir newsletter

El pánico dominó la situación. Según la información de la agencia AP, los padres advirtieron el olvido de su recién nacido una vez que el coche se había alejado, y a pesar de los intentos por llamarlo para que regrese, el taxista nunca se enteró de lo que acababa de ocurrir.

De acuerdo a lo apuntado este lunes por la policía de Hamburgo, la pareja se bajó del auto con su hijo mayor (de un año de edad) sin advertir que nadie había agarrado al bebé. Pagaron, se despidieron y recién cuando el auto había arrancado se dieron cuenta que habían olvidado al recién nacido.

De inmediato el padre reaccionó, persiguió al taxi a pie, corrió todo lo que pudo, pero el chofer no lo vio y siguió su camino. Para peor el bebé estaba dormido por lo que el taxista tampoco escuchó ningún ruido que lo hiciera darse cuenta que tenía un pasajero a bordo.

Para la pareja la incertidumbre se extendió varias horas. Es que el taxista no siguió su rutina normalmente sino que decidió tomarse un rato para descansar y comer algo. Llevó a su vehículo a un estacionamiento subterráneo, se fue a almorzar y descubrió a la criatura mucho después, cuando recogió a un nuevo pasajero en el aeropuerto.

Fue en ese momento, que el conductor decidió comunicarse con las autoridades para solucionar el problema. Rápidamente llamó a la policía y un rato más tarde llegó una ambulancia para examinar al bebé. Con la certeza de que el menor se encontraba en buen estado, se contactaron con los padres y finalmente llevaron al niño de regreso a su hogar.