La lucha de Cintia: tiene cáncer de mama y organizó una rifa para pagar su tratamiento

Sociedad
Lectura

Una paciente de 33 años organiza una rifa para conseguir más de 35 mil pesos para pagar el tratamiento contra el cáncer con un aparato que no está en funciones en

San Luis. Se trata de una técnica menos invasiva con radiación X que debe realizarse en la Fundación Escuela de Medicina Nuclear, en la ciudad de Mendoza.

Cintia Garro organizó una rifa para poder somerterse a un tratamiento con rayos X.

Cintia Garro organizó una rifa para poder somerterse a un tratamiento con rayos X.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Cintia Garro trabaja de moza en una confitería del microcentro de San Luis. Allí los compañeros le ayudan a vender la rifa para conseguir el dinero. Padece de cáncer de mama, ya se sometió a cirugía y luego quimio terapia desde septiembre de 2018 y finalizó en febrero último. Ahora los médicos le aconsejaron continuar con el tratamiento de rayos.

La provincia acaba de inaugurar un Centro Oncológico de alto rendimiento pero esa aparatología no está en funcionamiento todavía y sólo se están realizando tratamientos con quimioterapia. Aún continúa la puesta a punto de un acelerador lineal, que está siendo sometido a pruebas.

Estudios, estadía, comida, pasajes, entre otras cosas, es lo que debe afrontar la paciente Garro para poder comenzar con la siguiente etapa de su tratamiento en Mendoza.

Como es mucho dinero, junto su pareja, familiares, amigos y compañeros de trabajo organiza el sorteo. Cintia tiene a su mamá y tres hermanos que la acompañan a realizarse los tratamientos. En la confitería Migas, tanto los propietarios como sus compañeros, también colaboran para que se recupere.

Cintia Garro con su familia.

Cintia Garro con su familia.

Su vida dio un giro de 180 grados el año pasado cuando le detectaron un nódulo en su pecho izquierdo y le confirmaron que debía operarse urgente.

El 11 de junio de 2018 se sometió a una cirugía para extraer el cuerpo extraño y determinar si era peligroso o no. Los análisis determinaron que era maligno y que debía someterse al tratamiento para combatir el cáncer de mamas.

“No tenía síntomas, ni dolor pero el nódulo era palpable y se podía mover de un lado a otro. Enterarme de esto fue muy fuerte para mí”, declaró Cintia al sitio www.elchorrillero.com.ar.

“Fue todo muy sorpresivo – le dijo a Clarín- no tenía ningún síntoma raro, solo esa pelotita que se movía por eso fui al médico”.

Después del shock emocional que soportó en primera instancia, tuvo un pequeño alivio por buenos resultados que arrojó otro examen. En un estudio de los ganglios los profesionales le notificaron que no hay metástasis. Eso le dio fuerzas para seguir.

El 19 de septiembre arrancó con lo que la mujer describió la “parte más dura”: la quimioterapia. Durante seis meses se sometió una sesión cada 21 días, para luego realizarlas cada semana. Finalmente el 27 de febrero terminó.

“Según me dijeron los doctores fue exitoso y mi cuerpo pudo soportarlo”, señaló. En una de las consultas, su oncólogo particular le informó sobre el siguiente paso a seguir. Someterse a unos Rayos X “que en la provincia no existen”.

Debe asistir al Hospital “FuEsMeN” (Fundación Escuela de Medicina Nuclear) especializado en la materia.

Se trata, según contó, de un procedimiento “menos invasivo” que reduce la posibilidad de que órganos como el corazón o los pulmones presenten problemas a futuro.

Deberá someterse todos los días, de lunes a viernes durante seis semanas. Su inicio todavía no tiene fecha porque la obra social que tiene todavía “no determina cuánto será el porcentaje de cobertura”.

Una vez cumplidas las cuestiones administrativas, tendrá que realizarse una tomografía de rutina y en el lapso de dos semanas los médicos le darán una fecha estimativa para que pueda seguir luchando contra la enfermedad.

Por ahora, “todo viene bien y tengo mucha esperanza que funcione”, finalizó.

Tiene un valor de $150 y los premios son: una heladera con freezer, como primer premio; una torta de 2 kilogramos, como segundo y dos porciones de locro, como tercero.

A través del teléfono se escucha una voz jovial y optimista. Cintia pide a quienes quieran ayudarle que compren los bonos porque no quiere perder mas tiempo para poder culminar con el mal que la aqueja.

GS