Afirman que la canasta de productos con precios congelados es "obesogénica"

Sociedad
Lectura

Justo la misma semana en que la Secretaría de Salud, en conjunto con el INDEC, difundió la 4° Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR), donde se confirmó el alarmante escenario

de más del 60% de los argentinos con sobrepeso, el Gobierno publicó un listado de 64 “productos esenciales” que, en el marco de la corrida inflacionaria, mantendrán sus precios “congelados” por seis meses. Pero, ¿cómo son esos productos a nivel nutricional?

“Obsogénicos”, aseguran algunos de los principales expertos en alimentación. Por ejemplo Sergio Britos, director del Centro de Estudios sobre Políticas y Economía de la Alimentación (CEPEA): “La lista presentada como ‘esencial’ tiene preponderancia de alimentos que claramente tienen connotaciones obesogénicos: harinas, arroces y fideos comunes, una de las galletitas dulces con mayor contenido de azúcar… azúcar propiamente, polenta, carnes con alto contenido de grasas, rebozadores, mermeladas y polvo de cacao. Todos estos productos conforman unos 44 de los 64 ítems, ninguno de los cuales es esencial, al menos en lo nutricional-sanitario”.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

El CEPEA está en plena elaboración de una “Canasta Saludable” (CSA). “Estamos terminando de costear la canasta saludable con precios de marzo… la tendremos en siete o diez días. Pero podríamos adelantar que estos ítems que son esenciales como mucho representan el 20% del valor de esa canasta”.

Silvina Tasat, miembro de la Sociedad Argentina de Nutrición, también mostró preocupación por la famosa lista y advirtió que, “como siempre, faltan productos más saludables”: “Es realmente muy serio: no hay casi ninguna marca de lácteo descremado en la lista, lo que pone en un problema a las personas diabéticas, no pudiendo consumir yogures o leches, como recomendamos nosotros para la salud cardiovascular, con bajo contenido de azúcares”.

“Y ni hablar de las galletitas… hay alguna que otra que tiene semillas y fibra, pero no hay panes integrales, sólo galletitas. Y tampoco hay agua o gaseosas y jugos dietéticos, cuando somos el principal consumidor de aguas saborizadas y jugos azucarados. De hecho, hay vino pero casi no hay agua… sólo una marca”, apuntó Tasat.

Para la experta, es una situación alarmante, justo en la semana en que se difundió la Encuesta de Factores de Riesgo: “Estamos viendo cómo las personas con sobrepeso se transformaron en obesos, y juntos condenan el 66% de la población. El aumento también se vio en materia de diabetes, que pasó, desde la última edición de la Encuesta, del 9,8% a 12,7%”.

Britos también se mostró alarmado. Detalló que este anuncio surge en “un contexto claramente complicado para la economía familiar, cuando se difundió que dos tercios de la población adulta tiene sobrepeso y uno de los ejes del programa de prevención de obesidad infantil es precisamente la mejoría de la calidad nutricional de las intervenciones”.

El director del CEPEA explicó que “sólo veinte productos, entre los cuales se destacan muy saludablemente cuatro variedades de leches y nueve de yogures, sumando tres arroces parboil, dos aguas y dos galletitas con contenido de fibra interesante, se podría decir que son un acierto”.

“En síntesis, si la población realmente encontrara en las góndolas los productos ‘esenciales’ y los incorporase regularmente a su dieta, la contribución económica sería muy modesta pero a costa de seguir aumentando las condiciones que están llevando a la mayor epidemia de obesidad en el país”, concluyó Britos.