Los padres de "la casa del terror" de California se declararon culpables y quedaron un paso de la cadena perpetua

Sociedad
Lectura

En enero de 2018, el horror salió a la luz. Una joven de 17 años logró escapar de su casa en la ciudad de Perris, condado de Riverside, sur de California,

y advirtió a las autoridades que tanto ella como sus 12 hermanos era brutalmente torturados, maltratados y mantenidos en cautiverio por sus padres.

Poco más de un año después, más precisamente este viernes, el matrimonio Turpin se declaró culpable de 14 cargos y se encamina a pasar el resto de sus vidas en la cárcel.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

David Allen Turpin, de 56 años, y Louise Ann Turpin, de 50, se presentaron en una corte de este condado y aceptaron cargos por delitos de tortura, maltrato infantil y crueldad, los cuales les supondrán al menos 25 años de cárcel. El próximo 19 de abril será la audiencia en la que se conocerá la sentencia.

Inicialmente, la pareja se había declarado inocente de todas las acusaciones. Sin embargo, a fin de evitarse ir a juicio, cambiaron su declaración en una audiencia en la que Louise se quebró.

La vivienda de los Turpin, en Perris.

La vivienda de los Turpin, en Perris.

El fiscal de Riverside, Mike Hestrin, dijo en una conferencia de prensa que a fin de evitar que las víctimas tengan que testificar aceptó la declaración de culpabilidad de los padres, detenidos desde hace más de un año.

"Queremos justicia, pero esa justicia también es cuidar a las víctimas y no queremos que sufran más", recalcó el fiscal de distrito.

El caso se destapó luego de que la hija que logró escaparse por una ventana y llamó al teléfono de emergencia 911 para avisar que sus hermanas estaban "encadenadas a las camas" en el domicilio familiar, ubicado en la localidad de Perris.

Las autoridades descubrieron luego las penosas e insalubres condiciones en las que permanecían los 13 hijos, en ese momento con edades comprendidas entre los 3 y 29 años, quienes fueron atados con cuerdas y cadenas, encerrados en jaulas y algunos de ellos presentaban cuadros de desnutrición severa. Además, solo se les permitía ducharse una vez al año y nunca habían sido vistos por un médico.

"Es el caso más horroroso que he visto en toda mi carrera como fiscal", aseveró este viernes Hestrin, quien adelantó que la pareja será condenada a cadena perpetua, aunque luego de 25 años podría solicitar la libertad condicional. En ese caso, un tribunal tendrá que determinar si acepta el pedido.

Doce hermanos de los trece hermanos estaban sometidos a cautiverio, encadenados y hambreados por sus padres.

Doce hermanos de los trece hermanos estaban sometidos a cautiverio, encadenados y hambreados por sus padres.

El fiscal precisó que es "la condena más grande que se pueda lograr en California" después que el año pasado entró en vigencia una ley que no permite sentenciar a más de 25 años a una persona de la tercera edad sin tener una oportunidad de pedir libertad condicional.

Los 13 hijos de la pareja están a cargo de los servicios sociales del Condado de Riverside. "Decidimos que las víctimas han soportado suficiente tortura y abuso. Me reuní personalmente con ellas y, con toda seguridad, todos se sienten aliviados al saber que este caso se ha resuelto", dijo el fiscal. "Me cautivó mucho su optimismo, su esperanza en el futuro. Tienen ganas de vivir y grandes sonrisas”, cerró.