miamiherald

Encuentran vida en el lago más profundo e inexplorado de la Antártida

Sociedad
Lectura

El Lago Mercer suele experimentar temperaturas que bajan más allá de los 0°, pero no se congela. Es que esta gran extensión de agua subglacial -igual a tres veces la superficie

de Jujuy- recibe una intensa presión de la capa de hielo que la recubre y la mantiene aislada del resto del mundo hace más de 100.000 años. En ese lugar, un equipo de expertos acaba de hallar diferentes formas de vida. Es un hecho científico que prácticamente no registra antecedentes.

x

El descenso a las profundidades de este lago fue planeado durante años. La operación costo 5,2 millones de dólares y fue realizada por la organización norteamericana SALSA (en castellano, Acceso Científico a los Lagos Subglaciales de la Antártida) con el respaldo de la Fundación Nacional de Ciencia de los Estados Unidos.

Antartida, Encuentran vida en lo profundo del lago Mercer. FOTO EXPEDICION SALSA

Antartida, Encuentran vida en lo profundo del lago Mercer. FOTO EXPEDICION SALSA

Los expertos creían que iban a descubrir únicamente microbios unicelulares. Sin embargo, su esfuerzo dio frutos sorprendentes: contra todo pronóstico, se toparon con 10.000 células de bacterias por cada mililitro de agua. Y hasta aparecieron restos de crustáceos, tardígrados u osos de agua -conocidos por resistir a temperaturas extremas y altas presiones-, algunas plantas y hongos.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

La Antártida encierra más de 400 lagos escondidos bajo su blancura. El Mercer es el segundo en ser abordado por los humanos directamente y forma parte de una constelación de nueve lagos del sector occidental del continente, descubierta satelitalmente en 2006.

Sus aguas son dulces, aunque posiblemente, hace millones de años, tuvo contacto con el mar. Las condiciones resultan tan inhóspitas, que se asemejan a la de los océanos subglaciares de Marte y a las lunas de Júpiter o Saturno. Por eso, la exploración de este rincón virgen de nuestro planeta puede dar pistas sobre la biósfera en otros lugares de la galaxia.

Antartida, Encuentran vida en lo profundo del lago Mercer. FOTO EXPEDICION SALSA

Antartida, Encuentran vida en lo profundo del lago Mercer. FOTO EXPEDICION SALSA

El 26 de diciembre pasado, la exploración partió finalmente de la base norteamericana McCurdo. Una caravana de excavadoras, tractores y contenedores instalados sobre trineos recorrió los 1.046 km, hasta ubicarse en un campamento a 600 km del Polo Sur.

Cincuenta personas -entre las que había científicos, montañeros, militares y perforadores- formaron parte de este viaje único. Parte de tripulación viajó por aire y aterrizó en pistas construidas por excavadoras. La travesía duró semanas, por lo que fue necesario un sistema de calefacción, baños y cocina, donde se podía, incluso, cocinar pan. “Es el sueño de un científico, cada día es una fiesta y cada comida un banquete”, asegura un microbiólogo de la Universidad de Montana, que estuvo allí.

Antartida, Encuentran vida en lo profundo del lago Mercer. FOTO EXPEDICION SALSA

Antartida, Encuentran vida en lo profundo del lago Mercer. FOTO EXPEDICION SALSA

Un vehículo con radar -para evitar grietas- guió la comitiva. El 27 de diciembre, los expedicionarios alcanzaron la superficie del lago. Debieron tomar muchas precauciones para no contaminar el ambiente y se valieron de un robot capaz de tomar imágenes y extraer muestras. En total, se utilizaron 500 toneladas de equipamiento para perforar los 1.068 metros y 28 mil kilogramos de hielo que protegen al Mercer.

Según los estudiosos, los organismos recolectados habrían habitado lagos y riachuelos en las montañas de la Antártida durante períodos cálidos en que los glaciares retrocedieron, seguramente durante los últimos 10.000 o 120.000 años. Cuando el clima se enfrió de nuevo, más tarde, el hielo seguramente engulló de nuevo ese oasis de vida.

Las consecuencias del hallazgo son enormes. Por un lado, permite conocer más sobre el sistema hidrológico antártico y, por lo tanto, el movimiento histórico de los glaciares. A su vez, da pistas sobre los efectos futuros del calentamiento global. Pero eso no es todo. De acuerdo con John Priscu, jefe científico de la campaña, "podría abrir la puerta para conocer cómo son los requisitos indispensables para la vida, más allá de nuestro mundo. Por ejemplo, en el planeta rojo o bajo el hielo de las lunas de Saturno, que cuentan con entornos no tan distintos".

Aún resta que los científicos estudien las secuencias de ADN de las criaturas y daten el material con carbono. Lo que es seguro, es que la investigación en Lago Mercer abrió una puerta para conocer más sobre la Tierra y los planetas que nos rodean.