Insultó por Facebook a su ex marido, fue condenada y deberá retractarse en la red social

Sociedad
Lectura

Una mujer despechada escrachó durante tres años a su ex marido y su nueva esposa a través de Facebook. Publicó insultos y descalificaciones como "rata, maltratador, burro, misógino", en frases que

compartió con sus seguidores y los contactos personales y familiares del ex marido y su nueva esposa brasileña. El lunes pasado, la Justicia mendocina condenó a la mujer que hizo el posteo a pagar una multa de 10 mil pesos y a publicar la sentencia en sus redes sociales como un descargo a favor de las víctimas.

Newsletters Clarín
Planeta redes | Te contamos las historias más compartidas en Facebook, y lo que fue tendencia en Twitter e Instagram.

Planeta redes | Te contamos las historias más compartidas en Facebook, y lo que fue tendencia en Twitter e Instagram.

Todas las semanas.

Recibir newsletter

"Las redes sociales no son el ámbito adecuado para acusar a esta pareja, que fue agraviada durante tres años. Las injurias comienzan contra el hombre a través de Facebook en el año 2015. Y cuando el ex marido contrae matrimonio con una ciudadana brasileña, en 2017, los insultos fueron contra su nueva esposa", explicó la abogada Bárbara Peñaloza, especialista en derecho informático.

La sentencia recayó sobre Mónica Beatríz Molina (50), una licencia en Trabajo Social que ocupa un puesto en el ára de Violencia de Mujer en la secretaría de Desarrollo Social. Usó términos denigrante contra la nueva pareja de su ex marido, con el que tiene una hija de 9 años. "A la nueva mujer la llamaba gatita, mantenida, figuretti", contó la abogada. Estas difamaciones afectaron a la brasileña, quien nunca habia conocido personalmente a la mujer que la acosaba por redes sociales.

En sus expresiones en Facebook, Molina incluyo datos falsos: "Decía que su ex marido, con el que no llegó a casarse pero tuvo tres años de relación y una hija, no le pagaba la cuota alimentaria de la menor y en los mismos posteos, había fotos de los tickets que había cobrado por alimentos a su hija", explicó la abogada.

Pero en la sentencia, el juez Eduardo Mártiarena señala que el error fue tratar de hacer justicia por mano propia a través de la red social. "No es el ámbito para declarar por sus derechos. La Justicia mendocina demostró que está capacitada para hacer frente a estos casos que vulneran la dignidad humana en este discurso de mucho odio por las redes sociales", apunta Peñaloza.

El juez Martearena le aplicó una multa de 10 mil pesos a la mujer que hizo los escraches y la obligó a publicar el fallo durante siete días en su muro. Así considera que habrá una retractación pública. Los 10 mil pesos no lo recibe el ex marido sino que van para la Justicia. Si el ex esposo quiere reclamar un monto económico por daños y perjuicios, deberá recurrir a la justicia civil.

En el caso en que la mujer se niegue en publicar la retractación, estaría incurriendo en el delito de desobediencia que tiene pena de prisión.

Peñaloza dice que cada vez es más común que los problemas entre partes se quieran arreglar por las redes sociales, cómo cuando una persona le debe dinero a otro y lo denuncia en estos ámbitos públicos. Sin embargo, insistió: "La red social no es el medio para hacer denuncias, debe hacerse en una fiscalía".

Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.