"Acá no vengan a romper las pelotas", el ultimátum a una pareja gay en una pizzería de Palermo

Sociedad
Lectura

"Todo bien con que entre ustedes se chupen la pija pero acá no vengan a romper las pelotas". Tomás Rodríguez tiene 22 años y este domingo fue a cenar con su

pareja, Joaquín Guevara, a Accademia della Pizza, en Scalabrini Ortiz y Santa Fe. En diálogo con Clarín, contó que esa fue una de las cosas que, entre el encargado del local, dos mozos y un lavacopas, les dijeron después de echarlos del local y correrlos una cuadra y media.

Tomás y Joaquín, que denunciaron que los echaron de una pizzería tras besarse.

Tomás y Joaquín, que denunciaron que los echaron de una pizzería tras besarse.

"Fuimos a cenar con Joaquín al único lugar que encontramos abierto ayer hacia las 23. Nos sentamos uno al lado del otro y en un momento vino el encargado del local a decirnos que ése era un ambiente familiar y que nos fuéramos. Le dijimos que nosotros también éramos familia, pero nos echó", cuenta Tomás. "Nos shockeó y apenas pasó ese shock, nos fuimos. A la cuadra y media escuchamos gritos y nos alcanzó el lavacopas corriendo el lavacopas, que es más o menos de nuestra edad. Me pegaron en la espalda, en la cara, en la espalda", suma Tomás.

"Nos gritaban 'putitos de mierda, vengan a pagar la cuenta'. Nosotros no habíamos ido sin pagar porque nos habían echado. Quisimos pagar con tarjeta pero nos dijeron que en efectivo, vinieron con nosotros hasta el cajero y nos gritaban cosas. El odio en sus caras fue tremendo", reconstruye Tomás. Su relación con Joaquín es abierta, por lo que enseguida convocaron a Joaquín Sesma, la otra pareja de Tomás: "Nos asustamos mucho y fuimos a la comisaría 23 a hacer la denuncia. Esta mañana tuvimos que ir a Medicina Legal de la Policía para que constataran las lesiones. Hoy me duele mucho la espalda, nos forcejearon mucho a los dos", sostiene.

Tomás junto a sus dos parejas: Joaquín Guevara y Joaquín Sesma.

Tomás junto a sus dos parejas: Joaquín Guevara y Joaquín Sesma.

La denuncia pública de Tomás, hecha a través de su perfil de Facebook, no tardó en viralizarse. Alcanza con googlear el nombre de la pizzería para ver que el primer comentario sobre el local en la plataforma de recomendaciones de ese buscador es "homofóbicos y violentos". No es el único que hace alusión a los hechos denunciados por el joven: "Violentos, homofóbicos y chorros... Ojalá se caguen bien de hambre", dice otro.

"Me enteré de lo ocurrido por redes sociales, a partir de la denuncia. Hablé con el encargado y me dijo que una familia y una mesa con dos señoras hicieron señas cuando dos chicos en una mesa se besaron, y que se acercó a decirles que se trataba de un lugar familiar y si podían dejar de besarse. Por el solo hecho de acercarse a la mesa a decir eso lo desvinculamos inmediatamente", sostiene Sergio Rivadulla, socio y responsable de la pizzería.

"El encargado me dijo que los chicos estuvieron media hora más y que después se fueron corriendo sin pagar. Salió junto a un mozo y el lavacopas a correrlos y agarraron a uno de la mochila. Dice que no les pegaron. El encargado fue desvinculado porque lo que les dijo a los chicos no se condice con nuestra política, y los otros dos chicos están suspendidos hasta que se esclarezca lo sucedido", dice Rivadulla. "Me gustaría contactarme con los chicos para que sepan que me solidarizo y que lo que pasó no se condice con la política del local", agrega. Ante la consulta de Clarín sobre si se puso en contacto con los denunciantes por teléfono o redes sociales, Rivadulla responde que no.

Convocatoria al acto de repudio en Facebook.

Convocatoria al acto de repudio en Facebook.

"Este sábado habrá un acto de repudio frente a la pizzería. Este hecho que manifiesta el odio y la discriminación hacia nuestras identidades no es aislado: pasa en distintas ciudades de todo el país y en toda la región", enfatiza Tomás. Más de 500 personas sostuvieron que asistirán a la convocatoria en la publicación de Facebook que la difunde.