331 pasos y una esperanza: un joven paralítico logró caminar gracias a estimulación eléctrica

Sociedad
Lectura

Un equipo de investigadores de la Clínica Mayo en Rochester, Estados Unidos, logró que Jered Chinnock, un hombre que era parapléjico desde 2013, pudiera volver a dar unos pasos, gracias a

la estimulación eléctrica que recibió en la médula espinal y luego de 43 semanas de rehabilitación.

El paciente, de 29 años, se había lesionado la médula en un accidente con una moto de nieve, cinco años atrás. Entonces le diagnosticaron una pérdida completa de la movilidad por debajo de la lesión, lo que se traducía en que no podía moverse o sentir nada de la cintura para abajo.

Jered Chinnock, en una de las sesiones de rehabilitación (AP).

Jered Chinnock, en una de las sesiones de rehabilitación (AP).

Pero, según publicó la revista Nature Medicine, la estimulación eléctrica le permitió andar 102 metros, dando 331 pasos: usó un andador y contó con un apoyo en la cadera de parte de uno de los terapeutas.

En el artículo de esa revista especializada, el equipo de expertos -a cargo de Kendall Lee y Kristin Zhao- expresó que a partir de ahora tratarán de hacer más estudios de este tipo, a fin de probar la validez y eficacia del método.

¿En qué consiste? Implantan un electrodo cerca de la zona lesionada para que libere estimulación eléctrica. Pero nada es tan simple: según se detalla en la web de la Clínica Mayo, el electrodo se conecta con un dispositivo que genera pulsos bajo la piel del abdomen del hombre, que a su vez se comunica de forma inalámbrica con un controlador externo, lo que permite que las neuronas reciban la señal de, por ejemplo, "dar un paso".

La publicación detalla que el pacientepudo caminar durante 16 minutos. Según Kendall Lee, a cargo de la investigación, "lo que nos enseña este logro es que esas redes de neuronas debajo de una lesión de la médula espinal aún pueden funcionar después de la parálisis".

El doctor Kendall Lee, uno de los directores de la investigación (AP).

El doctor Kendall Lee, uno de los directores de la investigación (AP).

Norbert Weidner, director médico de la clínica para parapléjicos del hospital universitario de Heidelberg, opinó que el estudio está adecuadamente realizado, pero matizó el logro del experimento: dijo que, más allá de que haya caminado, el paciente no puede tomar las riendas de su día a día.

Agregó que por ahora se trata de la descripción de un caso, que además es especial, ya que la médula no estaba cortada por completo. "Es cuestionable hasta qué punto se podrá entrenar de la misma manera a otros pacientes paralíticos de cintura para abajo", opinó.

En los casos de paraplejía, la médula espinal del paciente queda tan dañada que las señales procedentes del cerebro no llegan, o apenas alcanzan a llegar a las piernas.

Jered Chinnock, en la Clínica Mayo (AP).

Jered Chinnock, en la Clínica Mayo (AP).

Jocelyne Bloch, del Centro Hospitalario Universitario Vaudois, en Lausana (Suiza) tampoco está totalmente convencida de los resultados del estudio. El paciente "puede dar un par de pasos con mucha ayuda, pero no hubo curación neurológica", explicó.

"Dar unos pasos en el laboratorio no significa que vaya a funcionar en casa y en el día a día, y que vaya a cambiar la vida del paciente", señaló.

La aplicación terapéutica de un sistema de electrodos ya había sido usada en otras patologías, como la parálisis cerebral.

Además, está en estudio en casos de enfermedades neurológicas y psiquiátricas,como los trastornos depresivos resistentes y el estrés postraumático. En esos casos, la técnica consiste en generar un campo eléctrico que envuelve ciertas neuronas y las "excita".

Fuente: dpa y Clarín

Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.