Aumentarán de 4 mil a 80 mil los espacios de estacionamiento pago en la calle

Sociedad
Lectura
el año que viene, los porteños deberán estar atentos a la hora de estacionar el auto en la calle: no solo pagarán por hacerlo en zonas donde antes era libre, sino que también estarán más expuestos al riesgo de que los vehículos sean acarreados por las grúas que comenzarán a circular por todos los barrios de la Ciudad, sin excepción.

El gobierno porteño avanza, casi sin reparos en la Legislatura, con la decisión de aumentar la cantidad de espacios medidos para estacionar en la calle. Así, el estacionamiento regulado pasará de los 4 mil puntos actuales a casi 80 mil. Es decir, veinte veces más. Si bien la nueva ley establece que el estacionamiento regulado alcanzaría al 40% de las calles porteñas, desde la Secretaría de Transporte de la Ciudad aseguraron que se afectarán menos arterias con la nueva reglamentación. En este sentido, aclaran que de los 284 mil lugares existentes para dejar el auto, el 78% (221.520) de los espacios para estacionar durante el día continuará siendo gratuito. Mientras que el 22% (62.480) restante será pago.

El futuro sistema también incluye el recambio de las actuales tickeadoras por 2.200 terminales multipropósito, multiespacio y autónomas, tales como las que se utilizan en otras ciudades del mundo. Como parte del futuro proceso de estacionamiento regulado, la Ciudad se dividirá en cinco zonas, que serán concesionadas, en las que se instalarán once playas de acarreo.

La ley también establece los tipos de tarifa que regirán a la hora de estacionar, y que se fijaron de acuerdo a la demanda de cada zona: progresiva y sencilla. El residente, que deberá tramitar un permiso, en tanto, podrá estacionar de manera gratuita hasta a 300 metros de su domicilio.

En detalle. La ley estuvo frenada por casi un año y medio a raíz de la presentación de un amparo, y recién en agosto pasado se aprobaron las modificaciones a la Ley 5.728 en el recinto legislativo. La nueva norma establece los lineamientos generales del estacionamiento medido y determina que la propiedad de los predios donde se instalarán las playas es de la Ciudad, uno de los puntos en cuestión.

Según fuentes legislativas, el próximo 23 de octubre se realizará la audiencia pública, mientras que a mediados de noviembre se estima que se aprobará finalmente. “No debemos perder de vista los beneficios que trae a los vecinos de la Ciudad el sistema de estacionamiento regulado. Por un lado, permite administrar de forma eficiente el uso del espacio público”, señaló Cristina García de Aurteneche, legisladora de Vamos Juntos y titular de la Comisión de Tránsito y Transporte de la Legislatura.

Tarifas. Uno de los ítems en los que más polémica genera la normativa es el relacionado con los tipos de tarifas que se aplicarán a la hora de cobrar el estacionamiento. Dependerán del lugar en el que se deje el vehículo. En las zonas comerciales, por ejemplo, se aplicará la tarifa progresiva, que aumentará a medida que transcurran las horas. Mientras que en las áreas con menos densidad de circulación de vehículos, regirá la sencilla. En el caso de los residentes del lugar, si la calle donde el vecino estaciona normalmente su rodado empezara a ser de pago, tendrá la posibilidad de inscribirse en un registro para estar exento de abonar la tarifa. Será por un solo auto y será necesario que el domicilio del residente y de radicación del auto coincidan.

Desde la oposición, critican los alcances de la futura normativa: “No tiene utilidad pública cobrar en barrios donde no es necesario el recambio del automóvil por hora. No es lo mismo cobrar el estacionamiento del vehículo en el Micro/Macrocentro o en centralidades barriales como Juramento y Cabildo, que cobrarlo en calles internas de Villa Ortúzar, Paternal, Flores, Floresta o Caballito, barrios donde el movimiento no es intenso”, aseguró por su parte Sergio Abrevaya, diputado del GEN. “Además, el Gobierno extenderá las grúas a toda la Ciudad. Es decir que si alguien estaciona mal en un barrio, no solo le van a cobrar la multa sino que van a llevarse el auto, algo que no es correcto ya que, según el código, un vehículo puede removerse porque obstruye la circulación y no por mal estacionamiento. Es un negocio en contra de los intereses del vecino”, agregó.

Las multas, más caras. Las actas por estacionamiento indebido ocupan el segundo lugar en el ranking de las infracciones más comunes en la Ciudad. Representan el 33,6% (1.389.968) de las totales durante 2017. Por este motivo, el gobierno porteño resolvió impulsar este nuevo sistema llevando el estacionamiento regulado a más zonas de Capital Federal.

El jueves pasado, en tanto, la Legislatura porteña aprobó una ley que lleva de $ 200 a $ 2.677 la multa por alcoholemia positiva. Y en los casos más graves, el juez podrá aplicar una sanción de hasta $ 17.850. Los valores se actualizarán cada seis meses siguiendo los aumentos de la nafta. Las sanciones económicas se expresarán en Unidades Fijas (UF), cuyo valor equivale al precio de medio litro de nafta de mayor octanaje de la que se vende en las estaciones YPF del Automóvil Club Argentino. Su valor actual es de $ 17,85.