Una muestra de esculturas eróticas en la vía pública encendió la polémica en España

Sociedad
Lectura

Hay quienes pasan a su lado y se escandalizan. Algunos se ríen incrédulos. Otros disfrutan de lo que están viendo. Pero a nadie les resulta indiferente. La polémica se instaló alrededor

de la muestra del artista alcoyano, Antoni Miró, a quien se le ocurrió instalar en los viejos muelles de Valencia una serie de esculturas eróticas para que todo el mundo las vea.

Son figuras hechas en acero negro, en varias poses sexuales explícitas, algunas de ellas huecas, basadas en antiguas figuras eróticas griegas.

Las esculturas están basadas en el antiguo arte erótico griego.

Las esculturas están basadas en el antiguo arte erótico griego.

"Las esculturas están inspiradas en los dibujos de la cerámica popular griega. No es que estuviera escondida, sino que hace 2.600 años era de uso cotidiano, diario. En algunos aspectos se ve que estaban más avanzados que ahora", afirma Miró.

Las esculturas fueron prohibidas durante la época en la que el Partido Popular español gobernó las administraciones valencianas. Ahora que La Generalitat, la municipalidad, está precedida por el socialista Ximo Puig, Miró fue habilitado a exponerlas ante el público general.

Las figuras se encuentran instaladas junto al emblemático edificio Veles e Vents, entre el agua y la antigua base del Alinghi. Una hilera de más de una docena planchas metálicas de gran tamaño –tanto la figura como su molde– evocan el arte griego con volúmenes en los que se distinguen penes, senos o genitales femeninos y que representan escenas en plena masturbación, a punto de realizar una penetración o una felación o practicar sexo anal.

Las escenas representan posiciones sexuales de forma explícita.

Las escenas representan posiciones sexuales de forma explícita.

"El paseo nos pareció un buen emplazamiento porque las esculturas están recortadas y a través de ella se ve el mar. Y el erotismo grecolatino plasma el deseo, la geometría moral y la desnudez como forma de armonizar con la naturaleza. Por otra parte, tienen un carácter más meditativo y espiritual que pornográfico. Me sorprende que se cree una polémica", añade el comisario, Fernando Castro en diálogo con el País de España.

Los valencianos y turistas que pasean por la zona descubren la muestra y algunos, escandalizados, la critican por ser demasiado explícita y plantean que debería estar en un sitio donde no pasen tantos niños. Otros, encantados, defendieron que es simplemente arte y representa la naturaleza y el cuerpo humano.

Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.