El policía Chocobar, más cerca del juicio: confirman su procesamiento por homicidio agravado

Sociedad
Lectura

La Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correccional porteña rechazó una presentación de la defensa del policía Luis Chocobar y de esta manera dejó firme su procesamiento por el delito de homicidio agravado por la utilización de un arma de fuego en exceso en el cumplimiento de un deber tras el robo a un turista en La Boca, según fuentes judiciales.

 

Todo indica que Chocobar va camino al juicio oral y público.. La resolución fue firmada por los jueces Mario Magariños, Daniel Morin y María Laura Garrigós de Rébori, integrantes de la Sala de Turno de la Cámara Nacional de Casación en lo Criminal y Correcional porteña.

Los magistrados consideraron inadmisible una queja interpuesta por la defensa del uniformado contra una resolución de la la Sala VI de la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional, agregaron las fuentes judiciales consultadas.

En febrero pasado, los jueces Julio Marcelo Lucini, Rodolfo Pociello Argerich y Mariano González Palazzo habían confirmado el procesamiento de primera instancia contra Chocobar, pero cambiaron la calificación: el uniformado pasó de estar acusado del delito homicidio cometido por exceso en la legítima defensa a homicidio agravado por la utilización de un arma de fuego en exceso en el cumplimiento de un deber.

 

En su resolución del 16 de febrero pasado, los camaristas, además de modificar la calificación legal, decidieron anular el embargo preventivo y sugirieron que se haga una reconstrucción de los hechos con la participación de peritos e integrantes del Cuerpo Médico Forense (CMF). Los jueces en el fallo aclararon que el uniformado no tuvo intención de matar.

El hecho 

El episodio por el que fue procesado Chocobar ocurrió el 8 de diciembre pasado a las 8.15 en la esquina de Garibaldi y Olavarría, en La Boca, cuando Juan Pablo Kukoc y su cómplice, de 17 años, asestaron diez puñaladas al turista norteamericano Frank Joseph Wolek para robarle dos cámaras fotográficas.

 

La escena fue advertida por tres vecinos que comenzaron a perseguir a ambos asaltantes. A esa persecución se sumó Chocobar, quien salía de su casa para ir a tomar el colectivo 24. Chocobar vive en La Boca, pero trabaja en la policía local de Avellaneda.

Para los jueces Lucini, Pociello Argerich y González Palazzo, el estado policial de Chocobar lo "obligaba a intervenir cuando conoció que Wolek fue víctima de un delito y, al menos de forma parcial, de la magnitud de la agresión, ya que vio [sic] que pedía ayuda en idioma extranjero y se tomaba el pecho del cual emanaba sangre".

 

Para los jueces Chocobar "no podía mostrarse indiferente. Debía neutralizar el riesgo que implicaba el comportamiento de los dos supuestos autores que habían exhibido un claro desprecio por la vida ajena y evitar que escaparan; esa era su prioridad".

Pero Lucini, Pociello Argerich y González Palazzo cuestionaron cómo resolvió la situación el acusado. Si bien primero Chocobar se identificó, dio la voz de alto y disparó en tres oportunidades de forma intimidatoria al aire, "al reiniciar el sospechoso su huida, el policía le efectuó otros disparos de manera directa, ingresando dos en su cuerpo que provocaron heridas que, tras dos intervenciones quirúrgicas, resultaron letales".

Los jueces calificaron la decisión de Chocobar de disparar como "excesiva en tanto provocó un daño superior al que quiso hacer cesar". Sí aclararon que no hubo intención de matar.

Según el fallo, no hubo aparente proporcionalidad en su respuesta, "máxime cuando el peligro al que habían estado expuestos los testigos [que habían corrido a los delincuentes para recuperar los objetos robados] había cesado. Solo permanecía vigente el que potencialmente representaba para otros peatones, frente al cual pudo adoptar medidas menos lesivas a la que escogió. Pudo reiterar los disparos intimidatorios, continuar la persecución o esperar la colaboración de fuerzas de seguridad que ya habían sido informadas de las novedades por el número de emergencias 911. Incluso por él mismo".

 

fuente lanacion

Informe Gabriel Di Nicola