Aprender 2017: los chicos leen un poco mejor pero siguen mal en matemática

Sociedad
Lectura

El Gobierno presentó los resultados de la nueva evaluación educativa. En la escuela secundaria el 62,5% de los alumnos ahora comprende textos. El año pasado era el 53.6%. Pero casi el 70% no llega a un nivel satisfactorio en Matemática. 

 

Los resultados de las Pruebas Aprender 2017, que presentó el Presidente este miércoles, muestran una mejora en el nivel de Lengua de los alumnos del último año del secundario. En Matemática, el desempeño bajo, que había quedado evidenciado en las evaluaciones de 2016, aún no se pudo revertir: cuatro de cada diez estudiantes del último año reconocen solamente conceptos numéricos básicos y apenas resuelven problemas simples. Según muestra el relevamiento, crecer en un contexto de vulnerabilidad social y trabajar durante el período escolar son factores determinantes que complican el rendimiento en el aula de los chicos.

En Lengua, 17,1 % de los estudiantes alcanzó un nivel avanzado mientras que el año pasado lo había hecho un 9,4% y en el Operativo Nacional de Evaluación (ONE) de 2013, un 11%. En tanto, tuvieron un desempeño satisfactorio un 45,4% este año, contra un 44,2% en 2016 y un 39,5% en 2013. En esta línea es que se habla de una evolución en los niveles más altos: el porcentaje de alumnos avanzados y satisfactorios pasó de un 50,5% en 2013 a 62,5% en 2017.

No ocurrió lo mismo en Matemática, la otra asignatura evaluada entre los estudiantes secundarios. Las ONE de 2013 mostraban que el 40% de los chicos estaba por debajo del nivel básico. Las pruebas realizadas tres años después reflejaban que un 40,9% seguía en esta situación. Y los resultados 2017 afirman que hoy un 41.3% no alcanza los conocimientos elementales.

En la primaria, los alumnos de 6° grado mejoraron tanto en Ciencias Sociales como en Naturales. En los ONE 2013, el 55,5% de los chicos había obtenido resultados avanzados o satisfactorios en Sociales mientras que en Aprender 2017 llegó a esos niveles el 65,6%. En el mismo período, pasó de 53,2% a 67,5% el porcentaje de estudiantes que superaron el básico en Naturales.

La brecha entre los que más y menos tienen quedó reflejada en los números. Tanto en primaria como en secundaria y en todas las áreas evaluadas, los estudiantes que viven en un contexto socioeconómico bajo consiguieron peores resultados que los de niveles medios y altos.

Trabajar en la etapa escolar es otra de las variables que fue analizada. De allí surgió, por ejemplo, que están por debajo del nivel básico en Lengua el 23,6% de los alumnos que trabajan. Esta cifra se reduce al 16% entre los que no cuentan con un empleo remunerado. En Matemática presentan un nivel menor al elemental el 46% de los que trabajan contra un 39,9% de los que no trabajan. Esta realidad atraviesa al 25% de los hombres que se encuentran en el último año del secundario y al 17% de las mujeres. Entre los estudiantes empleados, un 29% pertenece a un contexto socioeconómico bajo, un 21% a estratos medios y un 13% a altos. Otra dato, en este mismo sentido, es que la proporción de estudiantes en el nivel más alto de desempeño es casi el doble entre los que no trabajan en comparación con quienes sí lo hacen.

A pesar de esto, el Gobierno afirma haber identificado más de 4.500 escuelas primarias y secundarias que lograron romper la barrera del contexto. Si bien están ubicadas en las zonas más vulnerables sus resultados superaron la media nacional. 

Para el ministro de Educación de la Nación, Alejandro Finocchiaro, “la capacitación en formación situada y virtual a los docentes en comunicación y comprensión lectora contribuyó al avance de los estudiantes en Lengua” aunque también sumó, dice, “la reacción del sistema educativo” con estrategias puntuales tras conocerse los resultados de Aprender 2016. Estas pruebas fueron cuestionadas por algunos gremios docentes que criticaron su metodología y aseguraron que buscan estigmatizar la figura del maestro al responsabilizarlo por "supuestos resultados negativos".

El año pasado, el Ministerio de Educación seleccionó 3000 escuelas a las que llamó Faro, en base a sus bajos resultados en Aprender 2016 y en el contexto de vulnerabilidad en el que se encuentran inmersas. Consultados por Clarín sobre las acciones concretas realizadas y a seguir en ellas, aseguraron que “recién este año se está desembarcando en estas escuelas” y que la intervención tendrá un carácter “pedagógico”. Aclararon que otros temas, como la infraestructura de los establecimientos, depende de las provincias.

 

fuente clarín