Día de la mujer: la Justicia condena a las empresas de colectivos porque sólo contratan hombres

Sociedad
Lectura

Un juez del fuero laboral ordenó que elaboren un protocolo de buenas prácticas a la hora de seleccionar personal.

 

¿Por qué no hay mujeres colectiveras en el área metropolitana? Simplemente porque, aunque estén calificadas para el puesto, no las contratan. Así lo acreditó la Justicia, que hizo lugar a un recurso de amparo presentado por una chofer y condenó al Ministerio de Trabajo de la Nación y a las empresas de transporte por discriminación.

En 2014, Erika Borda buscó ayuda en la Defensoría General de la Nación, porque a pesar de contar con los requisitos para desempeñarse como chofer de colectivo, no conseguía empleo porque las empresas del sector sólo contratan hombres. La defensora general de la Nación, Stella Maris Martínez, creó un equipo de trabajo para llevar adelante el reclamo individual de Borda, pero también una acción colectiva para cuestionar la discriminación estructural en el acceso al empleo por motivos de género.

Día de la mujer: la Justicia condena a las empresas de colectivos porque sólo contratan hombres

Casi todos los colectiveros son hombres. Foto: Rolando Andrade

Así, la chofer presentó su amparo con el patrocinio la coordinadora de la Comisión sobre Temáticas de Género de la Defensoría, Raquel Asensio, y del coordinador del Programa de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la institución, Sebastián Tedeschi.

En el reclamo, Borda pidió que las empresas de transporte urbano de corta distancia del área metropolitana adopten una política de selección y contratación del personal no discriminatoria y que se fije un cupo femenino. También se demandó al Ministerio de Trabajo de la Nación para que, como autoridad de aplicación en materia laboral, adopte las medidas necesarias para hacer cesar las prácticas discriminatorias que afectan a las mujeres en el acceso al trabajo en el transporte público.

El amparo también apuntó contra el Convenio Colectivo de Trabajo (CCT) 460/1973, que rige la actividad del personal de autotransporte colectivo de pasajeros "por ser violatorio del principio de igualdad, ya que sólo contempla a hombres para los puestos de chofer de colectivos urbanos".

El caso recayó en el Juzgado Nacional del Trabajo N° 50. Su titular, Raúl Horacio Ojeda, hizo lugar al amparo porque acreditó que, efectivamente, a pesar de que hay mujeres en condiciones de trabajar como conductoras de colectivos, las empresas sólo toman hombres para esos puestos.

Para revertir la situación de desigualdad demostrada en la causa, Ojeda les ordenó a las empresas de transporte de pasajeros que diseñen un protocolo de buenas prácticas en la selección de personal que contemple la cuestión de género. También determinó que el Ministerio de Trabajo de la Nación debe velar por el cumplimiento de las normas que establecen el derecho a la igualdad en el acceso al empleo cuando controla la legalidad de los convenios colectivos de trabajo.

De hecho, por orden del juez, cuando se negocie cualquier contenido del convenio colectivo del sector -que data de 1973- el Ministerio de Trabajo deberá tener en cuenta "la necesidad de actualizar sus contenidos a nuestras pautas culturales actuales”, y en forma acorde a los tratados internacionales de derechos humanos y los Convenios de la OIT sobre no discriminación.

Por último, el magistrado le pidió al Estado Nacional que verifique el cumplimiento de la ley 25.674, de cupo sindical femenino, y ordenó la remisión de la sentencia a la Comisión Tripartita para la Igualdad de Oportunidades (CTIO-Género) de la cartera de Trabajo.

En su fallo, y citando el dictamen de la fiscal Liliana Noemí Picón, Ojeda consideró que “la equidad de género constituye un elemento esencial dentro del paradigma del desarrollo humano y la violencia contra la mujer, en cualquiera de sus aspectos, revela un problema de derechos humanos”.

Día de la mujer: la Justicia condena a las empresas de colectivos porque sólo contratan hombres

En Vicente López hay una línea de colectivos municipal que sólo tiene choferes mujeres.

En 2014, la Corte Suprema de Justicia de la Nación falló en un caso similar. En aquella ocasión, la demandante era Mirtha Sisnero, que denunció que las empresas de transporte urbano de Salta no le daban empleo a pesar de cumplir con los requisitos para el puesto de colectivera.

La Corte concluyó que se había vulnerado “el derecho constitucional de las mujeres en general, y de la actora en particular, a elegir libremente una profesión o empleo y a no ser discriminadas en el proceso de selección, en el caso, a los fines de acceder a un empleo como conductora de colectivos”.

En la ciudad de Buenos Aires, el grupo Plaza es el único que contrató mujeres como choferes, a partir del año 1998. Y en Vicente López, los colectivos de la línea municipal gratuita Bicentenario están conducidos exclusivamente por mujeres.

 

fuente clarín