Claves para disfrutar del nuevo polo gastronómico de Saavedra

Sociedad
Lectura

En el boulevard García del Río, en su límite con el Parque Saavedra, se está consolidando un circuito gastronómico, un espacio multitarget: el boulevard da aire y vida a la

zona, y se funde en una plaza con bicisendas. La gente pasea a sus mascotas o estira el ocio al resguardo de soles inclementes, junto a agrupaciones de runners que trotan a toda hora. Todos se entrecruzan con los visitantes gourmet. Vamos a recorrer la zona.

Meriendas y almuerzos

En una pintoresca esquina se encuentra Moshu un espacio con interesantes opciones de cafetería, pastelería, desayunos, almuerzos, brunch, y un novedoso servicio de picnic para disfrutar al aire libre. El chef propietario, Lucas Villalba, cuida y observa todos los detalles para que la estadía sea totalmente placentera: productos frescos, de calidad, destacable panadería y pastelería, en un espacio repleto de historias y muy buena atención. La torta Red Velvet, la carrot cake y el brownie de Nutella son las estrellas de la carta. Mobiliario de madera y aroma a cocina casera.

Whoopies, una gran esquina con muchas opciones dulces para comer

Whoopies, una gran esquina con muchas opciones dulces para comer

Whoopies tiene un local muy grande y luminoso. Una esquina con mesitas afuera y un local con dos pisos. Las tentaciones dulces son la principal propuesta destacándose los whoopies,cupcakes, cuadrados y donas. La limonada frozen de menta y jengibre se ve en la mayoría de las mesas. También se puede pedir pomelada o licuados naturales y hamburguesas, ensaladas o pizzas.

Lugares para no perderse

Tocá para explorar los datos.



Infografía: Clarín

Para comer a toda hora

Cócteles de autor, cocina de inmigrantes -España, Italia, Europa del Este, Criolla- con técnicas de un alto nivel culinario, rotisería y panadería de masa madre, son algunas de las propuestas de Jornal, cocido a mano. Se pueden apreciar antigüedades en todo el local: una máquina de cortar fiambres de los años 50, antiguos candelabros, dos imponentes arañas que cuelgan de los techos, entre otros. Metal, concreto, madera y piedra son los elementos principales de los que se compone este restaurante, envuelto en una pecera con vidrios polarizados y persianas americanas. La carta del salón muestra opciones de achuras, vegetales, pescados, mariscos, carnes, pastas, entre otros. Pegadito se encuentra la “rotisería gourmet” y panadería propia en base a masa madre. Se destaca en los brunchs, sábados, domingos y feriados, con todo lo que tiene que tener uno de nivel: huevos benedictinos, croissant, quesos, tostadas de pan de masa madre. Para beber: Aperol Spritz e infusiones, son parte de una amplia oferta.

Brunch de Jornal

Brunch de Jornal

García Almacén es un restó donde se respira buena vibra. Calidez en la decoración, los platos y la atención. Ciclos de cine, muestras de arte, teatro, conciertos, presentaciones de libros, son algunas de las actividades que tienen lugar en la sala cultural, que también cuenta con una linda terraza para beber algo antes del comienzo de cada evento. Una propuesta especial es la de los días jueves, “Libros Libres”, una idea para que éstos circulen. Ese día quien concurre al local puede elegir cualquiera de la variedad de libros que se exhiben para llevarlo, sin que nada se pida a cambio. Jugos y batidos naturales, desayunos y meriendas y almuerzos que ofrecen un plato del día o las opciones de la carta.

Garcia Almacén.

Garcia Almacén.

El último en llegar a la zona, fue Dandy. Justo en la entrada del Parque impacta la vista con un enorme salón vidriado. El restaurante cuenta con dos pisos, varios salones tanto en el interior como en el exterior, cocina a la vista, una gran barra en el centro, huerta y terraza. Mantiene el estilo industrial, cálido y descontracturado, pero sofisticado: un estilo acorde a su nombre. Súper luminoso con inmejorable vista. El menú de Dandy Saavedra mantiene la línea del confort food, con sándwiches estilo como el Lomo Dandy 1963 y el Pastrón a la Leña, con pepinos agridulces y relish. Además de las carnes en cocción lenta y las pizzas horneadas en el momento, en la gran barra central del salón se sirven tapas, cócteles clásicos y otras bebidas. También cuenta con un salón de cafetería y el sector de heladería.

Comederos

Lo de José es una parrilla tradicional y bien de barrio. Hace diez años que están en la zona y dicen ser los pioneros. Las mesas están en la vereda, formando un largo cordón que custodia la parrilla donde se cocinan todo tipo de cortes de carne, siendo el vacío lo más pedido. También ofrecen minutas. Por su parte, La Cantina en su gran salón con manteles a cuadros, donde se puede comer cocina de bodegón clásica: minutas, carnes al horno, milanesas y pastas y postres caseros. Un lugar ideal para ir en familia.

En plan amigos

En una esquina con vista a todo el parque se encuentra Cornelio de Saavedra con un look vintage que incluyen chapas en las paredes, manteles de hule y decoración retro. Hay cervezas tiradas e importadas, cócteles y para acompañar buñuelos, bastones de mozzarella, milanesas enormes, papas fritas completas, pizzas y empanadas entre otros platos. Siguiendo con estéticas producidas, se puede dar un paseo por Sambuche Beer Park, un espacio al aire libre que recuerda las ferias gastronómicas con foodtrucks. Al fondo, pasando por las mesas comunitarias (todas diferentes), en el espacio cercado por neumáticos se puede ordenar cervezas tiradas, y al costado se pide la comida, todo plato entre dos panes, como su nombre lo indica: hamburguesas, cuadril, bondiola, salchichas… Funciona desde las 17. Esquina Taki se destaca por las cervezas tiradas artesanales e importadas y la oferta gastronómica que gira en torno a ellas: variedad de hamburguesas (carne, cerdo, pollo, lentejas y hongos), pizzas y empanadas.

Heladerías

En Occo se puede degustar helados "exóticos", tomar un café o almorzar.

En Occo se puede degustar helados "exóticos", tomar un café o almorzar.

Si buscan cremas heladas poco convencionales Occo es el lugar indicado. Sabores clásicos y mezclas como vainilla y lavanda con semillas de amapola, dulce de leche con nutella y marroc o chocolate con naranja y cerveza negra, por citar algunos. También ofrecen café, jugos naturales y ensaladas, y una vista plagada de árboles y aire libre. En la otra punta del parque está Barocca  una heladería que también sirve almuerzos con pizzas, ensaladas y sándwiches, cenas y meriendas con cafetería y tortas caseras.

Si le gusta explorar comidas y estilos, vaya de paseo a una zona que conserva aroma a barrio y respira los entrañables tangos del Polaco Goyeneche, recordado nativo de Saavedra. No tendrá grandes dolores de cabeza para estacionar y encontrará lugares tradicionales, de vanguardia o refugios top, con un plus: la cálida sensación de cercanía con el visitante.