Condena por acoso al ex director el San Martín: "Enfrentamos el miedo y pudimos celebrar", dijo una de las víctimas

Sociedad
Lectura

El ex director del Centro Cultural San Martín, Diego Pimentel, fue condenado este jueves en un juicio abreviado a 5 días de prisión en suspenso

en una causa por acoso sexual y maltrato que iniciaron hace casi un año dos mujeres que cumplían funciones en su equipo de trabajo. La información se conoció a través de un comunicado del Ministerio Público Fiscal porteño donde explica que el imputado “reconoció su responsabilidad ante la fiscal Claudia Barcia”, a cargo de la UFI especializada en violencia de género​.

Este viernes, Anahí de la Fuente, una de las denunciantes, agradeció a la Justicia y a diferentes organizaciones por el apoyo y el acompañamiento durante el proceso que derivó en la condena. A través de una carta, expresó: 

"Hace un año, mi compañera y yo nos encontrábamos en nuestro lugar de trabajo, lidiando con los malos tratos y el acoso sexual de nuestro ex jefe, un funcionario público perteneciente al Gobierno de la Ciudad, Director General del Centro Cultural San Martín", comienza la carta. 

Sigue: "A partir del momento en que decidimos enfrentar el miedo que nos ocasionaba nuestro “poderoso” agresor y relatar públicamente lo sucedido, comenzamos a librar una batalla legal y mediática, un duro proceso judicial y una serie de cuestionamientos con los que parte de la sociedad quiso amedrentarnos y revictimizarnos".

De la Fuente recordó que en el mes de diciembre lograron la reincorporación a sus  puestos de trabajo, luego de que "el Ministro de Cultura considerara que el despido había sido ilegal y arbitrario". Y celebra el fallo que condenó a Pimentel.  "Hoy podemos celebrar una condena ejemplar ya que Diego Pimentel tuvo que reconocer los hechos que denunciamos: maltrato físico y acoso sexual", dice. 

En efecto, Pimentel fue condenado a 5 días de arresto en suspenso, a abstenerse de tomar cualquier tipo de contacto directo o indirecto por cualquier medio con las denunciantes, a asistir por el término de un año a un curso para varones violentos y a realizar veinte horas de tareas comunitarias en la Federación Argentina LGTB.

"Este triunfo no hubiese sido posible sin el equipo que formamos junto a nuestras abogadas de la Red de Abogadas Feministas, Jimena Gibertoni y Yamila Carballido; el compromiso de les testigues (compañeros que arriesgaron sus propios puestos de trabajo) y el gratificante trabajo de todo el equipo de la Fiscalía PCyF Nº 16, a cargo de la Dra. Claudia Barcia", agradece la denunciante.

También cita el apoyo de los colectivos transfeministas, Actrices Argentinas, Red de Abogadas Feministas (RAF), Autoras, MUCABA, Músicxs Unidxs en CABA, Musiques Unides Transfeministas del Oeste (MUTO), Fieras, Mujeres Audiovisuales, ABOFEM, Estudiantes de artes multimediales de la UNA y "todos los medios de comunicación que difundieron nuestro caso con respeto y responsabilidad".

Y finaliza: "Espero que esta condena sirva para ejemplificar lo que la justicia puede hacer a la hora de tratar con casos de violencia de género, para reeducar una sociedad patriarcal que ante situaciones de este tipo prefiere primero dudar y juzgar antes que contener y actuar, y por supuesto, para fortalecer a quienes son víctimas de violencia y aún no se animan a hablar".

GS