Crimen de Villa Gesell: para el fiscal de Dolores, la intención de los rugbiers "era matar a Fernando Báez Sosa"

Sociedad
Lectura

El fiscal general de Dolores, Diego Escoda, aseguró este miércoles que, según la investigación que llevan adelante, la intención de los acusados por el crimen de Villa Gesell

era “matar a Fernando” Báez Sosa, el joven que murió en la madrugada del sábado pasado tras ser atacado por un grupo de rugbiers.

Además, afirmó que "nada indica que estuvieran bajo los efectos de alcohol o drogas" al momento de ser detenidos en la casa en la que vivían en esa ciudad costera.

“Lo que sostiene la fiscalía, y al menos hasta ahora comparte el juzgado, es que ellos salen con la intención de dar muerte, predestinados a golpearlo hasta este resultado. Y la alevosía se da porque los golpes se dan cuando la víctima estaba de espaldas y con la superioridad numérica entendemos que actuaron sobre seguro”, explicó Escoda.

"Hay una persona desvanecida que se la sigue golpeando, hay un dolo directo. Luego será un tribunal criminal quien decida”, añadió.

El martes, la Justicia procesó a Máximo Thomsen y Ciro Pertossi por el delito de “homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas”, mientras que los otros 8 detenidos quedaron acusados como partícipes necesarios. Además, ordenó la liberación de Pablo Ventura, el joven que había sido detenido en Zárate.

Según Escoda en declaraciones a TN, el delito por el que están acusados los imputados tiene una pena de prisión perpetua y que luego de la realización de las ruedas de reconocimiento se determinará si a los detenidos se les mantiene o les modifica la calificación. Además, explicó que la falta de antecedentes judiciales no sirven como atenuantes.

El funcionario del Ministerio Público adelantó además que “se va a realizar una pericia scopométrica, que es el cotejo entre el dibujo de la zapatilla y una impronta que hay en el rostro de la víctima para ver si coincide con el calzado".

Todos los procesados permanecen alojados en dependencias policiales, aunque la Justicia de Garantías ya solicitó su traslado a una unidad carcelaria. 

JPE