Licencias por paternidad: ya hay empleados que tienen hasta seis meses, pero no todos se la quieren tomar

Sociedad
Lectura

"No creo que me los tome. No me veo seis meses con licencia por paternidad. Lo más probable es que me tome los tres meses que Vero, mi señora, va a

tener después del parto. Me cuesta verme inactivo tanto tiempo, porque soy muy inquieto".

No lo dice un alemán, ni un finlandés. Héctor Abeiro es tan argentino como vos. Trabaja de visitador médico en el laboratorio Sanofi, que acaba de ampliar la licencia parental a seis meses con goce de sueldo sin distinción de género, modelo familiar, si son padres biológicos o adoptivos.

Sí, medio año. Una diferencia abismal a los dos días que obliga la ley argentina para los empleados privados. 

Héctor va a ser papá por tercera vez y además tiene dos nietos. A sus 63 "añitos", espera que Lourdes nazca en mayo. "Soy muy inquieto. Aparte de mi trabajo hago otras cosas. Estar seis meses inactivo me resulta raro", dice quien entrena cuatro veces por semana, participa en carreras de aventura, participa en un taller literario, y escribe cuentos.

Hector Abeiro trabaja en Sanofi y podrá tomarse hasta 6 meses de licencia por paternidad (Mauricio Nievas).

Hector Abeiro trabaja en Sanofi y podrá tomarse hasta 6 meses de licencia por paternidad (Mauricio Nievas).

"Lo que sí me resulta innovador, algo totalmente loco, es que hoy la compañía tome esa decisión frente a una ley de contrato de trabajo que aplica solamente dos días para el padre. Pone en igualdad de condiciones al varón y a la mujer", sigue Héctor.

Para Natalia Gherardi, directora ejecutiva del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), la licencia por paternidad es uno de los aspectos que hay que abordar para mejorar las condiciones para el cuidado en la primera infancia.

"Permite a las familias disponer de tiempo para cuidar, es decir, para atender las necesidades físicas, biológicas y emocionales de las personas que integran las familias. Queda claro que contar con solo dos días es totalmente insuficiente", comenta.

Conciente del tema, otra empresa que se suma a la tendencia es el Banco Galicia. Ya ofrecía 15 días de licencia y luego la extendió a 30 días corridos. "A su vez,  sumamos a los padres al beneficio de reincorporación gradual después del nacimiento de los hijos, que ya existía para las madres", explica Lucila Pavicic, líder de clima y beneficios.

Ese tiempo se tomó Mariano Caretto, ejecutivo de servicio al cliente, cuando llegó a su vida Elena Margarita. "Estoy muy contento. Los primeros 10 días fueron de contención para la madre y estar muy pendiente de mi hija. Ir a los médicos, estar de acá para allá. A partir de los 15 días pude empezar a disfrutar de la gorda, sacarla a pasear, llevarla a casa de los abuelos", cuenta.

"En un momento pensé: 'si tuviera una licencia común, mañana tendría que ir a trabajar'. Nació un jueves, el lunes hubiera vuelto. Y no sabíamos nada, no estábamos tranquilos. No iba a poder. Ahora me vuelvo a trabajar tranquilo. La gorda ya come bien, ya fuimos a todos los médicos y los principales trámites están realizados", sigue el primerizo.

Para Mariano Garreto, 30 días de licencia por paternidad fue "un tiempo ideal" (Constanza Niscovolos).

Para Mariano Garreto, 30 días de licencia por paternidad fue "un tiempo ideal" (Constanza Niscovolos).

Con respecto a los 30 días, Mariano los considera "un tiempo ideal". "Mis amigos me dicen: 'Uh, qué bueno'. Y la verdad que sería lo ideal para todos", opina.

En este punto, Mariano y la abogada Gherardi coinciden: el tiempo es un factor fundamental. "El empleo generalmente insume la mayor parte del tiempo de las personas adultas ocupadas, y las licencias permiten pensar el tiempo para el cuidado en su dimensión social", dice la abogada.

"Es imprescindible establecer un régimen de licencias más realista. Dos días para un padre, claramente no responde a las necesidades. Ampliar esa licencia es un punto de partida para ir hacia una organización social del cuidado más justa", subraya Gherardi.

En la misma línea, la compañía de seguros MetLife extendió la licencia para los padres a 14 días corridos. Además, les brinda un reintegro por guardería y jardín de infantes hasta los cinco años, y ayuda en útiles escolares. Estos beneficios aplican tanto para los padres biológicos como los adoptivos.

Diego Pokorski trabaja en MetLife y tuvo licencia por paternidad de 14 dias (Martín Bonetto).

Diego Pokorski trabaja en MetLife y tuvo licencia por paternidad de 14 dias (Martín Bonetto).

Allí trabaja Diego Pokorski, como actuario. Su primera hija, Micaela, nació en noviembre. "Me tomé ese beneficio y fue súper útil, muy bien aprovechado. Para mí tiene dos ventajas principales. La primera es poder pasar el mayor tiempo posible con la nena recién nacida. Y la segunda es ayudar a la madre y en las cosas de la casa", comenta.

No "pegar el ojo" fue uno de los problemas que Diego -como muchos padres- tuvo que atravesar. "Las primeras noches fueron complicadas. Mica agarraba recién el sueño a las cinco de la mañana y tiraba tres horitas, que es cuando yo tendría que haberme levantado para ir a trabajar", calcula.

Varias empresas lanzaron programas en la misma línea. Una de las pioneras fue Natura: desde 2016 ofrece una licencia por paternidad de 40 días. Es una de las iniciativas de la compañía en materia de igualdad de género, que se extiende también para casos de adopción y parejas del mismo sexo.

En Johnson & Johnson Argentina los hombres gozan de ocho semanas adicionales de licencia a sus empleados que acaban de ser padres. Se la pueden tomar dentro del primer año de vida del hijo, fragmentada de la manera que prefieran, o toda de corrido.

La agencia de viajes Despegar brinda a los empleados 21 días de licencia, que se deben tomar de corrido. En Avon la licencia se extiende a 15 días y también pueden optar por un "soft landing" (retorno paulatino al trabajo) de hasta tres meses. Mientras que Siemens otorga una licencia de 14 días corridos a partir de la fecha de nacimiento. 

¿Qué dice la ley?

La ley argentina establece como obligatorios dos días de corrido para los empleados privados. Es así desde hace 44 años, cuando entró en vigencia la Ley de contrato de trabajo (Ley 20.744). Y es una de las licencias más cortas de América Latina.

La regla no es común en todos los rubros ni en todo el país. Las licencias por paternidad en Argentina varían según el sector y la provincia.

En la Ciudad -donde buscan erradicar el concepto de “padre”- desde 2018 los empleados y empleadas progenitores no gestantes del estado porteño tienen 45 días de licencia por nacimiento. Y pueden sumar 30 días si ambos son empleados del Gobierno. Este beneficio abarca cuatro escalafones: empleados generales, docentes, salud y policía.

Hector Abeiro espera su tercer hijo (Mauricio Nievas).

Hector Abeiro espera su tercer hijo (Mauricio Nievas).

"Desde hace 10 años hay decenas de proyectos de ley en el Congreso Nacional y las legislaturas provinciales, que abordan de distintas maneras los temas vinculados con el cuidado y las licencias", explica la abogada Natalia Gherardi, directora ejecutiva de ELA.

"Para avanzar hay que tomar otras decisiones antes. ¿Se reforma sólo la Ley de Contrato de Trabajo? Y en ese caso, ¿sólo las licencias de paternidad? ¿O se analiza la ley en un contexto más amplio para considerar las licencias parentales (más allá del momento de nacimiento y/o adopción) y también el cuidado de otras personas de las familias?", indaga Gherardi.

A Diego le costó dormir por las noches (Martín Bonetto).

A Diego le costó dormir por las noches (Martín Bonetto).

Otra "pregunta urgente" -sigue Gherardi- es si se mantiene el esquema actual o se asume el desafío de pensar "en un régimen integral y de alcance universal", que considere también a las personas auto-empleadas, como los monotributistas.

Según la "Radiografía de los padres argentinos" publicada por CIPPEC el último junio, apenas la mitad de los varones acceden a la licencia de paternidad. Se debe a que, entre los ocupados, el 52% tiene un empleo asalariado formal, el 24% trabaja por cuenta propia y el 18% son asalariados informales.

El mismo informe desprende que el 41% de los varones son padres, tienen en promedio 47 años, trabajan unas 43 horas semanales (5 más que los hombres que no son padres) y solo el 49% realiza tareas domésticas, mientras que el 90% de las mujeres -madres y no madres- realiza estas tareas.

PS