La ciudad de Santa Fe amaneció con decenas de evacuados, cortes de luz y problemas en el Hospital de Niños

Sociedad
Lectura

Con un alerta por tormentas fuertes vigente hasta la tarde en el centro y norte provincial, la ciudad de Santa Fe amaneció con una decena de familias evacuadas debido a la

abundante lluvia que se desató ayer. El intendente Emilio Jatón confirmó que se activó el protocolo de emergencia mientras el Gobierno provincial colaboraba en paralelo con la asistencia a otras localidades damnificadas por el temporal.

La Municipalidad informó que cayeron 229 milímetros en 18 horas y en algunos sectores esa cifra rozó los 250.

Las autoridades abrieron dos centros para recibir a 38 personas procedentes de los barrios Schneider y Los Jesuitas por el anegamiento de calles. A esto se sumaron unos 90 reclamos por cortes de luz. A través de un comunicado, la Empresa Provincial de la Energía (EPE) detalló por la mañana que los trabajos de reparación se enfocaron “especialmente en el sur de la capital y en sectores del corredor de la Ruta Provincial 1”.

Uno de los puntos más afectados por las precipitaciones fue el Hospital de Niños Orlando Alassia, donde el ministro de Salud, Carlos Parola, se hizo presente ante la denuncia de filtraciones en techos y paredes. Uno de los principales inconvenientes fue el ingreso de agua en los quirófanos a través de las aberturas donde están montados los equipos de aire acondicionado.

Tres de las cuatro salas quedaron inutilizadas y sólo había chances de recuperar una antes del lunes, según explicó el director Osvaldo González Carrillo. Personal de Defensa Civil acudió a colaborar frente a los inconvenientes e incluso tuvieron que desalojar a pacientes de una de las habitaciones.

Voceros de la administración de Omar Perotti manifestaron que el Ministerio de Desarrollo Social puso manos a la obra para ayudar a las familias afectadas por el temporal en la ciudad y se comprometió a entregar el material necesario para hacer frente a la emergencia.

A su vez, el fenómeno meteorológico también requirió un despliegue similar en otros sitios como la vecina localidad de Santa Rosa de Calchines y Ambrosetti, comuna del noroeste provincial en la que hubo una importante caída de granizo.

Tal como ocurrió la noche del miércoles en el sur santafesino producto de una tormenta con ráfagas de hasta 100 kilómetros por hora, la EPE advirtió que la gran cantidad de agua caída en el centro y norte dificultó el trabajo para normalizar el servicio eléctrico. Algunos caminos para acceder a líneas de media tensión se encontraban inundados y seguían trabajando a pesar de que el tiempo no mejoraba.