Le dieron el alta a Santiago Siciliano, el agente de tránsito atropellado por Veppo: "Que esté vivo es un milagro"

Sociedad
Lectura

“Veo a la gente caminar a una velocidad normal y me los quedo mirando asombrado, y digo: 'qué destreza tiene'. Eso es algo que hacía y no lo valoraba”, dice sentado

en una silla de ruedas desde la vereda del hospital Fernández donde pasó casi tres meses, y consciente de que sólo puede recorrer distancias cortas con muletas... Por ahora.

A Santiago Siciliano (30), el agente de tránsito atropellado por el periodista Eugenio Veppo, le dieron este jueves el alta de internación, pero no la definitiva. Todavía le falta una craneoplastía que le harán en unos meses, pero por lo pronto puede volver a la vida hogareña, a compartir tiempo con su hijo y con su novia.

Su compañera Cinthia Choque (28) murió aquella madrugada del 8 de septiembre cuando el Volkswagen Passat que manejaba Veppo los atropelló a alta velocidad.

Santiago Siciliano, el agente de transito atropellado por Eugenio Veppo, en la nota que le dio a Clarín en octubre. (Andres D'Elia)

Santiago Siciliano, el agente de transito atropellado por Eugenio Veppo, en la nota que le dio a Clarín en octubre. (Andres D'Elia)

Santiago terminó en la guardia del Fernández con edema cerebral, fractura de cráneo y triple fractura de pelvis, entre otras lesiones. Estuvo 11 días en coma inducido: “Todos me dicen que tuve suerte de caer acá porque es el único que tiene neurocirujanos de guardia. Me operaron a esa hora y me salvaron la vida”, subraya.

Que esté vivo es un milagro pero, para mí, la vida misma es un milagro y hay que agradecerla a diario”, resalta en diálogo con TN. Y en otro tramo de la charla, cuenta lo que viene: “Todo un seguimiento de tratamientos ambulatorios, y también mi adaptación al mundo, porque voy a tener que vivir con ciertas restricciones y muchos cuidados por un tiempito”.

Además de las imponentes cicatrices que tiene en la cabeza y el huevo que ocupa la zona parietal derecha, Santiago está sentado en una silla de ruedas porque aún tiene muchas dificultades para caminar: le operaron las dos rodillas y del tobillo de la pierna derecha, por lo que también lleva un medio yeso.

“Con las sesiones de kinesiología adecuadas y si le pongo buena onda, voy a recuperar la motricidad al 90%”, se esperanza Santiago y cuenta: “Tengo que tener mucho cuidado de no caerme, porque mi movilidad se reduce a silla de ruedas y muletas, que me cuesta todavía”.

Familiares y amigos de Cinthia Choque durante una audiencia oral.

Familiares y amigos de Cinthia Choque durante una audiencia oral.

Pero no sólo son físicas sus limitaciones: “También con el tema de las emociones, tengo que tratar de controlar el enojo, la ira, la depresión y la ansiedad porque falta una operación, que es la craneoplastía: van a reconstruir el pedazo de cráneo que me falta con una plaqueta”.

Santiago sabe que el juez de instrucción Luis Zelaya elevó la causa a juicio luego de que el 4 de noviembre último se lo pidiera la fiscal Romina Monteleone y celebra que la acusación contra Veppo sea de "homicidio simple con dolo eventual”, además del delito de "lesiones graves" que sufrió él.

“No soy juez ni dueño de la Justicia, pero puedo decir que es muy justa la carátula que se impuso a Eugenio Veppo de homicidio simple con dolo eventual. Dolo es cuando hay una consciencia de las consecuencias que pueden tener nuestros actos. Espero que se haga Justicia y que cumpla la condena que le corresponde”, expresa con sobriedad.

Eugenio Veppo, el automovilista que atropelló a dos agentes en un control de tránsito: Cinthia murió y Santiago sufrió graves heridas.

Eugenio Veppo, el automovilista que atropelló a dos agentes en un control de tránsito: Cinthia murió y Santiago sufrió graves heridas.

Y enseguida responde la pregunta que todos se hacen: ¿Veppo le ofreció disculpas?, ¿mostró algún tipo de arrepentimiento? “No, sinceramente no. Creo que o no tiene mi teléfono o no le debe dar la cara, porque si se dio a la fuga despues de atropellarme a mí y a mi compañera, no sé”.

Y sigue: “No puedo estar en la cabeza de él. Calculo que debe estar arrepentido. Se quiso comunicar con mi mamá, pero ella no lo atendió y lo llamó a mi tío y, según lo que me dijo, fue como una especie de arrepentimiento pero, como quien dice, lágrimas de cocodrilo, medio actuado”.

Santiago sostiene que no recuerda nada de lo que pasó esa noche del accidente. “Lo que relato lo hago por los videos y por lo que me dijeron mis compañeros que me vinieron a visitar. Lo último que me acuerdo es que salí de mi casa rumbo al trabajo, despedí a mi hijo y a mi novia, pero después no recuerdo nada. Me desperté en terapia intensiva, no sabía qué había pasado. Tuve sueños psicodélicos sí, pero no recuerdo nada”.

Sí Santiago reconoce que vio algunos videos del accidente, no todos. “Primero te da impresión. Se combina el efecto impresión con la morbosidad que todos tenemos. Pero me revolvió el estómago porque me vi tirado, bañado en sangre... Hay videos que vio mi madre que son más fuertes y se ve cuando el auto impacta contra mi cuerpo. La verdad no tengo ganas de acordarme, así estoy bien por ahora”.