Al mago y a su novia los mataron en menos de diez minutos y arrodillados

Policiales
Lectura

Tras los pormenorizados resultados de las autopsias, se conocieron nuevos detalles de los bestiales asesinatos del mago Leonardo Fernández (53) y su novia Jessica Alberti Cigola (24) en San Fernando a fines de octubre, hecho por el cual hay tres detenidos. De acuerdo a los documentos oficiales a los que accedió PERFIL, al ilusionista lo mataron de 22 golpes en la cabeza generados en un lapso temporal de entre 7 y 10 minutos, produciéndole doble fractura de cráneo. A su pareja, en tanto, le cortaron tres veces el cuello y le estallaron a trompadas el globo ocular izquierdo, entre otras heridas que terminaron por desangrarla. Ambos fueron asesinados estando arrodillados.

“Las autopsias arrojaron resultados que no esperábamos, sobre todo en la cantidad de lesiones de Fernández. Lo molieron a trompadas y le pegaron patadas con la cara contra el suelo, todas en vida. Fue muy salvaje”, le contó a este diario un vocero judicial. Añadió que los dos “fueron atacados con mucha saña”. “Analizamos dos hipótesis: actuaron así para garantizarse la muerte o les fueron pegando para que revelaran dónde escondían la plata que querían sustraerles, inclinándonos por esta última”.

La principal pista es la del robo, ya que Fernández le había confiado a Rubén Grasso (37) la venta de un inmueble. De su casa de la ciudad de Buenos Aires se llevaron 150 mil dólares.

Patrones de sangre. Del estudio de la escena del crimen se obtuvo información que habla de la furia asesina empleada por Grasso y su medio hermano, Roberto Alegre (41).

“Los golpes fueron vitales, varios en posturas defensivas y estando arrodillados”. A esta última apreciación llegaron por las tipificaciones de los rastros hemáticos. “En el living, la escena principal, había goteo estático en el piso: es la gota que cae a cierta altura y explota contra el suelo, sin que se interponga con nada en el camino. Por la forma de caer, interpretamos que pudieron haber estado de rodillas”.

También hubo “un goteo dinámico a baja altura contra uno de los muebles que indica un golpe violento como pudo haber sido el fierrazo en la cabeza” y por último las llamadas “lagunas, que es sangre desparramada que va fluyendo con el cuerpo a la altura del piso”.

“La escena indica que les pegaron a los dos juntos y que pudo haber una sobrevida larga”, sobre todo en Fernández, ya que “las fracturas craneanas y los edemas que después generaron coágulos cerebrales no producen la muerte instantánea”.

Si bien al principio se conjeturó con la posibilidad de una tortura prolongada, los estudios forenses señalan otra cosa. “Es factible que haya sido un ataque solo, porque los pedidos de auxilio que la vecina dio cuenta al 911 fueron a la 1.37 de la madrugada y no hubo posteriores. Eso indica que quedaron inconscientes y les siguieron pegando o que la agresión duró entre 7 y 10 minutos, seguida por una sobrevida sin gritos, ya en estado agónico. Lo que está claro es que participaron los dos hermanos, por los mecanismos de muerte diversos: a fierrazos y con un cuchillo”.

En ese sentido, “el ataque tuvo que haber sido casi en conjunto. Creemos que Grasso actuó con el mago, ya que los dos tenían signos de defensa, y Alegre, que es más sanguinario, con la mujer, porque además empleó un arma blanca y él estuvo preso, donde todo se dirime a cuchillazos”.

Alberti Cigola recibió tres puñaladas en el cuello con “un arma blanca con punta y sin filo”, siendo una de ellas la mortal. La cuchilla “le provocó una sección completa de la vena yugular y la sección parcial de la carótida primitiva”, generándole “una gran pérdida de sangre, interna y externa, que culminó en un cuadro de shock hipovolémico agudo”.

El hecho. El caso se inició el 24 de octubre, cuando los damnificados aceptaron una invitación de Grasso a su casa, donde también se encontraba Alegre. Entre los dos los secuestraron para robarles, los dejaron retenidos y se dirigieron al domicilio de Fernández, donde se apoderaron de los 150 mil dólares. Regresaron a San Fernando, se enteraron de que habría más efectivo y entonces se contactaron con un tercer implicado, Alexis Bonnet (28), para que revisara cada rincón del inmueble del mago. Este ladrón fue descubierto durante el ilícito y admitió que había sido contratado por los hermanastros, brindando datos precisos.

Al llegar la policía a la escena del hecho solo se encontraron con los cadáveres, aunque los criminales caerían poco después, en Quilmes: Grasso en un hotel y Alegre en un asentamiento.

Informe forense

◆ Los dos sufrieron fracturas en la nariz, y él también otras dos en los dedos de la mano derecha.

◆ A Jessica la atacaron con una cuchilla con punta y sin filo y al mago con un hierro al que se le agregó un bulón en la punta.

◆ A ambos los asesinaron a la vez y los golpes que los llevaron a la muerte se produjeron en un lapso de 7 a 10 minutos.

◆ Los patrones de sangre en la escena del crimen indican que estaban arrodillados durante la golpiza.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Cargando...