Vendía objetos robados y quedará libre a cambio de terminar la secundaria

Policiales
Lectura

Hace algo más de un año, Antonella Belén Gauna quedó bajo prisión domiciliaria. El día anterior la habían arrestado como integrante de una banda que cometía salideras y arrebatos en el

centro rosarino. Para la Justicia provincial, su rol secundario dentro de la organización ameritó un acuerdo para que quede en libertad a cambio de finalizar sus estudios secundarios.

El procedimiento abreviado se homologó el jueves pasado luego de una audiencia en la que el Ministerio Público de la Acusación (MPA) y el defensor público de la joven de 26 años presentaron el pedido para abreviar el procedimiento vinculado a la causa.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y qué pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y qué pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

El juez Juan Andrés Donnola dio el visto bueno para fijar una pena condicional de 3 años. Además de evitar nuevas acusaciones en su contra, Gauna deberá terminar la secundaria y cumplir con otras reglas de conducta.

La investigación previa al desenlace judicial comenzó a mediados de 2018, cuando la fiscal Juliana González solicitó una serie de allanamientos para dar con un grupo de delincuentes que operaba al menos desde marzo en el microcentro de la ciudad.

La prueba clave para dar con los imputados fue un celular que los asaltantes perdieron en uno de los episodios denunciados. A través de ese aparato identificaron e intervinieron una de las líneas que utilizaban a diario para coordinar sus movimientos en la zona.

Antonella fue detenida el lunes 17 de septiembre de ese año junto con Lautaro Alonso, de 21 años, Leandro (28) y Gustavo Gauna (31). Estos dos últimos fueron acusados formalmente como los organizadores de una asociación ilícita que robaba desde teléfonos celulares hasta joyas y carteras, además de dinero en efectivo.

Dentro de esa estructura, la joven se dedicaba a vender el botín y se declaró culpable como miembro de la banda.

Cuando los apresaron, les secuestraron seis motos, dos bicicletas, ocho televisores led, una PlayStation 2 y otra 4, dos equipos de música, una netbook, cuatro celulares, dos tablets y dispositivos de almacenamiento masivos varios.

Además de retomar sus estudios, la joven también se comprometió a iniciar un curso de capacitación laboral y presentarse en forma periódica ante la Oficina de Gestión Judicial (OGJ). Allí deberá acreditar su progreso tanto en lo educativo como en lo que hace a su formación para ejercer algún oficio.

Mientras tanto no podrá mudarse del domicilio fijado ante las autoridades. Una vez que la sentencia quede firme, comenzará a correr el plazo de cumplimiento condicional de la pena después resolver el decomiso de los bienes sustraídos como parte del resarcimiento.

Rosario. Corresponsalía.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Cargando...