Esperan las pericias balísticas para confirmar si el comisario baleado y la oficial mintieron

Policiales
Lectura

"La hipótesis del atentado ha quedado un poco diluida". Jorge Baclini, fiscal general de Santa Fe, abonó hoy desde la Justicia la hipótesis de que el ataque a balazos contra Mariano

Valdés (51), el comisario de la Policía Federal atacado hace 10 días, apuntaría a un conflicto personal.

Se espera conocer en las próximas horas el resultado de una serie de pericias, en especial la balística, que permitirían confirmar, como se cree, si fueron falsas las versiones de un ataque mafioso o de un intento de robo que ofreció desde el primer momento el propio herido.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Con pasos más acelerados que los de la Justicia, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, definió a Valdés como "un mentiroso disfrazado de policía", descartó la posibilidad de que hubiese sufrido un robo y anunció que "será removido inmediatamente de la institución".

La funcionaria apuntó contra el policía luego de conocerse un estudio médico que determinó que una de las heridas estaba provocada por un disparo a corta distancia, es decir que fue efectuado dentro del mismo auto en el que viajaba Valdés con la suboficial Roxana González (27). Ese detalle desmiente la versión de los dos policías, quienes hablaron del ataque de tres personas encapuchadas desde el exterior.

Este jueves declaró la esposa de Valdés. De acuerdo a fuentes judiciales, ofreció una testimonio general sobre el contexto de vida del comisario. No hizo referencia, porque no tenía elementos para aportar, sobre la relación laboral y personal que une a Valdés con González. La joven, ingresada en la Fuerza hace pocos meses, había realizado en el pasado trabajos como promotora.

Los investigadores trabajan desde hace días sobre la posibilidad de que Valdés haya sido herido por su subalterna. González declaró el miércoles e insistió con la versión del ataque de un grupo de encapuchados.

Bullrich confirmó hoy que la suboficial también fue expulsada de la Fuerza. Incluso reveló que la semana pasada, cuando el presidente Mauricio Macri viajó a Rosario, le sugirieron no visitar a Valdés ante la sospecha que despertaban alguno de sus dichos.

"No sabemos lo que pasó, lo que sí sabemos es que mintieron (...) Inapelablemente hemos decidido echar a ambos de la Fuerza. Mentir es una falta gravísima", enfatizó la funcionaria.

x

En un primer momento, la ministra avaló la idea de un posible atentado mafioso vinculado con la llegada de Valdés a la jefatura de la Federal en Santa Fe, en mayo pasado. Ese desembarco se produjo tras la remoción de los anteriores jefes, vinculados de acuerdo a una investigación judicial con bandas narco.

El jefe de la Policía Federal, Néstor Roncaglia, aseguró a Clarín que tiene "buen concepto" de Valdés, pero calificó el hecho que protagonizó como "grave", por lo que exigió su pronta aclaración. "Por eso el pase a disponibilidad de los causantes y la intervención de Asuntos Internos, que dispuse desde el minuto uno para analizar el comportamiento de los policías desde nuestro régimen disciplinario", explicó.

El Km 253 de la autopista Rosario-Buenos Aires, donde según el comisario santafesino Mariano Valdés fueron atacados a tiros. Foto Juan José García.

El Km 253 de la autopista Rosario-Buenos Aires, donde según el comisario santafesino Mariano Valdés fueron atacados a tiros. Foto Juan José García.

Valdés y González declararon haberse detenido con el auto en la banquina de la autopista que une Buenos Aires con Rosario, a las 20.30 del lunes 9. Lo hicieron, según sus testimonios, para cambiar la yerba del mate que compartían durante el viaje. Estaban sobre la localidad de Villa Constitución.

En ese momento, siempre de acuerdo la versión que ofrecieron a la Justicia, apareció una camioneta oscura de la que se bajaron tres personas encapuchadas y armadas. El comisario dijo que pareció tratarse de un robo al voleo y que ellos dispararon para defenderse. "Creo haber disparado en al menos 10 oportunidades. Y la oficial igual", dijo él.

En el auto se encontraron siete vainas que pertenecían a las armas de los dos agentes. En el lugar donde le dispararon a Valdés encontraron vidrios que se correspondían con el Ford Focus -sin identificación policial- en el que viajaban y cinco vainas servidas más. Pertenecen a un arma que no es la reglamentaria de los policías y que por el momento no fue hallada. No está claro si esos elementos fueron plantados.

Los exámenes médicos a Valdés, quien sufrió heridas en el brazo derecho y en la ingle, indican que al menos uno de los disparos fue efectuado desde corta distancia. El comisario fue alcanzado por los proyectiles desde el costado derecho, el mismo que ocuparía el acompañante dentro del auto. Eso contradice su relato respecto al sector desde el que lo atacaron. Dijo que fue desde afuera y desde la izquierda.

Los informes médicos, la inexistencia hasta el momento de algún dato cierto para identificar la camioneta que supuestamente participó del ataque, además de contradicciones que aparecieron en los testimonios de Valdés y González, inclinan a los investigadores a pensar también en la posibilidad de una pelea protagonizada por los dos ocupantes del automóvil.

Si es por una razón personal o por algo que se corresponde con su tarea dentro de la PFA es algo que todavía no está claro.

EMJ

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Cargando...