Declaró el jefe de la Policía Federal baleado y aseguró que no recibió amenazas previas

Policiales
Lectura

amenazas previas. Su declaración ante el personal de la fiscalía de Villa Constitución, en la cama del sanatorio rosarino donde está internado, coincidió respecto a la mecánica del hecho con los dichos que había entregado previamente su compañera, la oficial ayudante Rosana González.

El comisario explicó que respondieron al ataque disparando, los dos, unas diez veces. Sugirió que quizás uno de los agresores fue herido y no descartó la posibilidad de un intento de robo. Esa hipótesis, sin embargo, es desestimada por los investigadores. No la descartan sólo por protocolo.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

"Por la modalidad del hecho parecería que fue un acto directo. Aunque no podemos descartar ninguna de las hipótesis parece ser más un atentado", conjeturó esta mañana el fiscal general de Santa Fe, Jorge Baclini.

Esta miércoles, de visita en la localidad santafesina de Oliveros, Mauricio Macri también se refirió al tema. "Luchar contra las mafias significa afrontar riesgos. Esperemos que el episodio se esclarezca. La ministra Bullrich está convencida de que fue un atentado, pero hay que investigarlo. Desde que vinimos a combatir el narcotráfico a Santa Fe hemos tenido enfrentamientos todos los días, pero no hemos parado. Y vamos a seguir", planteó el presidente.  

Así quedó el Ford Focus del comisario Mariano Valdés, jefe de la Policía Federal de Santa Fe.

Así quedó el Ford Focus del comisario Mariano Valdés, jefe de la Policía Federal de Santa Fe.

El trabajo de la fiscal de Villa Constitución Eugenia Lascialandare apunta en dos direcciones: identificar a los responsables del atentado e intentar llegar a las motivaciones del ataque a balazos contra Valdés. La tarea no es sencilla.

Los tres hombres que se bajaron de una camioneta oscura, doble cabina, con vidrios polarizados, utilizaban pasamontañas. Ni el comisario ni su subalterna pudieron ofrecer muchos más detalles. Se están relevando las cámaras ubicadas sobre la autopista para intentar identificar el vehículo utilizado por los agresores.

Ese rastreo hasta el momento no ofreció ningún avance. Lo mismo sucede con otro dato que la fiscal tiene sobre la mesa: la posibilidad de que uno de los atacantes haya sido herido por una bala policial. Ese elemento fue planteado por Valdés en su declaración.

Las consultas en hospitales y centros de atención médica de la zona para verificar si alguien con una herida de esas características fue atendido después del ataque también resultaron negativas hasta el momento.

Hay otro detalle curioso de la investigación. El lugar exacto donde se produjo la emboscada, cercano al kilómetro 256, a la altura de la localidad santafesina de Fighiera, no pudo ser identificado con exactitud por los policías. La noche y la rapidez con que sucedieron los hechos --Valdés habló de una secuencia de segundos-- impiden contar con ese dato.

Hasta esta miércoles por la mañana al menos no habían podido encontrarse las vainas servidas que pudieran haber quedado en el lugar luego de una treintena de disparos que efectuaron los agresores y los policías. "En lo personal creo haber disparado en al menos 10 oportunidades. Y la oficial igual", declaró Valdés al diario Uno. Los agresores dispararon contra el auto e hirieron al comisario en el brazo derecho y en la ingle.

Impactos en el vidrio. Aún no pudieron encontrar las vainas servidas.

Impactos en el vidrio. Aún no pudieron encontrar las vainas servidas.

El personal abocado a esa tarea buscaba también los restos de yerba mate que, según explicaron Valdés y su compañera, estaban cambiando en la banquina de la autopista que une Buenos Aires con Rosario. Por eso razón, según explicaron, se detuvieron al costado de la ruta. Eran las 20.30.

Valdés se dirigía a Santa Fe capital. Allí fue nombrado como jefe de la delegación local de la PFA en mayo pasado, tras el descabezamiento de la cúpula por su relación con grupos narco.

La Justicia trabaja para conocer si el ataque pudo tener vinculación con la tarea de Valdés para luchar contra el accionar de narcotraficantes o si existen elementos para relacionarlo con una interna policial.

Hay un detalle que llama la atención: el conocimiento de los atacantes sobre el auto en el que se trasladaba el comisario --no tenía identificación oficial--, el recorrido y la hora en que lo iba a realizar. La posibilidad de que esa información la ofrecieran sectores internos de la Federal no se descarta.

La propia ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, habló de un ataque "mafioso" que podría tener vinculación con bandas narcos, pero también con una respuesta al trabajo de ordenamiento interno que el jefe de la Federal, Néstor Roncaglia, junto a Valdés, realizaron en Santa Fe.

Custodiado, Valdés se recuperaba favorablemente en una habitación común del sanatorio Mapaci, en Rosario. Los médicos ofrecieron hoy un nuevo parte en el que hablan de una "buena evolución" y de "parámetros normales". Sobre su destino en la Fuerza, en cambio, nadie ofrecía precisiones.

Rosario. Corresponsal

AS

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS