La muerte de Lourdes: "Tenía miedo de que la mate y se escondía atrás de los autos", dijo una amiga de la joven

Policiales
Lectura

Una amiga de la mujer que fue encontrada muerta y envuelta en una frazada en el barrio porteño de Colegiales aseguró que ésta tenía miedo de ser asesinada por su ex

pareja, vivía "con miedo" y, por esa razón, hasta se escondía detrás de los autos para no ser encontrada.

Sofía, quien dijo que conocía a María Lourdes Arangio (32) desde los nueve años porque vivían en el mismo edificio, explicó que si bien hace tiempo que no hablaba con ella, sabía que tenía "algún tipo de patología y problemas con las adicciones".

"El Gitano", detenido por la muerte de María Lourdes Arangio (32).

"El Gitano", detenido por la muerte de María Lourdes Arangio (32).

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Consultada sobre la ex pareja y único detenido por su femicidio, Raúl Devias (50), aseguró que Lourdes "le tenía mucho miedo, estaba amenazada por él y se escondía atrás de los autos porque tenia miedo de que la mate".

"Vivía con miedo, siempre estaba asustada. La encontrabas en la calle y decía 'ayudame', pero como tenía problemas no sabia cómo pedir ayuda", sostuvo la amiga en diálogo con el canal TN.

Según Sofía, hace años que ambos tenían "una relación amorosa", pero actualmente estaban separados y la joven concurría a verlo porque aparentemente le suministraba drogas.

"A este hombre lo vi una vez y es desagradable, patético, horroroso, misógino total y un drogadicto que trata mal a las mujeres", agregó la mujer, que aseguró que Devias tenía denuncias por violencia de género.

¿De qué murió Lourdes?

Lourdes falleció de una congestión y un edema agudo de pulmón, según los resultados preliminares de la autopsia, en la que no se observaron signos de una muerte violenta.

Detención de "El Gitano", acusado de la muerte de Lourdes Arangio. (Martín Bonetto)

Detención de "El Gitano", acusado de la muerte de Lourdes Arangio. (Martín Bonetto)

Por su parte, la ex pareja de la víctima se negó a declarar ante el juez de la causa, quien lo imputó de "femicidio" y dispuso que siga detenido por el caso, al tiempo que un vecino del sospechoso declaró que éste, antes de que se encontrara el cuerpo, le ofreció dinero a cambio de "un trabajo" que él rechazó.

Si bien algunas fuentes policiales habían dicho que Lourdes presentaba marcas en el cuello producto de un posible estrangulamiento, los peritos del Cuerpo Médico Forense que realizaron la autopsia lo descartaron.

El cadáver estaba en avanzado estado de putrefacción y los forenses establecieron que Arangio llevaba varios días de muerta cuando su cadáver fue depositado en la vía pública envuelta en dos frazadas.

Los médicos que practicaron la autopsia tomaron varias muestras del cuerpo para estudios complementarios que serán clave para determinar si en la muerte de la mujer influyó algún tipo de droga o tóxico.

En tanto, el único detenido, Raúl Antonio Devias (50), apodado "El Gitano", pasó la noche en la sede de la Comuna 12.

Por consejo de su defensor particular, Héctor Jorge Rodríguez, el acusado se negó a declarar ya que sus "condiciones psicofísicas, a simple vista son deplorables".

El cuerpo de Lourdes estaba abajo de una camioneta, a metros de un contenedor sobre la calle Céspedes. (Guillermo Adami)

El cuerpo de Lourdes estaba abajo de una camioneta, a metros de un contenedor sobre la calle Céspedes. (Guillermo Adami)

Tras la indagatoria y a pedido del abogado Rodríguez, el juez ordenó que el detenido sea sometido a una rinoscopia y estudios médicos a fin de establecer si es adicto o habitual consumidor de cocaína.

También dispuso que se obtengan "muestras capilares", las cuales deberán quedar debidamente resguardadas, para los eventuales cotejos que puedan ordenarse en la causa y, finalmente, fijó una nueva audiencia para el lunes próximo a las 12 para ampliar la indagatoria.

De acuerdo con el defensor, el detenido "no estuvo en condiciones de articular un diálogo coherente e hilvanado", lo que motivó su "consejo para la negativa a declarar".

El abogado destacó que familiares del acusado le manifestaron que el hombre es "consumidor de grandes cantidades de cocaína, de manera permanente", y que "en cuanto logre recomponer su estado" su voluntad es la de declarar.

También solicitó que se lo mantenga "a resguardo" y que se lo aloje en el "sector sanitario".

Por otra parte, un hombre de nacionalidad brasileña que vive en un edificio situado en la misma cuadra donde se halló el cadáver de Aragio, se acercó a los policías que realizaban las diligencias de rigor y les dijo que Devias (50) el lunes pasado le ofreció 3.000 pesos a cambio de un "trabajo", aunque no llegó a decirle de qué se trataba porque él no lo aceptó.

"Creemos que este ofrecimiento pudo ser un intento del acusado para buscar ayuda para desechar el cadáver", dijo uno de los investigadores.

Este testigo también aseguró que él conocía a Arangio, que ésta consumía drogas y que en diciembre, por redes sociales, ella le dijo que su entonces pareja, "El Gitano", la vivía amenazando y que, si en alguna oportunidad le pasaba algo, el autor iba a ser Devias.

Mientras tanto, los investigadores continuaron con las diligencias y en las últimas horas hallaron en la casa del único detenido una pared pintada con el nombre de la víctima y rastros de posible sangre detectados con el reactivo "luminol".

Casa de Lourdes Arangio, sobre la avenida Monroe. Allí vivía junto a su madre, que, tras varios días de no saber de su hija, hizo la denuncia el día previo a la aparición del cuerpo. (Germán Garcia Adrasti)

Casa de Lourdes Arangio, sobre la avenida Monroe. Allí vivía junto a su madre, que, tras varios días de no saber de su hija, hizo la denuncia el día previo a la aparición del cuerpo. (Germán Garcia Adrasti)

Todo comenzó con el llamado de un vecino al 911, luego de observar un bulto de grandes dimensiones, empaquetado con frazadas, que había sido dejado sobre la calzada, junto al cordón de la vereda y entre dos vehículos estacionados, en Céspedes al 2900, de Colegiales.

Se trataba del cadáver de Arangio, el cual estaba vestido con una calza y un buzo negro, pero sin calzado, y llevaba varios días muerta.

A partir de un video de una cámara de seguridad de la cuadra, ubicada en Céspedes 2947, los investigadores detuvieron a Devias como acusado de haber sido el autor del hecho.

En ese video quedó grabado el momento en el que un hombre depositaba el cadáver detrás de un camión rastrojero, estacionado a diez metros de su casa.