Tequila, Jack y Sunkay, los primeros tres perros penitenciarios jubilados

Policiales
Lectura

Se llaman Tequila, Jack y Sunkay. Son dos ovejeros alemán y un labrador negro que dejaron de cumplir funciones en seguridad y en búsqueda de drogas para el Servicio Penitenciario Bonaerense

(SPB).

Ahora los pasaron a retiro, mediante la resolución "Viejos camaradas" del Ministerio de Justicia, y se fueron a vivir a las casas de sus guías, para pasar la última etapa de la vida en un ámbito familiar.

Tequila, Jack y Sunkay, los primeros tres perros penitenciarios jubilados.

Tequila, Jack y Sunkay, los primeros tres perros penitenciarios jubilados.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Según fuentes oficiales, es la primera vez en la historia del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) que se "jubila" a perros de la Dirección de Cinotecnia, un organismo que aglutina a 227 canes para cumplir funciones de seguridad y búsquedas de estupefacientes, personas y explosivos.

La ceremonia se realizó el miércoles pasado en la sede de la dirección de Cinotecnia, en Lisandro Olmos (La Plata).

"Fueron los tres primeros en jubilarse y ya viven con sus guías, tres suboficiales penitenciarios, con quienes fueron un binomio desde que nacieron", indicaron desde el SPB.

El adiestramiento de perros en el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

El adiestramiento de perros en el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

Tequila vive ahora con Carlos Prelleza, luego de ser protagonista de centenares de procedimientos de seguridad en las cárceles de la Provincia: en requisas, traslados de detenidos, reyertas entre internos y cordones de seguridad en eventos deportivos.

Jack, de 10 años, con experiencias similares a las de Tequila, se mudó a la casa del sargento Daniel Micono, y Sunkay, de 11, un labrador negro especialista en detectar drogas, ahora es un residente más en la casa del sargento ayudante Leandro Acosta.

Mirá también: Halcón, el perro entrenado en rastros

En el acto estuvieron presentes el subdirector general de Resolución de Incidentes, Gabriel Cejas; el director de Cinotecnia, Diego San Sebastián; el jefe del Departamentos Perros, Sebastián Figueras; el jefe del Departamento Veterinaria, Matías Rodríguez; y el Jefe del Departamento Búsqueda de Estupefacientes, Alejandro Alfonso, entre otros.

Los tres perros fueron distinguidos con la entrega de una medalla.

La resolución establece que si los guías no quieren o no pueden llevarse a los perros a su casa, se dan en adopción a través de una organización que protege a animales callejeros. En todos los casos, el Estado se hace cargo de la atención veterinaria.

"Dotar a las Unidades y, especialmente, al Grupo de Requisa, de perros adiestrados para la detección de sustancias ilícitas es clave para bajar los índices de violencia dentro de los penales. Además, se suman en la colaboración a las fuerzas policiales y al Poder Judicial", explicó al respecto el ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Gustavo Ferrari.

A fines de 2015, la Dirección de Cinotecnia del SPB contaba con 166 perros para cubrir las necesidades de seguridad de 23 establecimientos carcelarios. Ahora, son 227 canes y se brinda servicio en 40 penales de máxima o mediana seguridad.

EMJ