Motochorros se declararon culpables, fueron liberados y harán tareas comunitarias

Policiales
Lectura

Dos motochorros que eran buscados por el intento de robo a una mujer en Tucumán se entregaron en una fiscalía, se declararon culpables y fueron liberados para hacer tareas comunitarias.

El

caso ocurrió en último domingo de Pascuas –21 de abril–, en la calle Combate de Las Piedras al 2200, en el centro de la capital provincial, donde dos ladrones abordaron a una mujer que filmaba a su hija de 2 años disfrazada de conejo en la vereda e intentaron asaltarla.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

En la desesperación, la mujer tomó a su hija y comenzó a gritar para alertar a su marido, que estaba unos metros más adelante, por lo que los delincuentes escaparon.

Toda la secuencia quedó registrada en el celular de la joven, que luego subió el video a las redes. Unos días más tarde, la grabación se viralizó y los rostros descubiertos de los ladrones aparecieron en todos los medios de la provincia.

Los motochorros dijeron que no estaban armados.

Los motochorros dijeron que no estaban armados.

Presionados, los delincuentes –Lucas Gabriel Lucena (25 años) y Carlos Federico López (29)– decidieron presentarse en la Justicia, reconocieron el delito ante la fiscal Adriana Reynoso Cuello y quedaron detenidos.

Según el diario La Gaceta, Lucena y López aseguraron que desde el día anterior al intento de robo venían consumiendo bebidas alcohólicas y que, al quedarse sin dinero, decidieron salir a buscar algo para continuar tomando. Fue por esa razón que intentaron robarle el celular a la mujer.

Además, desmintieron haber estado armados y pidieron someterse a una probation, es decir, se ofrecieron a realizar tareas comunitarias y cumplir con ciertos requisitos para no quedar presos.

Tras comprobar que los ladrones no tenían antecedentes ni causas abiertas, la fiscal aceptó el planteo y lo elevó a la jueza Carolina Ballesteros, quien analizó el caso y terminó aprobando la probation, dejando libres el último sábado a los acusados.

El expediente terminó en manos de la Sala III, que ahora deberá resolver si confirma la resolución.