La historia del Falcon '74 que selló el final de un precario secuestro en Pergamino

Policiales
Lectura

El viejo Ford Falcon, modelo 1974, que se utilizó para secuestrar a Inés Sterlicchio (18), la hija menor de uno de los dueños de la reconocida marca de ropa Ossira, terminó

siendo la llave para desentrañar un plan tan osado como limitado.

Las bandas profesionales suelen robar autos para concretar este tipo de hechos, así es más difícil identificarlos. En este caso no hubo misterios: el Falcon estaba a nombre del mismísimo autor material del hecho, José Luis Romero (28), el hermano de Raúl Adolfo (24), custodio de la familia Sterlicchio al cual balearon durante el secuestro pero que también quedó bajo la sospecha de los investigadores.

Según se cree, una falla en el motor del vehículo frustró los planes del solitario captor, ya que tuvo que liberar a la adolescente y no pudo cobrar el rescate que los Sterlicchio habían dejado en el lugar indicado aquella convulsionada mañana del domingo en Pergamino. En las llamadas telefónicas había exigido un millón de pesos, pero finalmente se acordó una cifra menor.

La historia de este modelo

En 1974, este modelo totalizó las 25.870 unidades cero kilómetro comercializadas en todo el país y fue el más vendido del año. La emblemática marca consiguió ese hito seis veces en su historia (las otras fueron en 1965, 1971, 1972, 1979 y 1983).

El Falcon '74 usado para secuestrar a la hija del dueño de Ossira, en Pergamino.

El Falcon '74 usado para secuestrar a la hija del dueño de Ossira, en Pergamino.

Este Falcon que usó Romero se fabricaba con los revolucionarios motores de sus siete bancadas (el 188, de 3080 cm³, y el 221, de 3620 cm³). En 1974, además, el gobierno de Juan Domingo Perón comenzó a exportarlo a la Cuba de Fidel Castro para usarlos como taxis. El 188 era el Standard (STD) y el 221, el Deluxe (de lujo, lo que hoy sería un "full full").

"En el deteriorado estado que se encontraba ese auto del secuestro, si falla el motor tiene un consumo de entre 16 a 18 litros cada cien kilómetros", le comentó a Clarín un usuario de esta marca, reservada hoy mayoritariamente para los fanáticos.

Romero, en su cuenta de Facebook, subió fotos con el coche en cuestión y, además, está en grupos de fans del Falcon.

En el interior del país suelen verse estos autos antiguos y en las zonas más humildes hasta suelen colocarle equipo de GNC para abaratar el consumo, lo que es visto como una "traición" para sus seguidores, tan enamorados del Falcon como enemigos del Chevrolet, una rivalidad que se ve los domingos en las carreras del Turismo Carretera (TC) y que tiene un parangón con el Boca-River en el fútbol.

El Falcon '74 usado para secuestrar a la hija del dueño de Ossira, en Pergamino.

El Falcon '74 usado para secuestrar a la hija del dueño de Ossira, en Pergamino.

El valor de venta fluctúa según su estado de conservación, pero algunos piden hasta 170 mil pesos, de acuerdo a las páginas de venta por Internet.

En las páginas web de los cultores del Falcon, cuentan que el origen de la marca se dio a mediados de julio de 1957 en Estados Unidos, cuando Ford Motor Company empezó a trabajar en un auto compacto de 6 cilindros y con capacidad para 6 pasajeros.

Dos años más tarde, tras una dura deliberación entre los nombres "Futura" y "Falcon", salió al mercado el primer Ford Falcon (traducido del inglés, halcón).

El Falcon '74 usado para secuestrar a la hija del dueño de Ossira, en Pergamino.

El Falcon '74 usado para secuestrar a la hija del dueño de Ossira, en Pergamino.

En la Argentina, en 1961 Ford Motor Argentina importó los dos primeros Falcon Standard de esa línea y al año siguiente ya los comenzó a traer del exterior desarmados, para luego ensamblarlos en la fábrica que Ford tenía en el barrio porteño de La Boca, en la calle Villafañe 40.

La presentación oficial del Falcon en el país se realizó en el cine Gran Rex en febrero de 1962, donde comenzó a hablarse de su fama de "duro y aguantador".

El 15 de julio de 1963, salió de la línea de montaje de General Pacheco (Tigre) el primer Falcon construido por argentinos.

En 1991, con casi medio millón de unidades vendidas, el Ford Falcon llegó a su fin, con el último coche en Pacheco, pero hoy el mito se mantiene vigente en el corazón de la industria automotriz argentina y de sus usuarios.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.