Un policía inventó un robo para vender su arma

Policiales
Lectura

El policía, de 26 años, había declarado que lo atacaron para robarle su arma y que incluso hasta le habían disparado, pero que el chaleco antibalas le salvó la vida. Su

versión iba a derrumbarse rápidamente, porque las cámaras de seguridad del lugar donde dijo que había ocurrido el hecho demostraron que eso nunca pasó. En realidad, el agente inventó todo para vender su pistola en el mercado ilegal. Terminó detenido y desafectado de la Bonaerense.

El oficial, identificado como Nahuel Garzo, contó que el domingo pasado por la noche se dirigía a cumplir con su servicio en la comisaría 3° Sur de Dorrego, en el partido de La Matanza. Entonces, tres ladrones a bordo de un Chevrolet Corsa lo abordaron frente a la terminal de ómnibus de La Plata, en la esquina de 4 y 43, para que les entregara su arma.

Ante la negativa de la víctima, siempre según su relato, uno de los delincuentes se bajó del auto y le disparó tres veces, pero lo salvó el chaleco antibalas y los agresores finalmente huyeron con su pistola.

El chaleco del policía que dijo que lo balearon para robarle el arma. Era una farsa.

El chaleco del policía que dijo que lo balearon para robarle el arma. Era una farsa.

Sin embargo, la veracidad de la historia cambió rotundamente cuando los investigadores de la comisaría 2° y de la subcomisaría de Gorina (dependientes de la Jefatura Departamental de la Ciudad de La Plata) pudieron constatar, mediante las cámaras de seguridad de los vecinos de donde ocurrió el supuesto hecho, más los testimonios recabados, que nada de lo expuesto y denunciado por el oficial había sido cierto.

La investigación concluyó con la detención de Garzo y el secuestro de la pistola marca Bersa Thunder calibre 9 milímetros, que había sido entregada para la venta en el mercado ilegal.

La causa, caratulada en un principio como "robo calificado y tentativa de homicidio", pasó ahora a caratularse como "falsa denuncia", con intervención de la UFI N° 11, a cargo del fiscal Álvaro Garganta.

El arma que el policía había vendido en el mercado ilegal.

El arma que el policía había vendido en el mercado ilegal.

La Auditoría General de Asuntos Internos dispuso la desafectación del imputado.

A principios de este mes, Clarín publicó un informe sobre los robos de armas a policías, tras los asesinatos de las agentes Tamara Ramírez (26) y Lourdes Espíndola (25), en Glew y Ituzaingó, respectivamente.

Los valores de armas en el mercado negro varían mucho por la zona y la oferta del momento. Una pistola 9 milímetros (la reglamentaria de las distintas policías del país) puede pagarse hasta 25 mil pesos.

El precio elevado vuelve más atractivo el robo. Los asaltantes pueden vender las armas, especialmente demandas por narcos, o utilizarlas para cometer otros hechos. Encontrar a un policía joven puede representar el comienzo de un raid delictivo. Garzo quiso aprovecharse de esta tendencia, pero lo descubrieron.

En algunos casos, los ladrones no solo apuntan a las armas reglamentarias. También les interesan los chalecos antibalas, que pueden valer hasta cinco mil pesos; una camisa o una campera con el logo de la Fuerza. Esa vestimenta es clave para hacerse pasar como agentes para cometer otros robos.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Cargando...