Cayó "Teletubi", el sicario narco, a un mes de su insólita fuga: iba caminando por la calle

Policiales
Lectura

Se escapó de las celdas del Centro de Justicia Penal de Rosario mezclándose entre abogados, fiscales, jueces y policías. La fuga, ocurrida el 20 de diciembre pasado, tuvo momentos cinematográficos: buscando la

salida Ariel Acosta, conocido en el ambiente delictivo como “Teletubi”, ingresó en una sala donde se desarrollaba una audiencia, pidió disculpas y siguió su camino. Cuando salió del edificio vio pasar un taxi, lo paró y se marchó.

La fuga de Acosta, principal brazo armado de una de las organizaciones narco más reconocidas de Rosario, ocurrió minutos antes de firmar un acuerdo abreviado por el que aceptaba una pena de 13 años de prisión. El episodio provocó uno de los primeros sacudones a la nueva gestión en el área de Seguridad de Santa Fe, en medio de la remoción de un grupo de jefes policiales.

Un mes después del insólito escape, Acosta, de 28 años, fue recapturado. No sólo no se había marchado de la ciudad. Cuando lo detuvieron se movilizaba, a pie y desarmado, por la zona sur, el mismo sector en el que suele extender su red narco la banda de René Ungaro y los hermanos Funes, parte de un clan al que pertenece “Teletubi” y que mantiene una vieja disputa con los Caminos. Los investigadores creen que Acosta era sicario del grupo.

El operativo para atraparlo se concretó minutos antes del mediodía en cercanías de una estación de servicio ubicada en Ayacucho y Arijón. Estaba junto a su madre y su hermana, y no se resistió.

La Policía detuvo al prófugo Ariel Sebastián “Teletubi” Acosta. Foto Juan José García.

La Policía detuvo al prófugo Ariel Sebastián “Teletubi” Acosta. Foto Juan José García.

Para detener a "Teletubi" fue clave un operativo en el que cayó una allegada suya: una mujer de 31 años que transportaba en un auto un ladrillo de marihuana aportó datos que colaboraron para cerrar el cerco sobre Acosta.

El hombre había escapado del Centro de Justicia Penal luego de encontrar rejas y puertas abiertas. No estaba esposado y no fue detenido por personal policial, que pareció desatenderse de la custodia.

Por esa situación dos agentes penitenciarios están imputados por el facilitamiento de la evasión. Uno permanece detenido, aunque el juez cree que pudo haber negligencia y no un pacto previo para permitir el escape.

El detenido, que estaba alojado en el subsuelo del edificio de Justicia, aprovechó el ingreso de otro preso y que un guardia no cerró con llave una reja. Entró a una sala donde se desarrollaba una audiencia, retrocedió y buscó otra que estaba vacía y por allí accedió a un hall donde transita la gente. Fue el paso previo antes de salir a la calle.

"Teletubi" Acosta.

"Teletubi" Acosta.

Antes de escapar, Acosta iba a firmar un acuerdo abreviado por el que le darían 13 años de prisión. Estaba imputado por el homicidio del quiosquero Sergio Cecchini, cometido en 2017, por integrar una asociación ilícita, provocar lesiones graves y portar un arma de fuego.

EMJ