Excarcelan a Jorge Castillo, el "rey de La Salada": se muda a su mansión con tobillera electrónica

Policiales
Lectura

La Cámara Federal de La Plata resolvió excarcelar este miércoles a Jorge Castillo (62), más conocido como el "rey de La Salada", en una causa por evasión por los negocios

en los puestos de la feria de Lomas de Zamora.

Como el acusado ya tenía otorgada una prisión domiciliaria en otra causa de la Justicia ordinaria y que aún no había sido efectivizada; tras pagar una fianza de 500 mil pesos se irá a vivir a su mansión de Luján, monitoreado por una tobillera electrónica.

La resolución de la Cámara llega tras la apelación al auto de procesamiento en la causa por la que Castillo estaba procesado por el juez Federal Criminal y Correccional N°2 de Lomas de Zamora, Juan Pablo Augé: lo acusaba de presunto lavado de dinero, evasión impositiva, asociación ilícita y violación de la Ley de marcas.

Vista de la Casa de Jorge Castillo en el barrio cerrado Haras Argentino de Open Door donde fue detenido en 2017. Allí se mudará tras dejar la cárcel.

Vista de la Casa de Jorge Castillo en el barrio cerrado Haras Argentino de Open Door donde fue detenido en 2017. Allí se mudará tras dejar la cárcel.

“Los jueces le dictaron la falta de mérito en los delitos de asociación ilícita, lavado de dinero y violación a la Ley de marcas por las que lo hacía acusado originalmente el juez Federico Villena y sólo quedó acusado por evasión”, le explicó a Clarín el abogado de Castillo, César Albarracín.

Albarracín también recordó que denunciaron al juez original del caso, Villena, que fue quien detuvo a Castillo, ante el Consejo de la Magistratura por irregularidades. Ahora, el expediente lo tiene el juez Augé.

Esa causa Federal se comenzó a investigar después de una denuncia realizada por la AFIP por la supuesta evasión de $ 350 millones.

Pese a haber conseguido la excarcelación, Castillo no quedará libre sino con prisión domiciliaria que se hará efectiva luego de que este jueves pague la fianza de 500 mil pesos que le fijó la Justicia Federal. Al menos así lo adelantó su abogado.

Así detenían a Jorge Castillo, el "rey" de La Salada, en su lujosa casa del Haras Argentino, de la localidad bonaerense de Open Door.

Así detenían a Jorge Castillo, el "rey" de La Salada, en su lujosa casa del Haras Argentino, de la localidad bonaerense de Open Door.

La morigeradora con tobillera electrónica con la que saldrá de la cárcel de Ezeiza había sido otorgada en septiembre pasado por la Cámara de Apelaciones de Lomas de Zamora en la causa por "asociación ilícita" y "tentativa de homicidio" en la que lo procesó el juez de Lomas de Zamora, Gustavo Craig.

Así, Castillo volvería a vivir a la misma mansión del barrio privado Haras Argentino de la localidad bonaerense de Open Door, partido de Luján, donde el 21 de junio de 2017 efectuó dos disparos a través de la mirilla de la puerta blindada de una de las habitaciones e hirió a un policía que llegó hasta allí para hacer un procedimiento. Por eso es que está acusado de “tentativa de homicidio”.

Sin embargo, los jueces de la Sala N° 3 de la Cámara de Apelaciones de Lomas de Zamora consideraron en su resolución, en base a dos peritajes incorporados a la causa, que "los disparos efectuados por Castillo desde el interior de la habitación no fueron dirigidos a los efectivos policiales".

Los magistrados agregaron que existía un "desconocimiento por parte del encausado del ingreso del personal policial" a su casa.

x

Además, para los jueces quedó finalizada la etapa de instrucción y ya no había peligros procesales que sostuvieran la decisión de mantenerlo detenido: por ello le dieron la domiciliaria a fines de septiembre. Además, ya estaría en condiciones de enfrentar un juicio oral, en el que además habrá otros 33 acusados, entre ellos algunos familiares del "rey" de La Salada.

La causa

La causa contra el "Rey de la Salada" comenzó en abril de 2015, cuando tras un desalojo se determinó que un grupo tenía el control de miles de puestos callejeros que funcionaban afuera de los tres predios habilitados, Urkupiña, Cooperativa Ocean y Punta Mogote, este último administrado por Jorge Castillo.

Luego, se estableció que explotaban de manera ilegal los puestos, cobraban un canon a los feriantes para poder permanecer en el lugar y otros montos por seguridad, limpieza, estacionamiento, además de un bono contribución.

x

Según el expediente, todo era realizado bajo amenazas y, en caso de que no se pudieran concretar los cobros, los feriantes eran golpeados, al tiempo que los miembros de la organización que actuaban como "seguridad" atacaban a las denominadas "mecheras" que descubrían robando en el predio sin previamente "arreglar" con ellos.