El 5 de octubre de 1975, a la hora de la siesta, el soldado Hermindo Luna estaba haciendo guardia en el Regimiento de Infantería de Monte 29 de Formosa cuando vió que dos jóvenes, fusil en mano, entraban a la guarnición militar y le gritan "rendite, dame el arma, que la cosa no es con vos". Pero el conscripto Luna respondió: "Acá no se rinde nadie, mierda!", al tiempo que intentó empuñar su fusil.Por Fabio Ferrer