El personal trainer que quería ver a su hija y terminó ejecutado por un sicario

Informacion General
Lectura

Marcos Guenchul (32) quería visitar a su hija de dos años y medio. Insistía. Llegó a denunciar la situación porque su ex pareja, madre de la nena, se lo impedía. Finalmente

llegaron a un acuerdo que le permitiría concretar, el 25 de julio pasado, el esperado reencuentro. No lo consiguió. Dos días antes de esa cita le dispararon en la cabeza.

El muchacho, un personal trainer de Rosario muy querido en su barrio, falleció el 24 de julio después de algunas horas de agonía en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca).

 

Su caso derivó en marchas para reclamar justicia y hasta jugadores de fútbol reconocidos mundialmente, como Ángel Di María, pidieron que se esclarezca.

Los investigadores plantean que el crimen estaba planificado. Y que el conflicto que mantenía la víctima para ver a su hija provocó el cruento final. "Un móvil irracional", según la definición del fiscal Adrián Spelta.

Un hombre fue detenido en el aeropuerto de Ezeiza, por el crimen del personal trainer rosarino Marcos Guenchul (32).

Por el momento hay un solo detenido, un joven de 31 años que mantiene una relación con la ex pareja de Guenchul y que intentó escapar a Beirut tres semanas después del hecho.

Las cámaras de seguridad ubicadas en el lugar donde se produjo el ataque, en la la zona oeste de la ciudad, además del testimonio de un chofer de colectivo que observó parte de la emboscada, permitieron cercar rápidamente a Santiago Caio Soso (31).

 

Por eso se frustró su escape a Medio Oriente. Una orden de captura vigente por el homicidio estaba vigente. Los registros fílmicos muestran que su automóvil, un Peugeot 208, pasó por el gimnasio de la víctima y aguardó que saliera durante 49 minutos.

El personal trainer chequeó en una aplicación móvil el momento en el que pasaría el colectivo que lo llevaría de regreso a su casa. Cuando salió para tomarlo, una persona lo abordó en la esquina de Sucre y Mendoza, lo obligó bajo amenazas a correrse a un sector más oscuro y le disparó dos veces: un balazo en la cabeza lo dejó mortalmente herido. "Quedate quieto", fue lo último que escuchó la víctima.

Marcha por Marcos Guenchul, el personal trainer asesinado en Rosario. (Juan José García)

Los investigadores establecieron que Soso esperó en el auto mientras un sicario que lo acompañaba -aún no fue identificado- se encargaba de ejecutar a la víctima.

Las antenas de telefonía establecieron que Soso estaba en ese lugar a la hora que mataron a Guenchul. Las pruebas resultaron contundentes para el juez, que aceptó la imputación como "coautor funcional del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego".

 

El fiscal Spelta aclaró que la ex pareja de Guenchul y actual de Soso declaró en la causa como testigo. No estaba en el lugar del ataque ni es propietaria del vehículo. Por el momento no hay elementos para inculparla.

La madre del muchacho asesinado, sin embargo, duda sobre la incidencia que pudo tener en la planificación del ataque. "No sé si ella tuvo algo que ver. Ya lo vamos a saber. Esto recién empieza", planteó Marcela Ontiveros. Recordó que su hijo decidió separarse y que incluso sufría maltratos de parte de ella.

 

"Fue una cosa premeditada. Mi hijo no tenía enemigos. El único conflicto que tenía es el que ya se sabe: él quería ver a su hija, nada más. No se lo quería quitar a la madre", insistió la mujer abonando la teoría del fiscal.

El ataque se produjo el 23 de julio. Soso descartó su celular ese día. La mujer lo hizo tres días después. Cuando se revisó su línea tenía todos los mensajes borrados hasta el día 26. El fiscal habló de una "maniobra evasiva".

 

La Justicia cree que el plan homicida estaba preparado desde hacía varios días. La víctima no había recibido amenazas, pero si sufrió un intento de robo con características similares al episodio que terminó con su ejecución. Fue un primer aviso. Los victimarios quizás no se animaron a matarlo esa vez.

Para la Justicia el brutal crimen tiene por el momento una sola explicación: la disputa que mantenían Guenchul y su ex pareja por el régimen de visitas de la hija que habían tenido hace poco tiempo. Apenas dos años y medio antes.

EMJ

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Cargando...