La falta envido que desató un crimen en un bar de pueblo

Informacion General
Lectura

Era domingo a la noche y la mayoría cenaba en sus casas, tratando de escaparle al frío invernal. En el bar "El Abuelo" había cuatro hombres jugando al truco. Cada cual

con su ficha, válida por un vaso de vino, de 25 pesos. Uno de ellos era Luciano Daniel "Turco" Elía (37), changarín. Y uno de sus rivales, Cervando Salvador "Chango" Romero (51), peón rural, padre de dos hijos. Por Esteban Mikkelsen Jensen

En los pueblos del interior no existe la gente sin apodos. Incluso hay algunos que los tienen aunque ellos nunca se enteren. Así pasa en La Dulce, una localidad de casi 2.200 habitantes, a unos 60 kilómetros de Necochea, adonde la actividad agrícola-ganadera es el motor del desarrollo.

 

Su nombre formal, Nicanor Olivera, concedido por la familia de los terratenientes que ocupaba la zona a principios del siglo pasado, perdió la "batalla" con el popular, La Dulce, por la estación de trenes que así se denomina desde 1907.

El boliche está ubicado a cien metros del deteriorado asfalto de la ruta provincial 85, por la cual se llega desde la 86, en una calle de tierra donde los ladridos de los perros "musicalizan" las noches.

 

Hay una regla: si se entra con cuchillos, hay que dárselos al dueño, que los guarda detrás de la barra, por prevención. Las discusiones, con algunos tragos de más encima, pueden terminar mal. Pero Elía no suele andar con el manual de códigos en el bolsillo. Sus antecedentes hablan por sí solos.

Una "falta envido" le puso rápido fin al desafío. Nadie se esperaba lo que pasaría segundos más tarde. Discutieron si se terminaba el partido o si al haberla cantado en la primera mano sólo valía siete puntos.

Luciano

Cervando "Chango" Romero (51), asesinado en un bar de La Dulce, provincia de Buenos Aires.

"No nos vamos a andar peleando por 25 pesos", se anticipó la futura víctima tras un intercambio de palabras. Elía, disgustado por la derrota y con una bronca de arrastre con su rival, sacó de entre sus ropas un cuchillo -de 20 centímetros de hoja- y le aplicó un puntazo en la ingle al ganador de la contienda. Le cortó la arteria femoral y el peón moriría desangrado.

Cuando "El Chango" caía al piso y "El Turco" blandía el puñal manchado de sangre, todos se aterrorizaron. "Ahora vengan si quieren", les advirtió a los demás. Un joven se tiró atrás de la barra. Nadie lo siguió a Elía cuando cruzó la puerta para escapar.

Cervando

Luciano "Turco" Elía ya había sido detenido hace dos años en el destacamento de La Dulce.

La huida fue breve. A los 45 minutos se entregó en el destacamento policial de La Dulce. "El problema que hubo en el bar, fui el responsable", confesó Elía. Era 7 de julio. El crimen sacudió la calma del lugar, en el mismo pueblo que en 1994 adquirió la categoría de "Pueblo Solidario" porque durante una presentación del Coro Kennedy, en el imponente CEF N° 17, los vecinos lograron que fuera la localidad del país con la mayor proporción de donantes de órganos.

El pasado lo condena

Elía ya sabía lo que era estar preso. Tenía dos condenas. Una era por matar a su hermano Pablo David (22), el 4 de junio de 2004, en el barrio 53 Viviendas, en Necochea. Ocurrió en medio de una pelea con otro hombre. A Luciano se le escapó un tiro con su escopeta y le dio en la espalda a Pablo.

Dos años más tarde lo condenarían a cuatro años de cárcel por "homicidio en tentativa en concurso ideal con homicidio culposo, privación ilegal de la libertad y robo simple". Lo alojaron en al penal de Batán, en las afueras de Mar del Plata.

Mirá también
Mirá también

Condenan a 17 años de cárcel al asesino que fue perdonado por la mamá de la víctima

El 25 de agosto de 2009 le caería otra sentencia. Esa vez le dieron seis años, por "abuso sexual con acceso carnal". Como la pena la estaba cumpliendo en ese mismo momento, se la unificaron en siete años. Recuperó la libertad el 10 de diciembre de 2010, diez meses antes del vencimiento de la condena.

"El Turco" también afrontaba dos causas en los juzgados correccionales: en diciembre de 2016 lo sentenciaron a un año y cuatro meses de prisión por "lesiones leves, desobediencia judicial, amenazas agravadas y tenencia ilegal de arma de fuego de uso civil". Y otra, en curso, por "lesiones leves" contra una mujer en otro pueblo de la zona, Ramón Santamarina, por la que irá a juicio dentro de cuatro meses.

 

Lo excarcelaron gracias a la libertad condicional el 6 de diciembre de 2016, según dijeron a Clarín fuentes judiciales y penitenciarias. Ahora está detenido en un destacamento de San Cayetano. Se negó a declarar ante la fiscal necochense Verónica Posse.

Otro hermano de Luciano, César Alejandro "Ruli" Elía (43), está preso en la Unidad Penal N° 15 de Batán. Fue condenado a 24 años por un homicidio brutal cometido en abril de 2014. ¿Qué pasó? A un adolescente le habían robado un celular. Entonces, el padre del chico y "Ruli" decidieron tomar venganza: fueron a buscar a Ariel Jorge Percara (23), un ladrón con numerosos antecedentes y adicto a las drogas.

 

Lo encontraron dormido en la vereda de su casa. Luego lo subieron a una camioneta, lo acuchillaron dos veces (una en el cuello y otra en el tórax) y le dieron una paliza. Su cuerpo terminó en el río Quequén, adonde lo hallaron tres días más tarde. La autopsia estableció que murió ahogado.

"Yo no lo maté. Él se tiró al agua. Lo vi que se iba nadando. Ya no lo vi más. Pido disculpas a la familia, pero no quise matarlo", dijo "Ruli" Elía en el juicio. Nadie se las aceptó.

EMJ

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS