Los documentos secretos de Víctor Manzanares que revelan los negocios millonarios con los hoteles K

Corrupcion
Lectura

El ex contador de los Kirchner los presentará en la Justicia. Demuestran que los ex presidentes cobraron US$ 11 millones de un contratista del Estado por el alquiler de Los Sauces a pesar de que el hotel nunca estaba lleno. Por Nicolás Wiñazki

 

Hay un arrepentido que sigue hablando. En la causa de los Cuadernos de las Coimas K. Habla y habla pero no con la boca. Ya hizo sus declaraciones ante las autoridades judiciales. Y ahora sigue “hablando” aunque esté callado. No es una contradicción. Ocurre que acaba de aportar -y seguirá aportando- más documentación secreta al fiscal Carlos Stornelli y al juez que instruye este caso, Claudio Bonadio. Son una serie de documentos clasificados que avalan lo que contó y revelan los negocios oscuros de los hoteles K. 

Alejandro Víctor Manzanares es el arrepentido más temido por los Kirchner. Fue contador de esa familia antes, durante y después de su apogeo de poder en la Presidencia de la Nación. Manzanares había declarado bajo la figura de imputado colaborador en el caso de los Cuadernos aunque estaba preso en otro expediente, conocido como “Los Sauces”, en el que se investiga si los Kirchner usaron una inmobiliaria para lavar dinero. Manzanares habló frente al fiscal Stornelli sobre múltiples negocios ilegales por los que, calculó, llegó a manejar de modo lateral pero directo más de 500 millones de euros.

 
 
Los documentos del Hotel Los Sauces de la familia Kirchner que Manzanares presentó en la Justicia.

Los documentos del Hotel Los Sauces de la familia Kirchner que Manzanares presentó en la Justicia.

Confesó. Admitió que fue “testaferro” del ex secretario privado de los Kirchner, el fallecido Daniel Muñoz. Reveló también negocios que los Kirchner delegaban en sus satélites más cercanos, como Muñoz o con el intocable Osvaldo Sanfelice. Y pidió seguir preso. Pasadas las semanas, entró al Programa de Protección de Testigos. Y fue excarcelado.

Volvió a Río Gallegos. Allí se reencontró con su familia y husmeó lo que tenía guardado en sus lugares de trabajo. Encontró mucha información, papeles oficiales, privados, escrituras de compras de más de 44 propiedades, de empresas, entregó contratos, mails que intercambió con sus ex jefes y socios. Parte de esa valiosa prueba ya está bajo estudio de la Justicia, gracias a gestiones de sus abogados, Roberto Herrera y Alejandro Baldini.

Manzanares agregará más pruebas que avalan sus dichos. Incluso la Justicia tiene en su poder una foto de una de las mega cajas de seguridad que se usaba en Río Gallegos para ocultar millones cash que llegaban en el avión presidencial.

Los documentos del Hotel Los Sauces de la familia Kirchner que Manzanres presentó en la Justicia.

Los documentos del Hotel Los Sauces de la familia Kirchner que Manzanres presentó en la Justicia.

Clarín accedió a parte de esos datos registrados con prolijidad y detalle. Entre otras revelaciones, el contador K le entregará a la Justicia contratos que demuestran cómo uno de los hoteles preferidos de Cristina Kirchner, llamado “Los Sauces-Casa Patagónica” fue alquilado a un contratista del Estado por un precio exorbitante para el mercado. Y a pesar del negocio turístico, el hotel no alcanzaba a llenarse de huéspedes jamás. 

Según los datos del contador Manzanares, los Kirchner ganaron solo con esa renta increíble once millones de dólares que llegaron limpios y en blanco para acrecentar su fortuna a pesar de que era un pésimo negocio para Juan Carlos Relats abonar los montos de alquiler por el hotel boutique.

¿Por qué Relats pagó lo que pagó por manejar un hotel al que no le cerraban las cuentas? Lo cierto es que si bien al fallecido Relats -dueño del Hotel Panamericano- le daba pérdidas el negocio de Los Sauces, su constructora JCR SA ganaba decenas de millones en obra pública.

Hay más. Relats también fue persuadido  para rentar por otros 45 mil dólares mensuales un conjunto de cabañas en El Calafate que eran propiedad, aunque a escondidas, del ex secretario Muñoz. Azares patagónicos. Manzanares aportó documentos rotundos sobre estas finanzas cruzadas ante la Justicia. Clarín pudo leer el contrato de los Kirchner con los Relats. Y también dos documentos en el que los inquilinos del hotel le informan a sus locadores -los Kirchner- que en el mes de noviembre del 2009, por ejemplo, habían logrado alquilar el 36 % de las habitaciones.

Los Relats firmaron un primer contrato de alquiler de ese hotel K por 105 mil dólares mensuales. Un precio muy alto para el sector. A eso se suma que, por orden de Kirchner, si los contratistas del Estado lograban tener éxito en ese negocio turístico, el precio de alquiler subía. El techo para abonarle a los Kirchner esos 105 mil dólares correspondía en un inicio a una ocupación diaria del 70% de las habitaciones. O sea, 7 habitaciones por día de las 10 que tiene el complejo Si no lograban atraer huéspedes por el total de la oferta disponible, entonces se veían obligados a pagarle a los K mil dólares más por cada habitación alquilada.

Víctor Manzanares cuando quedó detenido en el marco de la causa Los Sauces.

Víctor Manzanares cuando quedó detenido en el marco de la causa Los Sauces.

Entre los documentos secretos de Manzanares hay también un mail que le envió un representante de una de las empresas del contratista de obra pública -dueño además del Hotel Panamericano en Capital Federal-, en el que se resuelve la renegociación del contrato de locación de Los Sauces. En el correo, donde consta que Manzanares recibía órdenes en estos temas financieros, se especifica que el acuerdo entre locatarios y locadores se modificó y a partir del final del 2009 los Relats pasarían a pagar 150 mil dólares por la renta del hotel ocupado por día al 20 %. Por cada habitación de más que lograsen ocupar deberían pagar 1000 dólares.

Un enigma: ¿por qué el fax que recibió Manzanares con el nuevo contrato de alquiler de Los Sauces le fue enviado desde una oficina de una empresa de Cristóbal López llamada Alcalis de la Patagonia, tal como consta en su original y copia en poder de la Justicia?

El socio de los Kirchner e investigado por ser posible testaferro de los K, Osvaldo Sanfelice, era empleado de Cristóbal y trabajó en Alcalis de la Patagonia. El hotel Los Sauces fue construido por una empresa de Lázaro Báez. Se alquiló a otros contratistas del Estado, los Relats. Y el contrato de esa renta le envió al contador K desde una empresa de otro beneficiario con licencias de medios, contratos de infraestructura y concesiones viales, juegos de azar o de petróleo del Estado. López, Cristóbal. Todos ganaban mientras giraba en ese grupo empresario simbiótico mucho dinero. Millones y millones. Tenían como origen al Tesoro Nacional.

 

 fuente clarin
BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS